La actriz que interpretó a la Emperatriz Infantil en La historia interminable recuerda los efectos inquietantes del éxito de la película

Vida y Estilo Internacional
·6 min de lectura

Es hora de añadir a Tami Stronach, la actriz que interpretó a la Emperatriz Infantil en La historia interminable, al grupo de artistas que afirman que alcanzar el estrellato en la infancia no es tan bueno como parece.

Stronach consiguió su papel, cuando tenía 10 años, en la película de fantasía que tenía un gran presupuesto en 1984 por casualidad según le contó a Vice. Estaba tomando clases de teatro en una escuela de actuación en San Francisco y un agente de reparto de la película visitó a su maestra y vio a Stronach actuando. Sin embargo, cuando se estrenó la película basada en el libro de Michael Ende, Stronach, quien entonces tenía 11 años y había reanudado su vida normal y retomado sus estudios, experimentó unas consecuencias inquietantes, ya que algunos hombres acamparon fuera de su casa y otros le hicieron diferentes ofertas, desde propuestas de matrimonio hasta papeles en películas de desnudos. Desde entonces, ha pasado décadas lejos de Hollywood.

Stronach, que vivió sus primeros años en Irán, batió a la actriz de Poltergeist, Heather O'Rourke, en el rol de la Emperatriz Infantil, monarca del mundo ficticio de Fantasía (o Fantástica en el libro), en la película. Aunque solo apareció en la pantalla durante unos minutos interpretando el papel, su personaje fue descrito como “una joven indescriptiblemente bella”, de manera que en aquella época en la que no existía Internet, los hombres rastrearon su dirección y acamparon fuera de la casa familiar en el norte de California con la esperanza de poder verla tras el estreno de la película.

Tami Stronach disfrutó grabando La historia interminable cuando tenía 10 años y viajó a Alemania con su madre durante sus vacaciones de verano. Pero el lanzamiento de la película generó una ola de atención indeseada por parte de hombres adultos. (Foto: Christian Marquardt/Getty Images)
Tami Stronach disfrutó grabando La historia interminable cuando tenía 10 años y viajó a Alemania con su madre durante sus vacaciones de verano. Pero el lanzamiento de la película generó una ola de atención indeseada por parte de hombres adultos. (Foto: Christian Marquardt/Getty Images)

Luego vinieron las propuestas de matrimonio, incluida una de un alemán que le envió por correo un costoso anillo de compromiso, así como las ofertas inapropiadas de los productores, algunos de los cuales se presentaban en su casa.

“Vinieron a nuestra casa e hicieron esa propuesta, y yo les decía: no estoy haciendo películas de desnudos", recordó Stronach. “No soy Lolita”.

Tami Stronach interpretando a la Emperatriz Infantil en La historia interminable, que se filmó en Alemania y se estrenó en 1984 cuando tenía 11 años (Foto: kpa/United Archives vía Getty Images).
Tami Stronach interpretando a la Emperatriz Infantil en La historia interminable, que se filmó en Alemania y se estrenó en 1984 cuando tenía 11 años (Foto: kpa/United Archives vía Getty Images).

Respecto al anillo, “encontré a una persona que iba a viajar a Alemania y lo devolví porque no quería aprovecharme del dinero de esa persona. Me sentí muy culpable”, contó. “Me tomé todo muy en serio, demasiado a pecho. Me pregunto si existía alguna manera para no estar tan asustada”. De hecho, recordó haber entrevistado a la estrella de Stranger Things, Millie Bobby Brown, en una convención de fans cuando alguien subió al escenario para regalarle a Brown, que ahora tiene 17 años, un anillo de compromiso. “Ella era mucho más genial que yo a los 10 años. Solo dijo: bueno, gracias’. Y eso fue todo”, contó Stronach.

En vista a lo que estaba sucediendo, los padres de Stronach, que eran arqueólogos y no el tipo de personas que se sienten cómodas en Hollywood, decidieron que no podían ayudar a su hija de 11 años a navegar por el estrellato infantil, por lo que dejó su carrera como actriz profesional. Eso implicó negarse a firmar un contrato para una posible secuela de La historia interminable.

“La conclusión es que mis padres simplemente no estaban preparados para ser mis agentes”, dijo. “No lo hacíamos por dinero y sin duda tampoco por la fama. Creo que, si me hubiera mudado a Los Ángeles y hubieran decidido ayudarme a buscar proyectos, los habríamos encontrado. Pero nuestra familia no estaba dispuesta a dar ese paso”.

En sentido general, ella estuvo de acuerdo con alejarse del estrellato de Hollywood porque “no quería desesperadamente ser una estrella”, dijo. “Quería desesperadamente actuar. Son dos cosas diferentes”.

Stronach dijo que olvidó su papel en La historia interminable. “Realmente no hablaba de eso y simplemente se desvaneció”, de manera que se concentró en ser una adolescente normal. Después del instituto quiso convertirse en una bailarina profesional y se mudó a Nueva York, donde aún vive. Sin embargo, cuenta que “no incluí el papel en La historia interminable en mi currículum. Pensaba que ese trabajo no era relevante si quería ser bailarina”.

Tami Stronach y su hija Maya Steinbruner asistiendo al estreno del espectáculo infantil Spiel mit der zeit en el Friedrichstadt-Palast el 19 de noviembre de 2017 en Berlín, Alemania. (Foto: Tristar Media/WireImage)
Tami Stronach y su hija Maya Steinbruner asistiendo al estreno del espectáculo infantil Spiel mit der zeit en el Friedrichstadt-Palast el 19 de noviembre de 2017 en Berlín, Alemania. (Foto: Tristar Media/WireImage)

Stronach pasó dos décadas bailando y haciendo teatro en Nueva York. Tiene su propia compañía de danza, es profesora de danza en el Marymount Manhattan College y enseña yoga. Junto a su esposo, Greg Steinbruner, con quien tiene una hija, ha hecho una película de fantasía muy ochentera llamada Man & Witch con un elenco repleto de estrellas.

Su hija Maya, de 10 años, tiene un papel en esa película y Stronach dijo que le “encantaría” que siguiera actuando.

“Me preguntaste si quería ser una estrella cuando era niña. Soy un caso complicado porque realmente amo ese trabajo, pero no me gusta ese estilo de vida”, confesó. “Navegué por este camino alternativo y me siento muy afortunada”.

Todavía recuerda con cariño la realización de La historia interminable y califica los tres meses de grabación en Baviera acompañada por su madre como un “campamento de verano”.

Tami Stronach y Noah Hathaway en Comic Con Liverpool 2020. (Foto: Shirlaine Forrest/WireImage)
Tami Stronach y Noah Hathaway en Comic Con Liverpool 2020. (Foto: Shirlaine Forrest/WireImage)

“No tuve padres escénicos que dijeran: ‘genial, vamos a pausar nuestras carreras para acompañarla’”, reconoció. “Tenían vidas plenas y emocionantes y dijeron: ‘claro, podemos hacer esto durante un verano, pero luego regresarás a la escuela’”.

Stronach recuerda que no tuvo mucho tiempo para compartir con sus compañeros infantiles de reparto, Noah Hathaway (Atreyu) y Barret Oliver (Bastian), a pesar de que todos vivían en el mismo hotel. Dijo que a Oliver le gustaba más jugar con sus soldaditos que pasar tiempo con otros niños. Mientras grababa, perdió algunos de sus dientes y el director Wolfgang Petersen y su equipo tuvieron que conseguir dientes falsos que ella usó mientras estaba delante de la cámara. Y dijo que sus lágrimas eran reales pues le emocionaba la situación de su personaje.

También recordó la promoción de la película en Alemania durante la producción. Cuando apareció en un programa de entrevistas alemán, cantó una canción al azar y le ofrecieron en el acto un contrato de grabación. Su madre consintió, siempre y cuando aquello no afectara su vuelo de regreso a California en tres días. Escribieron las canciones esa misma noche y ella las grabó al día siguiente, haciendo incluso un vídeo musical.

“Lo hicimos muy rápido”, recordó. “Fue una locura. Y luego eso fue todo, literalmente. No cambiamos los billetes”.

Suzy Byrne