Kourtney Kardashian rompe a llorar al compartir las consecuencias de su tratamiento in vitro

Kourtney Kardashian credit:Bang Showbiz
Kourtney Kardashian credit:Bang Showbiz

Kourtney Kardashian rompió en lágrimas al hablar con franqueza sobre los estragos, mental y físicamente, del tratamiento de Fecundación In Vitro (FIV) al que se sometería para tener un nuevo hijo.

La fundadora de Poosh, de 43 años, ha hablado abiertamente sobre sus planes de tener un bebé con su marido Travis Barker, por lo que la pareja recurrió a la FIV con la esperanza de embarazarse.

No obstante, los recién casados dejaron el tratamiento después de que éste impactara negativamente en la salud mental de Kourtney.

"Tomamos la decisión de concentrar toda la energía que estábamos poniendo hacia tener un bebé, en nuestra boda. Habíamos decidido poner la FIV en espera. Creo que sentíamos que era muy importante no pensar en ello y disfrutar del proceso de realizar nuestra boda", dijo Kourtney durante el último episodio de 'The Kardashians'.

La estrella, que comparte tres hijos con su ex novio Scott Disick, ha hablado en reiteradas ocasiones sobre sus sueños de tener otro bebé.

"Travis y yo queremos tener un hijo y por eso mi médico nos llevó por este camino de la FIV", dijo a su madre Kris Jenner durante un episodio anterior de su reality show.

La personalidad televisiva añadió: "No ha sido la experiencia más increíble. Cada persona en las redes sociales siempre está diciendo 'Kourtney está embarazada, Kourtney está embarazada, Kourtney ha ganado mucho peso'. Es tan grosero comentar sobre la gente cuando no tienes ni idea de lo que realmente está pasando. La medicación que me están dando me hace entrar en la menopausia. ... Literalmente en la menopausia", afirmó respecto al impacto de las hormonas en su salud.