Kit Harington lleva en la sangre la vena de James Bond

·4 min de lectura

Por extraño que suene, el origen de James Bond podría tener mucho que ver con los antepasados de Kit Harington, la estrella de Juego de Tronos que dio vida a Jon Nieve durante sus ocho temporadas. Al menos así parece demostrarlo la información que el actor ha desvelado en My Grandparent’s War (La guerra de mi abuelo), programa de la cadena británica Chanel 4 centrado en recopilar datos sobre el papel de los abuelos de los famosos en la II Guerra Mundial.

Hasta hace poco, el intérprete desconocía datos precisos del pasado de su abuelo paterno, John Harington, sobre el que había escuchado rumores de que jugó un papel importante para Reino Unido en el transcurso del conflicto bélico contra Hitler. Sin embargo, bajo la convención de que aquí habría una historia importante para el renombre de su familia, instó a los historiadores a investigar en profundidad. Y vaya si la encontró.

Kit Harington en una presentación de 'Juego de Tronos' (Foto: Liam McBurney/PA Images via Getty Images)
Kit Harington en una presentación de 'Juego de Tronos' (Foto: Liam McBurney/PA Images via Getty Images)

“Creo que realmente vale la pena investigar a los padres de mi padre, porque he escuchado algunos rumores, algunos cuentos chinos sobre en qué estuvieron involucrados. Y cuanto más miraban eso, más interesados ​​estaban, todos lo estábamos”, afirmaba el actor en sus declaraciones recogidas por The Telegraph. Tras este esfuerzo, la estrella de Juego de Tronos descubrió que su abuelo fue un espía a cargo de una de las operaciones más controvertidas del siglo XX: vigilar al duque y a la duquesa Windsor y sus posibles acercamientos con al régimen Nazi.

Tras el fallecimiento del rey Jorge V en 1936, Enrique VIII subió al trono durante los siguientes 11 meses. Pasado este periodo, el nuevo monarca abdicó, su hermano Jorge VI subió al trono, le dio el título de Duque de Windsor y se casó con la estadounidense Wallis Simpson, que acaba de divorciarse de su segundo marido. Este matrimonio, que no era bien visto dentro de la sociedad británica, empezó a generar sospechas de que simpatizaban con Hitler, un rumor acrecentado cuando en 1937 visitaron Alemania, mantuvieron un encuentro con el dirigente nazi y varios de sus altos cargos y se fotografiaron junto a ellos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Fue entonces cuando John Harington entró a espiar a los duques en una operación gestionada desde las Islas Bermudas, tratando de averiguar si enviaban información sobre el Reino Unido a los nazis. "Realmente no hay otra palabra para describirlo, era una especie de espía, era fascinante", dice Harington sobre su abuelo. “No pudimos encontrar grandes detalles al respecto, pero sabemos que los estaba espiando. No tuve la sensación de que se preocupara o respetara tanto a la realeza específica a la que se le encomendó supervisar, así que no me hubiera importado informar sobre él”, continuaba reflexionando sobre este descubrimiento.

En esta labor, a John Harginton le acompañó la abuela del actor de Juego de Tronos, quien ejerció de descifradora de códigos, pero también estuvo junto a la personalidad más importante en la creación de James Bond: el escritor Ian Fleming, que creó a este icono de la cultura británica a principios de los años 50. Según revelaron en el programa, el abuelo del actor habría sido colega de Fleming durante su estadía en Jamaica tras ser reclutado por la Inteligencia Naval en 1941. Por ende, que Fleming tuviera contacto con esta figura del espionaje británico da que pensar si parte de su gestación vino determinada por esta coincidencia.

Al fin y al cabo, hablamos de una de las labores de espías más importantes de aquellos años, y difícil sería que Fleming no hubiera tenido en cuenta al menos un poco de esta historia para escribir al agente 007. De hecho, el propio Kit Harington también se lo ha preguntado, y hasta bromea con llevar en su sangre los genes para ser el sustituto de Daniel Craig en las próximas películas de la franquicia. No obstante, también señaló que a su abuelo se le olvidó pasarle “los genes de alta altura” para poder ponerse bajo la piel del personaje, puesto que por su altura de 1,73 metros no se termina de ver en el papel de 007. Aunque sabiendo este dato sobre su antepasado, quien sabe si puede convertirse en una opción a considerar para los productores de la franquicia.

Más historias que te pueden interesar: