Kimberly García regala un oro histórico a Perú en una marcha desastrosa de María Pérez

·3 min de lectura
Photo credit: Hannah Peters - Getty Images
Photo credit: Hannah Peters - Getty Images

Desastre en los 20 kilómetros marcha femeninos, la principal de las inciertas esperanzas españolas en el Mundial de atletismo de Eugene (Oregon, Estados Unidos) que ha comenzado este viernes. La campeona europea María Pérez vivió su día más negro en la élite, una decepción sin paliativos. Los jueces apreciaron en ella una marcha irregular desde el principio y en el kilómetro 7 ya le habían enseñado tres tarjetas rojas que le obligaban a parar dos minutos antes de retomar la prueba.

En ese momento, la granadina de 25 años era consciente de que sus opciones de medalla se habían esfumado en apenas media hora. Ella, que llegaba con la segunda mejor marca mundial del año desde que ganara el Campeonato de España de febrero en Pamplona, había visto además cómo se le escapaban por delante la china Shijie Qieyang y la peruana Kimberly García, las dos únicas mujeres que le habían superado en mayo en la prueba de A Coruña, el gran test previo.

Photo credit: Hannah Peters - Getty Images
Photo credit: Hannah Peters - Getty Images

María Pérez decidió quedarse en el grupo, optar por la paciencia, a pesar de que el guión de la carrera había saltado por los aires, porque no se esperaban que hasta el segundo tercio de la carrera ninguna atleta importante tratara de romper la final.

Aún sin arriesgar, llegaron las sanciones y esos dos minutos fatídicos. La granadina paró en el 6º puesto y regresó más allá del 30º. "Hasta que me han metido en el pit lane, las opciones de medalla las teníamos controladas. Creo que era el primer Mundial en el que he salido sin nervios y sin confianza, pero la marcha no depende de ti y para los jueces he marchado mal", se resignaba Pérez en declaraciones al servicio de prensa de la RFEA.

Y María quiso remontar y subió posiciones, pero la diferencia se fue a más de tres minutos con la cabeza y a más de dos con las posiciones de finalista. "En ningún momento he tenido en la cabeza abandonar", contaba. Seis kilómetros después, pasado el 13 y cuando su ritmo se estaba ralentizando, los jueces enseñaron una cuarta roja. Era el hundimiento total, la retirada de la carrera.

Dos descalificaciones en pocos meses

La granadina no había tenido hasta este año grandes problemas con su técnica. En 2017 la descalificaron de los 10.000m marcha del Campeonato de España de Barcelona, y no volvió a sufrir una descalificación hasta este mes de abril en la prueba del circuito mundial en Podebrady (República Checa), cuando se tuvo que marchar fuera apenas alcanzado el kilómetro 8. Hace un año, en los Juegos Olímpicos, había visto cómo las medallas se la escapaban por ocho segundos en los últimos kilómetros porque la china Liu Hong se iba con una técnica más desahogada, mientras ella se mantenía fiel a la suya.

Photo credit: Ezra Shaw - Getty Images
Photo credit: Ezra Shaw - Getty Images

"El marchador nunca intenta hacerlo mal, no intenta correr, simplemente la china entonces fue más rápida y eso hay que respetarlo", decía hace unos días Jacinto Garzón, esquivando cualquier polémica. Su entrenador aseguraba que María Pérez estaba mejor que nunca, como en aquel Europeo de Berlín 2018 en el que ganó el oro y batió el récord de España de María Vasco, ese que tendrá que defender dentro de un mes en Múnich, en la que debería ser su venganza.

Con la única española fuera de juego, la prueba se desarrolló en función de ese ataque inicial. El ritmo de Kimberly García, siempre regular entre 4:19 y 4:23 minutos cada kilómetro, acabó por dejar atrás a Quieyang, la campeona olímpica hace una década en Londres, a partir del kilómetro 15. A la china le terminó por superar a falta de tres kilómetros la polaca Katarzyna Zdzieblo, la sorpresa de la prueba, porque no tardó mucho en salir a la persecución de las dos fugadas y su apuesta salió bien.

García hizo historia para Perú, dándole la primera medalla de su historia en un Mundial de atletismo, un oro con un récord nacional de gran valor de 1h26:58. Zdzieblo estableció el de Polonia en 1h27:31 y se colgó la plata. Quieyang salvó su hundimiento con el bronce en 1h27:56.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente