Kim Kardashian se sincera sobre la familia, la depresión y su salud

Por Paula Martíns
Photo credit: CHRIS DELMAS - Getty Images

From Harper's BAZAAR

Las facetas profesionales y personales no caminan siempre de la mano. A pesar del éxito que rodea a Kim Kardashian y del lanzamiento de sus nuevas líneas de ropa y de cosmética, la celebritie no está viviendo un buen momento en su vida personal.

El estreno de la nueva temporada del reality show Keeping Up with the Kardashians comienza con un duro capítulo en el que la estrella de televisión recibe la noticia de que padece lupus, misma enfermedad autoinmune que también tiene Selena Gómez y que daña diferentes partes del cuerpo.

Con esta triste sorpresa y una entrevista posterior que ella mismo ofreció empezaba una temporada en la que el eje principal gira en torno a esta noticia. Ella misma lo confirmó en una entrevista previa al estreno y en otra posterior, realizada el pasado jueves por su amiga y modelo Winnie Harlow en el programa de televisión Entertainemnt Tonight, en el que se sincera por completo sobre los problemas de salud mental que le ha generado conocer el diagnóstico de la enfermedad.

"Cuando tienes un diagnóstico, o te hacen una prueba para algo y obtienes un resultado que no esperabas, le das vueltas a la cabeza y por un segundo te viene esta pequeña depresión de pensar en todo lo que te puede suceder" confesó en el programa y aseguró que una de las partes que más le preocupó al conocer los resultados fue su familia."Tuve que reponerme porque tengo hijos y una familia a la que unirme y para la que tengo que ser positiva. No importa lo que esté sucediendo en tu vida, puedes tomarte un tiempo para llorar por un segundo... y luego descubrir cómo ser positivo al respecto porque eso no va a cambiar", afirmó.

Antes de hacerse las pruebas, Kim comenzó a sentir dolor en sus manos y fue entonces cuando decidió acudir al doctor Wallace para hacerse as pruebas. En la conversación junto a la modelo, Kim confesó también que en un principio y antes de conocer los resultados lo que más le costó fue tener que dejar de hacer esfuerzos físicos en el cuidado de sus hijos y precisamente su cuidado es que más le duele de tener la enfermedad.

Pero a pesar de todo Kim se mostró positiva y a pesar de haberse sincerado sobre el mal momento que esta viviendo, afirmó en todo momento sacar fuerzas y positividad para hacer frente al lupus y seguir adelante con todos los proyectos que tiene entre manos.