Kim Kardashian quedó 'destrozada' después de que no le quedara el vestido de Marilyn Monroe

Kim Kardashian credit:Bang Showbiz
Kim Kardashian credit:Bang Showbiz

Kim Kardashian quedó "devastada" cuando no le quedó el vestido de Marilyn Monroe en un primer intento, por lo que se negó a "aceptar un no por respuesta".

La estrella de la televisión, de 42 años, apareció en la alfombra roja de la MET Gala el pasado mes de mayo con el icónico vestido -que fue usado originalmente por la difunta leyenda de Hollywood en 1962- después de perder unos 20 kilos para entrar en la prenda, pero inicialmente el museo Ripley's Believe it or Not le negó usar la prenda, incluso, después de que les escribiera un correo electrónico "suplicándole" para que reconsideraran sus intenciones.

"Me lo retiraron todo. Y estoy furiosa. Cuando fui a medírmelo, ni siquiera me entraba por las caderas y quedé destrozada. Les escribí un correo electrónico suplicándoles. Fueron muy firmes. Me acabo de enterar hoy, así que estoy destrozada".

Sin embargo, la fundadora de SKIMS -que anteriormente estuvo casada con la estrella del rap Kanye West y tiene con él a sus hijos North, de nueve años, Saint, de seis, Chicago, de cuatro, y Psalm, de tres- se negó a "aceptar un no por respuesta" y se la vio ir al gimnasio y comer cantidades mínimas en su reality show de Hulu.

En el último episodio de 'The Kardashians', añadió: "Voy a hacer todo lo que pueda para entrar en ese vestido. Va a ser muy difícil. Voy a tener que comer tan bien y perfecto. Tengo que dejar de consumir azúcar, lo cual es muy difícil para mí. Y por favor, déjenme intentarlo de nuevo. No voy a aceptar un no por respuesta".