Kim Kardashian consigue una orden de alejamiento contra su enésimo acosador

Kim Kardashian credit:Bang Showbiz
Kim Kardashian credit:Bang Showbiz

La estrella televisiva Kim Kardashian, así como sus hermanas Kendall y Kylie Jenner, están más que acostumbradas a tener que lidiar con acosadores de toda clase y condición, individuos que tratan de colarse en sus viviendas alegando ser sus futuros maridos, amigos íntimos e incluso socios empresariales.

El último y surrealista incidente que ha tenido que sufrir la exmujer de Kanye West tiene como protagonista a un hombre, cuya identidad no ha trascendido todavía, que intentó irrumpir en su vivienda angelina hasta en tres ocasiones el pasado mes de agosto. Curiosamente, antes de su último arresto, el detenido aseguró que podía comunicarse con Kim de forma telepática, pero que tenía que hablar con ella cara a cara a fin de tratar unos negocios ficticios que supuestamente compartían.

La empresaria ha conseguido finalmente que un tribunal de California imponga a su acosador una orden de alejamiento, de momento temporal, para proteger su integridad física y la de los suyos. Como se desprende de los documentos legales a los que ha tenido acceso el portal de noticias The Blast, Kim sostiene que el sancionado posee un arma de fuego y que también trató de acceder al hotel en el que se hospedaba durante un viaje reciente a Nueva York.

"Se me ha informado de que mi equipo de seguridad privado ha hablado con él para decirle que no tengo interés alguno en mantener contacto con él. Se me ha informado también de que este individuo reveló a mi equipo de seguridad que poseía un arma de fuego. Este hombre me ha mencionado en numerosas publicaciones de las redes sociales, asegurando además que puede comunicarse conmigo telepáticamente", reza un extracto de la declaración firmada por la socialité.

Ante el comprensible miedo de que esta cadena de sucesos puedan desembocar en "violencia física", Kim no ha dudado en llevar el caso a la justicia ordinaria para garantizar su seguridad. La orden de alejamiento temporal podría convertirse en definitiva si así lo considera el juez que ha programado una vista oral para el mes que viene.