Kim Kardashian apuesta por un nuevo tipo de moño muy fácil de hacer que vas a querer lucir

·3 min de lectura
Photo credit: Rachpoot/Bauer-Griffin - Getty Images
Photo credit: Rachpoot/Bauer-Griffin - Getty Images

Las Kardashians saben cómo mantenerse en la cima de la popularidad en Internet. La familia ha demostrado ser toda una experta en captar la atención del público y mantenerla. No hablamos solamente de su ‘reality’, sino de sus apariciones públicas y, en especial, cómo han logrado posicionarse como referentes en el mundo de la belleza. Han definido su estilo al dedillo, sabemos perfectamente qué tipo de ‘looks’ las caracterizan y cuáles no se pondrían jamás. Lo cierto es que marcan tendencia año tras año: la más destacada fue el pintalabios en tono tierra, acompañado de un delineado ligeramente por fuera del labio para aportar la sensación de ser más gordito. Hasta la hija de Kim se ha posicionado como la niña más estilosa del mundo, y eso que North West tiene ocho años.

Para conseguir retener las miradas de sus fans (y no tan fans), necesitan descubrir y compartir novedades para no caer en algo monótono que termine siendo aburrido. No, no estamos hablando de la manera en la que Kendall Jenner usa un cuchillo. Nos referimos a cómo reinventan sus estilismos sin salirse de su tan perfeccionada imagen. Su objetivo es doble: marcar el nacimiento de una nueva moda y aportar nuevo contenido.

Su última propuesta nos llega de la mano de Kim Kardashian. Como la familia que celebra los triunfos unida permanece unida, Kylie quiso festejar con todo el clan el éxito de Kylie Cosmetics con una fiesta en Los Ángeles. Se pasearon con cuidados ‘outfits’ (¿se enviarán imágenes antes de salir de casa para darse el mutuo visto bueno?), pero lo que más destacó fue precisamente el pequeño moño de Kim. La imagen ha llegado poco después de saber que la empresaria ha apostado por volver al flequillo lateral de los años 2000.

Photo credit: Rachpoot/Bauer-Griffin - Getty Images
Photo credit: Rachpoot/Bauer-Griffin - Getty Images

Se trata de un recogido estirado en la nuca, procurando que el pelo quede perfectamente peinado hacia esa zona (algo que se puede conseguir con un cepillo de cerdas mixtas y gomina). Pero no se corona con el mítico moño redondito de bailarina ni uno despeinado, sino que Kim ha optado por una coleta medio recogida, de manera que forma una especie de lazo que deja caer las puntas.

¿Por qué ha llamado tanto la atención? Porque es el típico peinado que te salva de un ‘bad hair day’ y tiene un gran potencial como recogido hiper-cómodo. Lo que más nos ha gustado: Kim ha demostrado que además se puede combinar para salir de noche y lucir elegante. Ella lo ha llevado con unos grandes y brillantes pendientes, un mono ‘total black’ a juego con un mini-bolso, y unas gafas de sol.

La ‘celebrity’ se ha deshecho de su pelo oscuro y, por ahora, no tiene intención de recuperar su color natural. Parece sentirse cómoda con su apuesta por el rubio platino, que ha lucido a juego con su hermana mayor Khloé. Se lo hemos visto en una versión más larga recorriéndole toda la espalda y un corte ‘bob’ por los hombros. Y aunque estamos acostumbradas a verla con recogidos más despeinados (o deberíamos decir, perfectamente despeinados, porque esos moños no se hacen en un minuto) esta última apuesta nos ha encantado.