Kilian Jornet confiesa que estuvo a punto de retirarse en mitad de su épica victoria en el UTMB

·4 min de lectura
Photo credit: JEFF PACHOUD - Getty Images
Photo credit: JEFF PACHOUD - Getty Images

Lo que hizo Kilian Jornet en el UTMB 2022 hace unos días fue toda una declaración de intenciones para volver a demostrar porqué es uno de los mejores corredores de montaña del mundo. Ahora, después de asimilar su victoria con récord de la prueba incluido tras derribar la barrera de las 20 horas, el trail runner español ha querido hacer un repaso contando algunos detalles de la carrera en sus redes sociales. "Ha sido duro en algunos momentos, también bonito, pero también solitario en algunas ocasiones y otros fue una cosa de equipo".

Cabe recordar que la participación de Kilian Jornet estuvo pendiente de un hilo hasta 24 horas antes de que diera comienzo tras haber sufrido Covid-19, de hecho, durante la carrera sufrió algunos problemas digestivos derivados de la enfermedad que supo superar con éxito. Con las sensaciones de la línea de salida ha querido comenzar Kilian su resumen de este UTMB: "3 días después todavía estoy procesando todo [...] Un día antes de la salida no estaba seguro de correr. La línea de salida, la emoción y el miedo se fusionaron. Piel de gallina. Vítores y ruido en los oídos y silencio en la cabeza."

Si hay algo a lo que se tiene que enfrentar todo corredor de larga distancia es a la soledad y luchar contra su mente. En el kilómetro 70, Kilian ya tuvo que hacer frente a la oscuridad y los increíbles paisajes de Chamonix iluminados por su frontal y que le ayudarón a concentrarse mentalmente. "Un metro de luz en la oscuridad. Mi mente dibujando las montañas que conozco bien y no vemos en la oscuridad. Peuterey, Brouillard, Miage… intentando centrarme en el relax que me dan esas montañas en lugar de la carrera". Y es que en su opinión: "Esta lucha interna es muy interesante y es parte de la belleza de la distancia de 100 millas", confiesa en el blog de Maurten, su sponsor de nutrición.

A pesar de sufrir problemas estomacales durante la carrera, siguió su plan de nutrición e hidratación establecido, sin embargo, lo peor llegó cuando estaba por el kilómetro 120 donde Kilian confiesa que pensó en abandonar la carrera por culpa de las molestias musculares. "Antes de que Jim Walmsley hiciera su jugada, dudo en seguir. Si, los síntomas de Sierre Zinal volvieron más intensos. Esto será difícil, difícil... Debo reducir la velocidad y encontrar mi ritmo para recuperarme", continúa.

Tras esta batalla con el corredor estadounidense, el francés Mathieu Blanchard le empezó a pisar los talones, pero Kilian no lo vió como un contrincante, sino más bien como un apoyo para luchar contra sus intenciones de retirarse. "En ese momento estaba seguro de detener mi carrera debido al dolor muscular. Entonces Mathieu Blanchard me pasó, puedo seguirlo hasta Champex y veo que en las bajadas mis músculos siguen sufriendo pero puedo seguir... Mathieu cambió mi oscuridad por luz".

"Después de ayudarnos mutuamente (yo estaba empujando en las subidas y él en las bajadas) llegó el momento de 'luchar' entre sí. A la salida de Vallorcine apreté fuerte, me metí en mi burbuja de días duros de carrera, contando los kilómetros hasta el final y la energía que me quedaba". Incluso, Jornet tuvo un momento para poner en práctica sus "habilidades de vuelo sin motor" durante esta lucha tras sufrir una pequeña caída en una bajada.

Finalmentem, remontó y Kilian Jornet volvió a ganar por cuarta vez el UTMB en primera posición, pero esta vez incluso con el récord de la carrera al romper la barrera de las 20 horas y fue un momento de explosión de emociones, cuenta. "Parar, un alivio, emociones frescas, ha sido duro en algunos momentos, también bonito, también solitario en algunos momentos y otros una cosa de equipo. Gracias a los voluntarios, a toda la gente que ha animado, a los organizadores y gracias Mathieu y ¡enhorabuena por tu carrera!".