Kiko Rivera: el movimiento que le acerca a su madre pero le aleja cada vez más de su hermana, Isa

Photo credit: gtres
Photo credit: gtres

Desde 2019, la familia Pantoja lleva enfrentada por culpa de la herencia de Francisco Rivera 'Paquirri': desde que la tonadillera, según su hijo, 'empeñara' su parte para saldar sus deudas personales, el DJ no ha querido saber nada de ella. Él mismo la denominó 'la herencia envenenada' cuando contó cómo estaba la situación en el clan, y aunque tras su durísima entrevista cargando contra su madre en el 'Deluxe' la relación parecía rota del todo y de forma defintiva, ahora parece que su último movimiento podría acercarle un poco a ella.

Kiko, que ha decidido renunciar a su herencia como publica Lecturas, está dando pasos, con estos detalles, para recuperar el vínculo. Sin embargo, la distancia con su hermana es cada vez mayor. La acusa de no defenderle en uno de los peores momentos de su vida. Y, de paso, ha reconocido que no ve a su sobrino, lo que demuestra que su relación con Isa es nula, y lo lleva siendo desde hace 3 años.

A pesar de conocer de primera mano toda la historia, incluidos todos los detalles que aún no han salido a la luz, Isa prefería alejarse de su hermano antes que darle la razón, pero también optaba por no dejar sola a su madre ante las críticas, aunque dejaba claro que eso no era sinónimo de posicionarse por uno o por otro: "He estado en una posición parecida, ellos no han dado la cara por mí y yo no la voy a dar por nadie", zanjaba. Unas palabras a las que Kiko Rivera respondía: "A estas alturas no necesito que nadie se posicione de un lado u otro... Solo me valen los papeles, ellos son los que no mienten".

"A mí se me ha criticado siempre mucho por hablar, por expresarme cuando tenía problemas con mi madre. No he dicho ni una cuarta parte de lo que ha dicho él y me han acribillado. Ahora, sinceramente, no me voy a posicionar con él ni con mi madre tampoco. Lo que más me duele es que con estas palabras haya gente que aproveche para herirla", añadía Isa. Unas palabras que él no se tomaba nada bien, y que le hacían alejarse aún más de su hermana en una relación que está cada vez más erosionada y lejos de tener arreglo.