Kiko Rivera, Isabel Pantoja y el espectáculo dantesco familiar en directo para hacer caja

Anna Sanchez
·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - JULY 11: Kiko Rivera and Isabel Pantoja attend 'Supervivientes' Tv show gala on July 11, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)
Kiko Rivera e Isabel Pantoja alargan su drama televisivo (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

El culebrón Pantoja vuelve a llenar la parrilla televisiva como antaño y es que, desde que Kiko Rivera se sentó en ‘Sábado Deluxe’ a contar que está “en el subsuelo” y su madre llamó en directo para decirle que “eso no es importante”, la cosa va de mal en peor.

El DJ pasa apuros económicos y quizá por eso decidió no ir a comer a Cantora con las niñas el domingo y sentarse el sábado por la noche junto a María Patiño. Allí contó que está deprimido, que ha recaído en las drogas y que pasa uno de los peores momentos de su vida.

Por todos es sabida la desafortunada reacción de su madre que llamó y, lejos de apoyarle, le pidió que se callara y no hablara de esos temas porque “te hacen mal y me hacen mal”. Isabel Pantoja también le dijo que aquello no era relevante en plena pandemia pero que, aun así “Jamás te dejaré en el suelo… Yo mañana cojo el coche y te doy los besos más grandes del mundo”.

Aprovechando esa frase de madre coraje dramática al estilo pantojil y viendo que, en realidad, de su madre ni rastro en persona, Kiko se ha cansado y ha subido una foto en Instagram con el mayor zasca hacia su madre: “Las palabras se las lleva el viento… 3 días y aún sigo esperando que vengas a darme un beso. Por cierto Buenos días a todos familia! Os requetequiero. Nada ni nadie podrá conmigo podéis estar seguro!”, escribe Rivera.

Los medios de comunicación se hacen eco de este atrevimiento de Kiko hacia Isabel y es que, hasta el momento, siempre había sido el hijo sumiso e incluso un tanto cobarde a la hora de plantarle cara cuando la artista saca su lado autoritario y prepotente.

Pero ahora Kiko debe sentir que no tiene nada que perder. Ella no le tendió la mano como debía públicamente y ya se ha hartado. En su última publicación de Instagram Kiko lo deja claro: “Voy a centrarme en mi cuerpo. Voy a centrarme en mi mujer e hijas. Voy a centrarme en sonreír. En resumidas cuentas voy a centrarme en ser Feliz.”

En el texto de la foto su madre no aparece ni por asomo y es que, por otra parte, ya era hora dado que el joven tiene 36 años, edad de sobras para volar con su familia, Irene y las niñas.

Todo este entuerto se ha enredado más aun cuando Isabel Pantoja ha llamado enfurecida al ‘Programa de Ana Rosa’ explicando que se están diciendo mentiras, que ella tiene relación estupenda y constante con su hijo y que blabla, lo de siempre: “Ya estoy cansada de escuchar tantas mentiras, estoy muy nerviosa. Yo me enteré de lo de mi hijo como todo el mundo, por televisión”.

¿Conclusión? Que un testimonio duro y real de Kiko Rivera se emitió en televisión a cambio de necesario dinero para el DJ y que la familia Pantoja sabe de sobra que estirar el chicle trae caché. Por ahora Kiko habla gratis en Instagram, Isabel también en ‘AR’ e Irene en su programa ‘Viva la Vida’ pero, ¿cuánto tardarán en hacerlo cobrando vía exclusiva en prensa escrita o con otro ‘Deluxe’ tras avivar la polémica?

La verdad es que, aunque me creo que Kiko no pase un buen momento vital, es cansino que la familia Pantoja siempre se comunique en los medios de televisión o redes sociales con reproches, enfados y dramas ya sea Kiko, Anabel, Chabelita o la propia Isabel. Es tan habitual y viene de tan lejos esta costumbre suya que ya no sabes cuando el drama es auténtico o cuando se engorda su cuenta corriente.

Más historias que te pueden interesar

Rafa Mora desvela las disparatas cifras de dinero que gastaba Kiko Rivera

Irene Rosales responde ante el hundimiento televisivo de Kiko Rivera

Isabel Pantoja 'explota' y asegura que habla con Kiko Rivera 'todos los días'