Kiko Rivera recupera su dignidad a precio de oro

Anna Sanchez
·3 min de lectura
Kiko Rivera no ataca a Isabel Pantoja por dinero sino por dignidad (IG)
Kiko Rivera no ataca a Isabel Pantoja por dinero sino por dignidad (IG)

El hijo del torero Paquirri y la tonadillera Isabel Pantoja ya no se calla más y, aunque parezca mentira, no creo que lo haga por dinero sino por dignidad personal, por dolor y por decepción.

Kiko Rivera ha dado a Mila Ximénez la entrevista del año en cuanto a prensa del corazón se refiere y, en ella, deja a su madre en el peor de los lugares afirmando que es una madre ausente, una abuela casi inexistente y, para colmo, asegura que le estafó con la herencia de su padre.

Si Kiko quisiera un dineral fácil, le bastaría con reclamar su parte de Cantora, el 49%, para cobrar una enorme suma de dinero con la venta de la finca. De igual manera podría pedir el efectivo que su padre guardó para él en una cuenta corriente fuera de nuestro país pero la prioridad del DJ con todo este huracán es otra.

Kiko siempre ha sido el “pequeño del alma”, el niño regordete de sonrisa bobalicona que ha sido blanco fácil de mofa tanto en la televisión como fuera de ella. A ojos del mundo Rivera era el crío escondido entre las faldas de su mamá protectora que le arropa, cuida y mantiene económicamente.

La realidad ha sido bien distinta y ahora que Kiko Rivera tiene a Irene Rosales y a sus dos hijas, tiene claro que ya no juega más el papel de niño mantenido y lerdo: “El niño no es tonto. El niño ha sido bueno y ahora ha despertado”, sentencia en Instagram.

En la entrevista de ‘Lecturas’ explica que “Mi madre me ha usado más veces a mí que yo a ella” así que, al final, resulta que Kiko Rivera recupera la dignidad eclipsada previamente por la alargada sombra de la soberbia cantante.

El DJ se mantiene solito desde los 18 años con sus trabajos y, aunque admite que su madre le ha ayudado económicamente en momentos puntuales, él ha hecho lo mismo por ella en sus peores momentos y, a día de hoy, la madre tendría más deudas que el hijo.

Harto de su imagen de pelele y tras conocer el enorme engaño que Isabel le habría ocultado toda su vida, Kiko ha dado un golpe en la mesa y ha sentenciado “ya no eres importante para mí”. ¿La reacción de esa madre que siempre ha dicho que le adora? Mandarle a sus abogados para quitarle un coche que, ojo, está a nombre de Isabel pero pagan Kiko e Irene, ¡muy fuerte!

Ahora bien, si nos ponemos a hilar fino y vamos más allá, una vez restablecida la dignidad personal de Kiko Rivera mediante sus post de Instagram y la exclusiva (seguramente pagada a precio de oro) en ‘Lecturas’, el tema podría quedar aquí.

Lo que no me cuadra es que, al ser preguntado en la calle por los reporteros, Kiko ha asegurado que no lo ha contado todo todavía y que “hablar más ya no depende de mí”, insinuando que seguirá tirando de la manta familiar si su madre no deja de malmeter por detrás contra Irene y con compañeros de la prensa.

Esa puerta abierta a futuras entrevistas o programas televisivos ya me huele a rentabilidad y a sacar partido al silencio de 37 años que Kiko ha llevado pero que, a la vez, acumula los secretos más jugosos de Cantora y de la familia Pantoja.

Aunque yo tengo la mosca tras la oreja con esto de querer estirar el chicle y seguir cobrando, Mila Ximénez asegura que “Kiko lo hace desde el dolor y la rabia, no lo hace por dinero, lo puedo asegurar”. A fin de cuentas son sus penurias y si le pagan por contarlas, pues el chico aprovecha.

Más historias que te pueden interesar

Mila: “Kiko Rivera lo hace por rabia no por dinero y aún no ha terminado”

La puñalada de Isabel Pantoja que ha hecho hablar a Kiko Rivera

Kiko Rivera: “Te has vendido como la viuda de España, la mejor madre, y no lo eres”

Kiko Rivera: "Tumbaré a quien sea para que se cumpla tu voluntad, papá”