Kiko Rivera confiesa que se siente solo tras los problemas familiares

·4 min de lectura
Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco

Ha pasado un año desde que Kiko Rivera se fuera alejando de su madre, Isabel Pantoja. El DJ descubría los papeles de 'La herencia envenenada' y abría una batalla judicial creando un gran hueco entre madre e hijo que en ese momento parecía irreparable. Lejos de mantenerse alejados, el pasado mes de septiembre, ambos se reencontraban en Cantora en una reunión muy emotiva que, según aseguró Isa Pantoja, dejó "lágrimas por parte de todos". Sin embargo, los rumores indican que esta relación se ha podido deteriorar de nuevo después del proceso judicial de la tonadillera.

Ahora, tras unos meses más alejado que nunca de sus familiares, el DJ se ha sincerado frente a Jorge Javier Vázquez confesando que está arrepentido de todas las broncas y enfrentamientos. "Me siento solo de sangre", explicaba, "me entristece mucho. Yo me he podido equivocar, pero todos somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos. He pedido perdón pero más no sé qué hacer".

Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco

"Yo hoy vengo en son de paz y quiero, que aunque no vuelva a ser lo mismo, poder reparar las cosas", ha asegurado, pidiendo una segunda oportunidad y una conversación en familia. "De lo que estoy seguro es de que quiero a mi hermana, a mi sobrino y a mi madre".

Otro de los temas clave ha sido la polémica entrevista de Kiko a una revista en la que aseguraba que, entre otras afirmaciones, "no considero a Isa mi hermana". "A veces las entrevistas son difíciles", arrancaba el DJ explicando que "en ese momento lo sentía así", algo de lo que actualmente se arrepiente: "Me sentí muy mal en ese momento, la escribí un mensaje, la llamé, la volví a escribir, pero no he recibido respuesta. Tampoco se lo echo en cara. Cada uno necesitamos nuestro tiempo y se lo he dado". "Irene me echó una bronca bastante gorda", añadía.

Según Kiko, todo surgió en el momento en el que la entrevistadora le aseguró que "tu hermana dice que no has estado en los momentos clave para ella", algo que le enfureció: "yo considero que sí he estado, aunque a lo mejor no". En este sentido, destacó que "mi hermana ha sido para mi como una hija y el cariño y amor que le tengo ha sido tremendo, y ella lo sabe. Siento una tremenda pena cuando quiero tirar de alguien de mi familia porque no me encuentro bien con lo que me ha pasado con mi madre; solo tengo a mi mujer, y a mis amigos, que no me quejo. Tanto mi prima como mi hermana no han estado".

Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco


La huida de Isa Pi

Por eso, confesaba que le gustaría "poder tener una conversación de hermano a hermana, poder explicarle cómo me siento y cómo me sentí en ese momento". En la entrevista destacó que "pongo todo lo que esté de mi parte, aunque tampoco puedo estar toda mi vida arrastrándome. Yo doy todo pero si no recibo respuesta... Yo le daré el tiempo que necesite, se lo merece". No obstante, destacaba la necesidad de hablar: "creo que debería ser una llamada y una conversación privada pero no en un plató de televisión".

Algo que podría haber ocurrido pues un coche de producción llevaba a Isa Pi al plató de Telecinco sin decirle el propósito. "Yo no quiero ningún encuentro. Él ha entendido que yo tengo que tomarme mi tiempo y espero que se respete".

Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco

Desde el coche, Isa era muy tajante: "Vengo aquí porque quería venir al debate, pero no quiero participar en esto porque es una entrevista que me hizo mucho daño porque tampoco me gusta recordar lo que hizo. Es algo que no me sienta bien y ahora mismo tampoco me estoy sintiendo bien y simplemente me quiero mantener al margen. Está perfecto que él hable, y nunca le he dicho nada, simplemente no quiero participar de una persona que vive de hablar mal de las mujeres".

En este momento, Kiko se acercó al coche y golpeó la ventanilla para poder hablar con ella, ante lo que Isa insistía en que no quería que se produjera ese encuentro, por lo que arrancó el coche y se fue. "Yo lo voy a intentar, si no quiere, no pasa nada", aseguraba el DJ, quien más tarde explicaba que "teniendo a mi hermana a 300 metros no me voy a quedar allí esperando". Mientras que Jorge Javier Vázquez defendía que ella no se sentía aún preparada, Kiko aseguraba que "lo entiendo" y aunque le daban ganas de tirar la toalla, Rafa Mora y Vázquez le animaban a que no.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente