Kiko Rivera desvela, papeles en mano, cómo Isabel Pantoja le ha estado robando durante toda su vida

·4 min de lectura

Tal y como avanzaba horas antes, Kiko Rivera ha asegurado en conversación con Jorge Javier Vázquez que durante toda su vida ha vivido "en el desconocimiento". "Es muy duro conocer una versión de la historia toda una vida y de repente todo lo que la gente iba diciendo...", comenzaba diciendo al inicio del programa especial Cantora, la herencia envenenada en el que el DJ ha intervenido, llevando consigo los papeles que, asegura, demostrarían todo lo que ha descubierto a lo largo de los últimos días. En los primeros minutos del espacio, el hijo de Isabel Pantoja manifestaba, no sin dolor, que jamás pensó que fuera a vivir algo así.

Kiko Rivera en plató
Kiko Rivera en plató

"Me han robado", aseveraba. "Yo tengo el dolor de un hijo al que su madre le ha engañado (...). Esto una madre normal no se lo haría a su hijo. Si a eso se le llama querer, yo no quiero que me quiera", confesaba antes de reconocer que no la va a poder perdonar. "No tiene solución, no tiene perdón de Dios", añadía. El DJ admitía, no obstante, que como hijo la echa de menos, aunque considera que todo lo que ha hecho con él "es un paripé". "Su vida es una gran mentira que ella se cree. Lo que traigo yo aquí no es una mentira".

La carpeta que llevaba Kiko Rivera Pantoja bajo el brazo desde el principio del programa especial Cantora, la herencia envenenada, comenzaba a desgranarse pasadas las once y media de la noche. El DJ había llegado a plató dispuesto a contar todo lo que había descubierto en los últimos días junto a sus abogados. Aseguraba que llevaba engañado toda su vida y que, para su madre, Isabel Pantoja, "el dinero está antes que sus hijos".

Kiko Rivera iba directo al asunto y acusaba a Isabel Pantoja, Agustín Pantoja y Ramón Calderón de formar parte de "una trama". "Al cuarto implicado no lo nombro por respeto a mí". "Año 1986, yo tengo dos años", comenzaba explicando. "Cantora S. A. pide una hipoteca de 50 millones de pesetas. En 1986 Cantora todavía no es de nadie, porque se supone que mi padre me la deja a mí al 100%, pero todavía no se ha hecho efectiva la repartición. Mi madre está poniendo un bien que no es suyo", explicaba.

"En 1988 vuelve a pedir, poniendo Cantora, 35 millones de pesetas más, que son 85 millones de pesetas del 86 al 88. Y ya nos vamos a 2002, que yo tengo 18 años. 11 de julio en Fuengirola. Y se firma la cancelación de ese crédito de 85 millones de pesetas. Y ese momento en el que mi madre termina de pagar, vuelve a hipotecar Cantora por un valor de 2.700.000 euros y de momento, eran 9 fincas y se agruparon para que fuese una. Ya no hay 9 fincas, solo hay 6. Faltan 3 que ya no aparecen. Por lo tanto, ¿quién ayuda a quién, sin saberlo, llevo hipotecado desde que tengo dos años", continuaba relatando Kiko.

El DJ no dudaba en seguir desgranando. "Para mí enterarme de esto es la bomba. Ya esto no lo hace Cantora S.A. sino Pantomar. El secretario es el señor Ramón Calderón, el que dice que todo se ha hecho perfecto y ha sido justo, quien tenía que velar por mis intereses", continuaba. "En el año 1988 es cuando a mi madre, supuestamente le dan el 52% a ella y el 47 a mí. En 1988, por lo que todo lo que tu has hecho atrás, la venta de esas fincas que ya no aparecen, ¿de quiénes eran? ¿con qué permiso lo haces?".

Una de las declaraciones más duras que realizaba el hijo de Paquirri acerca de su madre es dudar de que fuera una buena persona. "Según esto, no. Como hijo, a veces". "Tiene ceguera por el dinero, antes que sus hijos. Ha antepuesto el dinero antes que todo (...). Prácticamente he sido tu tarjeta de crédito. Yo te he ayudado más que tu a mí. Siempre", se lamentaba para posteriormente añadir que, si después de todo lo que va a contar "no tiene el valor de llamarme, es que no tiene corazón, que sé que no lo tiene conmigo".

Kiko Rivera y su madre
Kiko Rivera y su madre

Kiko Rivera, quien reconocía que durante gran parte de su vida ha tenido "complejo de Edipo", se quejaba de que a lo largo de todos estos años ha sentido que le ha faltado su madre. "Yo he tenido a Isabel Pantoja", sentenciaba. Eso sí, el DJ recordaba un doloroso episodio relacionado con uno de los recuerdos de su padre: el momento en el que la cantante, durante las campanadas que presentaron madre e hijo junto a Jorge Javier Vázquez, le entregó una medalla perteneciente al torero. Una vez que llegaron a casa, se lo pidió de nuevo alegando que él podría perderlo y que estaría mejor en las manos de la propia Pantoja.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente