Kiko Matamoros, el pluriempleado de Telecinco

Cine 54
·5 min de lectura

A sus 64 años Kiko Matamoros se ha convertido en el pluriempleado de Telecinco. Quién le iba a decir que tras un tiempo alejado de la televisión por problemas médicos y personales seguiría haciendo caja en la cadena de Fuencarral. Al colaborador no hay programa que se le resista y si bien no tenemos claro si es porque el hombre es adicto al trabajo, o porque le explotan por ser el tertuliano que da más juego, la realidad es que el hermano de Coto está hasta en la sopa. Si nos fijamos, tanto el sábado como el domingo pasado participó en el Deluxe, además de trabajar en Viva la vida. Seguidamente, el pasado lunes 1 de febrero colaboró en Sálvame y apenas unas horas después en el debate de La isla de las tentaciones. Vamos, que apenas descansa y se pasa horas y horas en los platós de Mediaset. Lo mismo ha pasado esta semana: sus colaboraciones televisiones son constantes.

(©Mediaset)
(©Mediaset)

Kiko Matamoros desembarcó en la prensa rosa ejerciendo de representante de artistas como Mar Flores o Carmen Ordóñez. Pero a finales de los noventa le picó el gusanillo de la televisión y su carrera como tertuliano ha sido imparable desde que en 2002 se arrancara como colaborador en el talk show Salsa rosa. El ex de Makoke se convirtió en el rey del mambo con su lengua viperina en programas de la cadena de Fuencarral como A tu lado, Crónicas marcianas o TNT que hicieron que su popularidad creciera como la espuma. De hecho, tal fue su salto a la fama que en el año 2005 participó en la segunda edición de GH VIP aunque hay que recalcar que abandonó a las dos semanas.

En 2010 aterrizaría en la parrilla televisiva Sálvame, y por ende Sábado Deluxe, un magacín que más de una década después le ha consolidado como colaborador pero también como personaje televisivo. Kiko Matamoros es uno de los rostros más reconocibles del programa y desde entonces ha conseguido una influencia enorme en Telecinco. Si bien en los últimos años también le hemos visto opinando sobre Supervivientes o GH VIP, e incluso como concursante de La última cena, de un tiempo a esta parte el formato producido por La Fábrica de la Tele se le ha quedado pequeño y no hace más que aparecer en otros programas.

Tras confesar el pasado 17 de enero que es cocainómano desde los 15 años, Kiko Matamoros ha dejado patente que vale igual para un roto que para un descosido. Vamos, que hemos visto a la pareja de Marta López Álamo contando en el Deluxe que Isabel Pantoja se ha hecho la sueca toda la vida con las adicciones de Kiko Rivera pero también poniendo contra las cuerdas a Fani Carbajo en el debate de La isla de las tentaciones tras descubrir que Rubén Sánchez es el nuevo soltero de la edición. ¿Alguien da más?

No hay duda que Kiko Matamoros es un as exprimiendo sus miserias, manejando informaciones de los famosos e interviniendo en directo con comentarios siempre ácidos, pero la verdad es que asusta su absoluta presencia en los principales programas de entretenimiento de Mediaset. ¿Cuándo duerme? ¿En qué momento del día se dedica a desconectar de su trabajo en la televisión? En los últimos días desde luego se ha apuntado a un bombardeo ya que ha dado el callo en las dos entregas de Sábado Deluxe, en Viva la vida, en Sálvame y en La isla de las tentaciones.

El tertuliano tiene los ingresos asegurados pero este no parar puede resultar un tanto perjudicial para su propia salud física y, sobre todo, mental. Con tanta exposición mediática Kiko Matamoros se ha ganado a pulso su papel como peso pesado de Telecinco y hasta Jorge Javier Vázquez se puede poner a temblar porque a este ritmo frenético le quita su puesto de presentador. Y es que a diferencia de otros compañeros de Sálvame como Kiko Hernández, Mila Ximénez o Lydia Lozano, que parecen estar mucho más dosificados y concilian mejor su vida profesional con la familiar, el padre de Laura, Diego y Ana trabaja como un caballo desbocado.

Quizás Kiko Matamoros quiere aprovechar esta segunda oportunidad televisiva porque recordemos que en 2017 reconoció que había perdido la pasión por el trabajo que estaba realizando y ya sabemos que para conseguir el éxito laboral el entusiasmo es fundamental. Y más en televisión donde hay que marcar la diferencia porque el público está pendiente de todo. En este sentido, es muy probable que el colaborador madrileño sea consciente de que se ha erigido como un filón de Telecinco, tanto por los problemas con su hija pequeña y con su ex Makoke que siempre generan titulares, como por su pico de oro.

Si le apetece, gracias a su amplio conocimiento del mundo del corazón, puede ser la pesadilla de cada uno de los invitados que pisan el plató del Deluxe y eso vende. Así que mientras que él gane un pastizal con sus colaboraciones y el grupo de comunicación de Fuencarral logre unos buenos datos de cuota de pantalla todos contentos.

En definitiva, Kiko Matamoros es uno de esos rostros televisivos que nunca deja indiferente a los espectadores y por eso Telecinco está aprovechando sus ansias de chupar cámara. El visceral colaborador se mueve como pez en el agua y parece que se ha propuesto darle a la sin hueso mientras que el cuerpo aguante. No será la cadena quien se niegue a este show.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset