Kiko Matamoros pierde a todos sus aliados en televisión

·4 min de lectura

La vuelta de las vacaciones ha provocado un torbellino interno en Sálvame y, en apenas un día, ha quedado patente cómo Kiko Matamoros ha perdido a todos sus aliados en televisión. Si bien, desde el punto de vista de mero espectador, se podría pensar que este golpe de realidad para el colaborador huele a sacudida para volver a enganchar a la audiencia, que ha caído estrepitosamente este verano tras el desembarco de Tierra amarga en Antena 3, la realidad es que el tertuliano vive sus horas más bajas después de que Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez le hayan dado un repaso a raíz de que haya dejado caer su final en el magacín de Telecinco.

©Mediaset
©Mediaset

El pasado 23 de agosto Kiko Matamoros regresó a Sálvame tras disfrutar de sus vacaciones y, el mismo día que aterrizó en el plató, comenzó a cargar contra el programa, mostrándose primeramente muy molesto por la no renovación del contrato de colaborador de Antonio Canales. “Me pareció la forma más fea de humillar a un profesional. Lo he visto esta mañana y verdaderamente para mí no me he sentido orgulloso de trabajar en este programa viendo cómo se han hecho así las cosas. Y lo siento mucho porque sé que son decisiones que a veces se toman en aras del espectáculo y, supongo, que sin la voluntad de hacer daño a la gente, pero creo que un profesional bueno, malo o regular se merece otro trato", soltó el padre de Laura Matamoros.

Pero es que además en su vuelta al directo, Kiko Matamoros no se mordió la lengua y compartió su propia teoría sobre el culpable del desgaste de Sálvame después de doce años en el aire de manera ininterrumpida. De este modo, el colaborador dejó caer que al programa de las tardes de Telecinco le ha perjudicado la cobertura que ha ofrecido de la serie documental Rocío, contar la verdad para seguir viva: "El problema no es Rocío Carrasco ni lo que ha contado Rocío Carrasco. El problema es cómo se ha tratado ese tema en este plató. Y eso hay gente que le ha parecido mal y que nos ha dado la espalda. Y si no somos conscientes de eso pues tenemos un problema como la copa de un pino. Y no solo Rocío Carrasco, la familia Flores-Moreno en general”.

Pero hay más ya que en el mismo programa Kiko Matamoros anunció su decisión de abandonar Sálvame si todo seguía igual, como ya hizo en 2017 durante dos años. “Es una posibilidad que me vaya. Otra es que me echen. A veces te vas cinco minutos antes de que te echen. Es la mejor forma de irse”, respondió a Kiko Hernández.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

En la entrega del pasado 30 de agosto Kiko Matamoros se pronunció otra vez sobre su marcha de Sálvame, mostrándose nuevamente muy ambiguo: “Es una posibilidad. Yo no quiero tener un final feo porque creo que ni se lo merece la productora, la casa que me ha dado trabajo, y mucho, durante doce años ni se lo merecen los compañeros ni se lo merecen el público ni me lo merezco yo”. Es más, añadió que “es una decisión que me corresponde a mí tomar. Es evidente que yo tengo un contrato hasta final de año que me pueden obligar a cumplir pero no creo”.

Pues bien, la indeterminación y los continuos rodeos de Kiko Matamoros estos últimos días han terminado por agotar a dos de los pesos pesados de Mediaset que le han hecho un repaso público poniendo en evidencia que el colaborador ha perdido de la noche a la mañana a todos sus aliados en televisión.

Y es que en la tarde del 1 de septiembre Belén Esteban dinamitó el juego de su compañero de plató. La conocida como la princesa del pueblo regresó de su mes de vacaciones y lo primero que quiso deja claro fue su opinión acerca de la actitud de los últimos días de Kiko Matamoros en Sálvame.

Belén Esteban subrayó, básicamente, que no le han gustado para nada las maneras de Kiko Matamoros, a pesar de que se había convertido en uno de los grandes apoyos del colaborador como ella misma puntualizó primeramente: “Yo tengo buena relación con Kiko ahora después de muchos años matándome”.

La tertuliana destruyó al colaborador con su discurso, argumentando que “Kiko Matamoros no está siendo honesto con esta productora porque si tú no estás a gusto en un programa no entiendo por qué tienes que esperar hasta diciembre que se te acabe el contrato para irte”. Es decir, Belén Esteban dejó caer que el afamado colaborador tiene un plan B a nivel laboral: “Kiko Matamoros no da puntada sin hilo, es un tío muy listo".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Asimismo Belén Esteban insistió que “yo es verdad que en este programa he tenido etapas difíciles, que he dicho de todo, que me he querido ir, que he querido venir, que he discutido con mis directores, pero yo creo que cuando hay que estar hay que estar. No hay que ver momentos para tirar mierda puesto que él de esa mierda ha estado muchos años, sabiendo que no lo estaba haciendo bien y aquí nos lo hemos tragado".

Pero aquí no acaba el repaso ya que la colaboradora siguió desembuchando sin piedad sobre Kiko Matamoros, tachándole de ingrato y desagradecido. Y es que Belén Esteban criticó la forma en que éste se marchó del Deluxe porque presuntamente no le subieron el sueldo (aunque en una entrevista a la revista Lecturas el protagonista aseguró que era porque no se sentía valorado):Él sabe que hay muchas cosas que muchos de los que estamos aquí sabemos que no podemos contar en directo de cómo se ha portado esta productora con él. Tanto con él como conmigo y con alguna persona más de aquí. Y a mí eso me parece jugar sucio. Porque yo sí diría lo que ha pasado, pero no puedo. Él sabe que hay cosas que la productora ha hecho por él y que le han ayudado que no se puede decir”.

Las palabras en contra de Kiko Matamoros de Belén Esteban se suman a las pronunciadas hace unas horas por Jorge Javier Vázquez en la revista Lecturas, es decir, el discurso de la colaboradora es muy similar al del presentador quien, todo sea dicho, se erigió como uno de los grandes apoyos del veterano tertuliano durante la pandemia de coronavirus. Y es que desde que estalló la crisis sanitaria ambos se hicieron muy íntimos porque el madrileño fue el único que, en medio de las restricciones, acudía a trabajar todos los días generando un fuerte vínculo que, todo apunta, se ha roto esta semana.

Y es que unas horas antes de la intervención de Belén Esteban en Sálvame, el de Badalona se explayó en una exclusiva en la revista Lecturas donde habló claro de sus compañeros y de la continuidad del magacín tras el batacazo de audiencias. Precisamente lo que más llama la atención de sus palabras es que lamentara la actitud de Kiko Matamoros, reflejando que el colaborador ha perdido al único bastión que le quedaba.

“Parece que Kiko Matamoros está buscando su despido y poder presentarse así́ como una víctima del feminismo más radical", reprochó el presentador a Kiko Matamoros añadiendo que "no es lógico que culpe a Carlota Corredera de la bajada de la audiencia de Sálvame. Es mentira”.

En definitiva, en Sálvame se vive un terremoto que tiene como epicentro a Kiko Matamoros quien ha recibido un tirón de orejas por partida doble a raíz de sus polémicas palabras dejando en el aire su continuidad en el programa producido por La Fábrica de la Tele.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente