Kiko Matamoros y el cuento del lobo: todas las veces que nos ha vendido ¿una enfermedad grave?

Nuria Hernández
·11 min de lectura

¡Qué viene el lobo! ¡Qué viene el lobo! ¿Se acuerdan del cuento del pastorcito que por aburrimiento gritaba eso y cuando llegaban a socorrerlo todo había sido una broma y cuando fue verdad nadie le creyó y el lobo se comió a sus ovejas? Pues hay veces que las fábulas parecen hacerse realidad y algunos personajes de televisión venden bodas inexistentes, romances fugaces como si fueran amores para toda la vida e incluso ‘exageran’ enfermedades para ganar algo de dinero contándolas en una revista o en un plató. La última polémica la ha desatado Kiko Matamoros al entrar en directo en Sálvame antes de ser operado de una pancreatitis.

MADRID, SPAIN - JULY 05:  Kiko Matamoros and Marta Lopez Alamo  attend 'Holiday Gym' 35th anniversary party on July 05, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos R. Alvarez/WireImage)
MADRID, SPAIN - JULY 05: Kiko Matamoros and Marta Lopez Alamo attend 'Holiday Gym' 35th anniversary party on July 05, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos R. Alvarez/WireImage)

Mucho se ha criticado en los últimos tiempos a Terelu Campos por haber contado en una publicación con pelos y señales el segundo cáncer de mama al que tuvo que hacer frente, y también a su hermana Carmen Borrego por hacer lo mismo tras haber superado el coronavirus en los últimos meses, pero ¿y Kiko Matamoros y sus mil y una enfermedades supuestamente graves que luego no lo fueron tanto? El colaborador pasaba el lunes por el quirófano para que le extirparan la vesícula y el jueves, Sálvame anunciaba que estaba grave por una pancreatitis y a punto de ser intervenido de urgencia en un hospital.

Pero cual fue la sorpresa para los espectadores cuando pudimos ver las imágenes de su traslado en ambulancia al centro médico acompañado de su novia Marta López. Sí, como lo oyen, una cámara del programa ‘casualmente’ se encontraba en la puerta de su casa por la mañana para grabar ‘casualmente’ a Kiko tumbado en una camilla siendo llevado al hospital. Verdaderamente su cara era de dolor, ya que como luego contó lo había sentido tras darse una ducha y se asustó y llamó al médico de inmediato. Pero la sorpresa continuaba. En Sálvame, aprovechando ‘la percha’ del ingreso de Matamoros comenzaban a hablar de la supuesta rivalidad que hay entre la novia del colaborador y su hija pequeña, Ana Matamoros, que por lo visto hasta llamó a su peluquera de cabecera para pedirle que no volviera a peinar a Marta.

Kiko Matamoros llama a Sálvame desde el hospital.
Kiko Matamoros llama a Sálvame desde el hospital.

María Patiño contó que esta peluquera tenía audios en los que le decía a Kiko que su hija estaba furiosa porque atendía a su novia y que le había pedido vetarla en sus centro de belleza. Y el colaborador, que estaba ya ingresado y “a punto de ser intervenido de urgencia”, ni corto ni perezoso cogía el móvil y llamaba a Kiko Hernández para defender a su chica y atacar una vez más a su exmujer, Makoke, y apuntar a ella como la culpable de ‘envenenar’ a su hija y de tratar de vetar a su novia en más de un local de belleza y estética. “No soy el que saca las discrepancias con mi hija, es Makoke y yo tengo que reconocer que es cierto porque lo ha dicho la madre. A nosotros nos han cerrado las puertas en negocios, en casas de amigos… Nunca he comentado nada a nadie porque me parecía vergonzoso y por proteger a mi hija, creo que su madre tiene mucha responsabilidad en esto, pero lo que no voy a dejar es que machaquen a nadie”, explicaba Kiko.

Hernández aseguraba que nunca había escuchado a Kiko tan mal por el dolor que sufría y que estaba con morfina para aminorarlo. Llama la atención que en una situación de ese tipo, en la que no sabes si te tienen que operar de algo tan grave como una pancreatitis, estés preocupado por lo que se esté comentando en Sálvame y no tratando de descansar ante lo que se te viene encima. Pero los colaboradores son muy profesionales y hasta con la vía puesta en la vena, ellos lo dan todo por su programa y reman siempre ‘a favor de obra’ para continuar dando horas y horas de televisión.

Matamoros fue grabado mientras era trasladado al hospital.
Matamoros fue grabado mientras era trasladado al hospital.

Ana Matamoros: ¿nueva estrella televisiva?

Todo indica que gracias a este nuevo conflicto, en breve habrá una nueva figura en el mundo del colorín del programa de Telecinco: Anita Matamoros. Aunque la joven no ha querido por ahora salir en los medios ni conceder ninguna entrevista, este nuevo enfrentamiento de sus padres en el que ella está en el medio y su nombre ha salido a relucir más que nunca (dicen que hace meses que no se habla con Kiko), podrían ser la mecha que prendiera la llama para que Ana saltara a la palestra como ya hicieron en su día sus hermanastros Diego y Laura Matamoros. Ellos también comenzaron contando lo mal que se llevaban con su padre.

Sobre todo Diego, sacó trapos muy sucios de Kiko y de su relación con él y con su familia materna, se dijeron de todo en los platós de Mediaset, se sometieron a polis tremendamente íntimos y dañinos, se lanzaron dardos terribles a través de las revistas aún siendo padre e hijo y luego se reconciliaron, por supuesto, cobrando por contarlo de nuevo en un Deluxe. Laura fue más discreta, aunque también largó de lo lindo en su participación en GH VIP y hasta llegó a decir que se quitaba el apellido de su padre por las discrepancias con su progenitor. Vamos, que todos han hecho lo mismo: contar sus miserias y disputas familiares ganando un buen dinero por hacerlo.

Y es que Kiko Matamoros siempre ha destacado por contarlo todo (o casi todo) bajo pago de su importe. Incluso sus enfermedades han sido objeto de varios Deluxe donde tras contar la gravedad de lo que le ocurría y poner a todos la piel de gallina con sus declaraciones, meses o semanas más tarde ya parecía que nada le sucedía. ¿Exagera supuestamente sus males para seguir en el candelero? Nadie pone en duda que las enfermedades que ha padecido son ciertas, pero es verdad que hay situaciones que hasta sus propios compañeros han puesto en solfa y no se han creído del todo.

Todo comenzaba en abril de 2012. En ese momento, el colaborador se sentaba en el Deluxe para contar que sufría glaucoma y que en poco tiempo se iba a quedar ciego. Kiko aún estaba feliz con su mujer Makoke y lo que más le preocupaba era ser una carga para su mujer cuando dejara de ver. Han pasado ocho años y, afortunadamente, Kiko sigue haciendo su vida normal y parece que el glaucoma no fue tan agresivo como él contó en aquel momento y, según él, solo ha perdido la visión parcial en uno de sus ojos. "Es cierto que los médicos me dieron una serie de recomendaciones que no he cumplido porque prefiero vivir a mi manera... la calidad de vida es según se mire. Prefiero mi calidad de vida que lo que otros entienden por ello", dijo en 2019.

Kiko posa en Colombia para contar su enfermedad en 2019.
Kiko posa en Colombia para contar su enfermedad en 2019.

En 2019, Matamoros volvía a sufrir un revés de salud y, cómo no, lo contaba, esta vez, en la portada de la revista Lecturas. Después de encontrarse un charco de sangre mientras dormía, Kiko y Marta acudieron al hospital, donde le contaron que "tenía una hemorragia", que complicaba el trabajo de los médicos. "Intentaron hacerme un análisis de orina, pero fue imposible porque lo que había era sangre. Luego me hicieron una ecografía de los riñones y vieron que tenía la vejiga llena de sangre y coágulos”, explicó Kiko mientras posaba con su novia en traje de baño. Añadió que tenía cinco tumores en la vejiga y que iban a tener que operarle de urgencias.

Sus compañeros le ponen en duda

Todo esto lo contó mientras posaba en Colombia donde estaba de vacaciones con su novia y, claro, esto desató los comentarios de una parte de sus compañeros como Laura Fa, que llegó a asegurar que estaba exagerando con su enfermedad. “Vino aquí a decirnos que estaba casi al borde de la muerte”, dijo la colaboradora. “En una resonancia magnética se ven exactamente cómo son los tumores y si hay algún órgano afectado. Creo que exageró porque nunca un médico te dirá que encontró siete tumores y que tengas uno”, ha insistido Laura y Kiko le respondió con tres descalificativos: “Eres una sinvergüenza, caradura e irresponsable”.

Tal fue su encontronazo que Kiko hasta llevó un parte médico de su intervención a Sálvame tratando de explicar porqué no había sido tan grave lo que en un principio él había dicho que era un cáncer. “Quiero aclarar a todo el mundo que entre el 80% y 100 % de los tumores en la vejiga son cancerígenos, por tanto, si te detectan un tumor ningún médico puede ser optimista, a partir de ahí no hay exageración ninguna" y añadió: "El tumor que a mí me han extraído si no se hubiera detectado hubiera degenerado en un cáncer. Tengo aquí el informe médico que lo dice por si alguien tiene dudas". Terminó diciendo:Las cosas se han descubierto mejor, lo lamento porque parece que tengo que pedir perdón, no haber fallecido en quirófano o que me hayan diagnosticado una metástasis”, un comentario tan frívolo que dejó sin palabras a los espectadores.

Laura Fa dudó de la veracidad de Kiko al hablar de sus tumores en la vejiga.
Laura Fa dudó de la veracidad de Kiko al hablar de sus tumores en la vejiga.

Otro gran enfrentamiento lo tuvo con Sandra Barneda, que en ese momento presentaba Viva la vida. “¿Tú crees que en bañador alguien que se acaba de enterar que tiene un tumor lo comunicaría a su familia? Yo te aseguro que no”, le cuestionaba Barneda calificándolo de “frívolo”. Sandra añadía: “Si no eres capaz de ver que esa fotografía con ese titular era un poco desacertada, Kiko, puede herir muchas sensibilidades”. A lo que Kiko contestaba: “A mí lo que me parece más irónico es vender lo que no hay”.

Barneda recordaba entonces las ocasiones en las que Matamoros ha contado algo que finalmente no ha cumplido. “Por ejemplo, has dicho que te ibas a casar con la anterior novia y no te has casado”, insistía la catalana. “Vaya, por Dios, ahora sí que estoy hundido. ¿Cuántas veces has cambiado de opinión en tu vida?”, preguntaba Matamoros. “La diferencia es que yo no lo hago público”, respondía ella, asegurándole que puede “cambiar de opinión pero al final no se sabe si es verdad o es inventado”. Por suerte, una vez más, parece que esos tumores no fueron tan agresivos como él contó al principio.

En abril de este mismo año, Kiko abandonaba el plató de Sálvame tras sufrir un fuerte dolor estomacal y vomitar. Sucedía tras un encontronazo al hablar de su ex, Makoke, y sus compañeros volvían a preocuparse. “Llevo con esto un año. De vez en cuando. Y sé perfectamente lo que es, lo tengo determinado y es un problema que depende más de mí, de controlar, saber digerir mis emociones", explicó. "Se me concentran los nervios y me produce un dolor horroroso", contaba Matamoros, que además tiene la tensión alta y la polémica le afecta bastante.

¿A estas alturas y con las tablas que tiene Kiko de verdad le afecta lo que diga su exmujer? ¿Él que se ha enfrentado a miuras peores ahora se estresa por lo que pueda decir alguien de él? Y es que cuando un colaborador vende absolutamente todo de su vida privada, es difícil en muchas ocasiones creerle. Y Matamoros lo ha vendido todo y más. Sus discusiones con sus hijos, sus reconciliaciones, su boda con Makoke, su divorcio, los cuernos que le puso ella hace unos años y que le llevó a ser ingresado por una crisis de ansiedad, la nueva oportunidad que se dieron, su no-boda con Cristina... y todas las enfermedades que ha sufrido estos años. Por eso, muchos ponen hoy en duda en las redes sociales que lo que cuente sea del todo cierto. Aunque nadie duda de que está ingresado (sobre todo porque hay imágenes de él en la ambulancia), son algunas las voces que apuntan a que estaría exagerando supuestamente para luego sentarse en un Deluxe y poder hace caja (otra vez) con algo tan íntimo y privado como es la salud.

Más historias que te pueden interesar: