Kiko Matamoros abandona el hospital con su inseparable Marta López

Por Diezminutos.es
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos

  • Kiko Matamoros no tiene contacto con su hija Anita.
  • La operación para quitarle la vesícula ha sido todo un éxito.

Kiko Matamoros ya está en casa. Y es que ya lo adelantaba tanto él como su chica, Marta López: la intervención para extirparle la vesícula había ido perfectamente y en breve le darían el alta.

Su novia no se ha separado de él ni un solo momento y ha estado acompañándole día y noche desde que ingresó en un hospital de Madrid para someterse a la operación.La operación era sencilla y él mismo explicaba en su perfil de Instagram: "Todo ha ido perfectamente".

El colaborador de Telecinco compartía en su perfil de Instagram una imagen en el que se le veía en la cama del centro hospitalario y aprovechaba para dar las gracias por las mensajes de apoyo y cariño recibidos estos días.

Además, quiso entrar en su programa 'Sálvame' para aclarar cómo había salido todo, cómo se encontraba y confirmar cuándo le darían el alta. "Me han quitado el drenaje y creo que mañana me iré a casa" explicaba en directo.

Photo credit: Gtres

Durante su entrada en el programa de televisión admitió que, aunque todo había ido como la seda, sí había habido pequeñas complicaciones durante la intervención: "He tenido molestias, se complicó la operación porque la vesícula parecía una berenjena y había afectado al hígado".

Gracias a su excelente forma física, la recuperación está siendo rápida y en todo momento tiene a su lado a Marta cuidándole, que ha dormido con él y no ha querido dejarlo solo ni un minuto.

Todo lo contrario a su hija pequeña. Kiko admitió que no tiene relación con ella y que no han tenido contacto estos días pese a la operación o el 20 cumpleaños de Anita.

Photo credit: Gtres

Ahora Kiko ya ha recibido el alta y continuará la recuperación en su casa y solo acudirá al centro hospitalario para las revisiones que le han indicado los médicos.

Vestidos de manera deportiva e informal, Kiko y Marta salían del hospital y atendían a los medios que los esperaban en la puerta del centro hospitalario.