Kiko Hernández vuelve al plató de 'Sálvame'

Por Diezminutos.es
Photo credit: Telecinco

From Diez Minutos

Kiko Hernández ha regresado a su puesto de trabajo en 'Sálvame'. Después de casi dos meses sin acudir al plató de Telecinco, el colaborador ha vuelto a Mediaset para estrenar sección donde se revelarán los secretos mejor guardados de 'Sálvame' pero, antes, se ha sentado con Jorge Javier Vázquez para hablar de cómo ha pasado estos días de encierro por el coronavirus. "He pasado una época muy chunga, con mucho miedo pero nada de quejarse. Vuelvo con todo lo que hay aquí, en esta maleta" explicó y reconoció que lo había pasado muy mal durante el confinamiento. "Si no me pongo guantes, ya no tendría manos de tantas veces que me echaba gel y gel. Intentaba salir lo menos posible, al mercado, me iba y volvía sin nada porque no era capaz de bajarme del coche. No era capaz de tocar el coche o el suelo. Llamaba a Mila o a Belén Rodríguez porque no podía bajar del coche", aseguró aunque reconoce que ya no estaba tan maniático.

Photo credit: Telecinco

Kiko reconoce que, sobre todo, tenía miedo por sus hijas. "Tenía miedo por mis hijas, por eso lo estaba pasando muy mal. He dormido muy mal, recuerdo hasta 4 noches sin dormir, nada. Una vez fui al médico y me desplomé, terrible. Todo por el miedo pero ya ha pasado", añadió y explicó por qué había decidido volver al plató. "La semana pasada, salimos a pasear, mi madre, mis hijas, la niñera y yo. Vamos a pasear a una montaña que hay cerca de mi casa y veo que mi teléfono está pagado. No iba ni para atrás ni para adelante. A la niñera tampoco le iba ni a mi madre tampoco. Fue el día de la tormenta en Madrid y la noticia de los los platillos volante. Ya pensaba que iban a venir las naves y cogí a las niñas y corriendo para casa pensando que había una invasión y, cuando puse la tele, no pasaba nada. Llamé a Alberto, el director, y le dije que quería volver", declaró.

Photo credit: Telecinco

"He llorado mucho de impotencia, de ver que no servía para nada, a Mila se lo he dicho, sois unos valientes. Me siento una mierda y estaba paralizado y no me podía mover. Mi madre me intentaba animar. Hice una cosa muy mal que era estar todo el día pegado a las noticias, las infecciones, las muertes y me decían en casa que no lo hiciera. Luego ves lo que le ha pasado a Lequio y a Ana Obregón y no nos podemos quejar, tenemos trabajo y salud", aclaró y puso otro ejemplo de sus miedos. "Una señora se me acercó en el supermercado y le monté un pollo. A veces cogía el coche y me había 8 kms dando vueltas a la manzana. ¿Cómo le explicas a una niña de tres años que no puede ir al cole ni al parque?", contó y dijo que Jorge, Mila y Marta se habían interesado por su situación.