Kiko Hernández analiza 'Supervivientes': “Anabel es la muestra de la España profunda"

·4 min de lectura
Photo credit: Luis Miguel González / HEARST
Photo credit: Luis Miguel González / HEARST

Kiko Hernández analiza todo lo que pasa en 'Supervivientes' para los lectores de DIEZ MINUTOS. Una semana más, el colaborador de 'Sálvame', muy pendiente de todo lo que pasa en Honduras, comparte sus impresiones sobre los concursantes del reality de supervivencia. Si en ocasiones anteriores alababa el concurso de Kiko Matamoros y Nacho Palau, tildaba de tramposo a Anuar Beno o cargaba contra la 'carpeta' de Anabel y Yulen, en la entrega de esta semana avanza lo que pasará ahora en el concurso con la marcha del esgrimista, que ha dejado a la sobrina de Isabel Pantoja sin amor isleño... y sin estrategia.

¿Qué pasará ahora con Anabel tras la marcha de Yulen?

De aquí al final del concurso ya tenemos Pantodrama servido, y más después de la carta de amor que él le ha dedicado antes de su marcha. Preparaos para escuchar hasta la saciedad: “Me acuerdo mucho de Yulen… No puedo estar sin él… Es el amor de mi vida… Quiero marcharme para estar con él… No lo soporto”. Todo esto mientras intenta hacerse con el maletín. ¿Dónde están esas ediciones de reality donde el amor lo podía todo y el que se quedaba se marchaba con su ser querido? Tal como sucedió con Silvia e Israel de “Gran Hermano 1”. Pero en aquellas ediciones no había penalizaciones por abandono, claro. Ahora la pela vale más que el amor. ¡Ay Yulen, qué tres semanas te esperan recibiendo información de tu madre para que cuando salga Anabel rompas con ella en el mismo plató!

A todo esto, no me quiero imaginar que le pillaran de fiesta con alguna chica besándose… ¡Porque la vida dramática de Anabel da para eso y para mucho más! Pero no pasa nada. Ahí la tenemos llorando por un tipo que conoce desde hace dos meses mientras planea con todo lujo de detalles el mochuelo que van a tener juntos, e incluso cómo será su parto. Muestra viviente de la España profunda. Va de mujer moderna, libre y empoderada, y nada más lejos de la realidad. Es una esclava de su profunda necesidad de estar colgada de un hombre. O mejor dicho, de que un hombre se cuelgue de ella, porque esa fuerte dependencia de Anabel se basa únicamente en lo emocional.

Photo credit: Mediaset
Photo credit: Mediaset

Y así vamos, la historia interminable. Ha pasado de divorciarse a los 4 meses a querer embarazarse del siguiente a los 2 meses. Todo muy sano y muy normal. Estoy deseando saber con qué nos sorprenderá en el próximo capítulo. Eso sí, según ella ha respetado al negro en todo momento. ¡Con lo sencillo que habría sido ahorrarse ciertos espectáculos! Más aún cuando sabemos que pasó directamente de estar con él en la cama a embarcarse en el concurso para, a los cuatro días, haber comenzado su roneo con Yulen. Y eso que el negro no es santo de mi devoción, pero lo he pasado hasta mal por él imaginando que ha sido testigo de semejantes acontecimientos.

A Ana Luque "se le ha caído la careta"

Mientras, a la palmera de Anabel se le ha caído la careta. Ana Luque, la graciosilla de turno con cara de vaca viendo pasar un tren, la eterna pizpireta de sonrisa inagotable que no sabía ni por dónde le venía el aire. Ha sido verse nominada y convertirse en la novia de Chucky. ¡Ojo con los gatitos que tiene en el estómago la simpática! Se le ha cambiado hasta la cara. En cuanto se le ha torcido el juego ha pasado de seguir con el papelón que se estaba marcando para finalmente enseñar la patita y ensañarse con Ignacio de Borbón, por exactamente las mismas cosas que defiende a la Pantojita o reía a Kiko Matamoros.

No le molesta el qué, le molesta quién, porque está nominado con ella y está claro que Anita quiere cargarse a quien se interponga entre ella y su pase a la final. Cueste lo que cueste. La típica estrategia de intentar salvarse el culo echando mierda al de al lado. Estaba claro, dime con quien andas y te diré quién eres. Quizá te interese repasar con nosotros todos los detalles sobre quién es realmente Ana Luque.

Photo credit: Mediaset
Photo credit: Mediaset

Ignacio de Borbón: "La pena vende, pero también cansa"

Pero Nachito tampoco se libra. El Borbón es lo más parecido a Lydia Lozano que vi jamás en un reality. Todo el mundo está en su contra, nadie le comprende, llora, se meten con él… es la víctima eterna. Y la pena vende, pero también cansa a partes iguales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente