Khaby Lame se convierte en el rey de TikTok superando a Charlie D'Amelio

·2 min de lectura
Photo credit: Alessandra Benedetti - Corbis - Getty Images
Photo credit: Alessandra Benedetti - Corbis - Getty Images

Charli D'Amelio es ya una institución. Sí, acaba de cumplir los 18 años pero desde la irrupción de TikTok su estrellato era meteórico. A simple vista, solo hacía bailes como millones de otras adolescentes. Pero sus números se disparaban y sus millones de seguidores suponían el punto álgido de la última gran red social. No solo eso, su hermana mayor, Dixie, no le iba lejos y su familia se ganaba su propio reality. Las D'Amelio eran, o son, las nuevas Kardashian. Las primeras lideran en TikTok mientras las otras siguen reinando en la red por excelencia, Instagram.

No sabemos si la mayoría de edad de Charli le vendrá bien o mal a su carrera. Al fin y al cabo, la joven era el icono de lo que todos imaginan de TikTok, jóvenes adolescentes haciendo bailes virales en vídeos verticales y muy cortos. Sí, sabemos que hay más cosas, como increíbles y rápidas recetas, pero el liderazgo de Charli D'Amelio reforzaba todavía más esa imagen. TikTok era bailes de jóvenes adolescentes naturalmente arregladas y de cuidadísimos outfit casual. Khaby Lame acaba de tirar por tierra todas esas creencias al convertirse, superando en unos cuentos decenas de miles de seguidores a D'Amelio, en la persona más seguida de TikTok.

Sus 143,2 millones actuales superan a los presentes 142,4 de la americana. Es decir, el cómico senegalés italiano es el líder de esta plataforma. Y esto, señoras y señores, es un pequeño gesto de luz en este mundo cruel. No, no exageramos, porque esto es una victoria para el humor. Nadie duda de que BTS y Blackpink son los reyes del k-pop y de Youtube. Sus videoclips son bombazos de miles de millones de reproducciones. Pero ni sumando el vídeo más exitoso de Blackpink con el de BTS se alcanza al Gangnam Style ¿Qué podemos deducir de esto? Que los jóvenes, guapos, exitosos, profesionales, perfectos y muy pero que muy industriales todavía no pueden competir con un hombre de físico, digamos, normalito que tiene un buen chiste que contar. Eso, tan simple y tan escaso, sigue siendo el as del entretenimiento. Las redes sociales, aunque a veces parezcan decirnos lo contrario en pos de físicos perfectos, superficialidad y brillo filtrado, nos lo han vuelto a demostrar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente