Kevin López se retira del atletismo con dos medallas y desgastado mentalmente

·7 min de lectura
Photo credit: Daniel Alea / Hearst
Photo credit: Daniel Alea / Hearst

Kevin López deja el atletismo a los 32 años, nueve después de su última medalla internacional. El sevillano tomó la decisión en junio, después de no acudir al campeonato de España y quedarse fuera de los campeonatos internacionales del verano al no haber logrado la mínima en los 1.500 metros, pero este lunes sintió la necesidad de hacerlo por fin público. Se marcha con dos medallas europeas en pista cubierta en los 800 metros, el bronce en París 2011 y la plata en Gotemburgo 2013 y un récord de España de la distancia al aire libre (1:43.74) que mantuvo durante exactamente seis años.

A principios de mayo, cuando López asistió en el CAR de Madrid a la sesión de fotos y vídeo para protagonizar la portada de Runner's World de este verano, el mediofondista aún era un hombre ilusionado con el atletismo y el verano que se avecinaba. Y así lo reconoce en su comunicado de adiós. "Estaba en un estado de forma que me permitía realizar un verano con garantías. Pocas veces me encontré tan bien físicamente. Encontré esa sensación que me encanta. Ese estado en el que las piernas piden auxilio, te suplican que pares, duelen pero siguen empujando y no dejan el ritmo caer. Echaré muchísimo de menos esa sensación. Te crees especial, con superpoderes y afrontas cada entreno dando por echo que lo reventarás", explica.

Photo credit: Daniel Alea / Hearst
Photo credit: Daniel Alea / Hearst

En la entrevista que está en los quioscos, Kevin López estaba dolido con la pubalgia que le impidió luchar por las plazas para los Juegos Olímpicos de Tokio, los que iban a ser sus primeros en los 1.500m ("en 2020 lo tenía todo de cara, pero la pandemia me hizo perdérmelos), motivado de cara a este intenso verano con Mundial de Eugene y Europeo de Múnich y para sacarse su gran espina en el atletismo, alcanzar una final universal. "Puede ser algo realista estar en la final de los Juegos de París 2024", apuntaba cuando se le preguntaba por sueños pendientes.

López analizaba todos sus errores que le habían impedido entrar en la siempre difícil final de los 800 metros en los Mundiales al aire libre, a pesar de haber llegado a semifinales en 2011, 2013, 2015 y 2017 y en los Juegos de Londres 2012. En Doha 2019 también llegó a esa ronda, pero ya en el 'milqui'. "Ahora distingo entrenamientos para buscar una marca y entrenamientos para buscar un resultado en un gran campeonato", explicaba. "Antes te podía hacer 22 segundos en un 200 entrenando, pero llegaba al campeonato tan fatigado que aún siendo el más rápido, no sacaba la velocidad", reflexionaba en la entrevista.

Hace cinco años que Kevin López abandonó a Paco Gil, su entrenador de toda la vida, y empezó a llevar su propia preparación. El de Lora del Río ha estudiado para ello y siempre entendió que el entrenamiento era una cuestión multidisciplinar en el que tenía que rodearse de expertos en distintos campos como la fisiología, la fuerza o la biomecánica, algo en lo que, envidiaba, otros deportes como el ciclismo o el triatlón están más avanzados.

Photo credit: Daniel Alea / Hearst
Photo credit: Daniel Alea / Hearst

Una mente cansada que no disfrutaba

Pero más allá de la innovación en los entrenamientos, de menos intensidad que cuando era más joven, con muchos más pruebas y datos que midieran su forma, a Kevin López le ha fallado la cabeza esta primavera. "Mi mente estaba cansada. No me gustaba la sensación cuando tocaba competir. Cuando tocaba competir con responsabilidad. Sin tener porque, notaba excesiva tensión. Lo que suelen ser nervios 'buenos' de activación, se volvieron algo que no me gustaba. No quería esa sensación. Ya no. Quizás me condicionó el tener cerca el final y tener claro que esta sería la última. No lo sé. Lo que sí sabía era que ni quería, ni tenía la necesidad de terminar la temporada así. Siempre dije que estaría en la palestra mientras me divirtiese y eso no estaba pasando", relata.

Su temporada de verano ha devenido en una persecución infructuosa de las mínimas internacionales: 3:41.49 en Huelva, la carrera que tenía fijada en mente después de quemarse tirando, y la retirada en Jaén a falta de una vuelta, cuando la marca en la mente se le escapaba. Ese declive ha coincidido con el florecer de los 1.500m: Mohamed Katir, Mario García Romo e Ignacio Fontes en la final mundial de Eugene, Adel Mechaal más rápido que nunca hace un año, Jesús Gómez recuperándose para seguir dando guerra, Saúl Ordóñez siempre con un ojo en cada distancia y Álvaro de Arriba pendiente de instalarse el año que viene. Kevin, el más veterano, lo iba a tener realmente difícil en los próximos años.

López se marcha sin haber exprimido toda su chispa final (y por eso Luismi Martín Berlanas le apodó 'Pies Calientes' en el Europeo de Barcelona 2010) en el 'milqui', donde ya se sentía asentado tras haber sido dos veces campeón nacional (2019 y 2020) y su marca para siempre quedará en 3:34.83. Cree que podría haber estado para hacer 3:32. "Aunque me gusta decir que valgo lo que he hecho", apuntaba sincero en mayo. Finalmente, su única gran competición en el kilómetro y medio será el Mundial de Doha 2019, después de que lesiones antes y después le cortasen su progresión en los últimos años.

Kevin López se va con el cariño del atletismo español. "Gracias por todo, por tu cercanía, por tu amistad, por ser un espejo en el que mirarse y por tender la mano siempre que hacía falta! Ojalá en unos años poder dejar a las próximas generaciones un poco de lo mucho que nos has dado y enseñado!", le despedía Ignacio Fontes. "Brillaste como atleta, brillas como padre y continuarás brillando en todos los proyectos que te propongas. Un beso grande crack", le escribía en Instagram Ana Peleteiro. Gracias por tanto Kevin. No imaginas lo que te entiendo. Creo que el deporte y el atletismo te deben mucho. Siempre será un honor para mí haber cruzado nuestros caminos. Espero volver a vernos pronto de nuevo, tomarnos un café y comentar lo afortunados que fuimos por vivir todo lo que vivimos!", le decía el triatleta Fernando Alarza, por poner solo tres ejemplos.

https://twitter.com/Ignaciofontes/status/1554149428788973571

En su despedida, Kevin López pedía perdón por haber guardado silencio tantas semanas sobre su situación y agradecía al atletismo tantos buenos momentos. "El vieja más maravilloso que he hecho y seguramente haré. Los éxitos me han llenado de una confianza y una autoestima que en el atletismo hubiera sido imposible", abría su despedida. "Dejar atrás lo que mejor sabes hacer, por lo que te sientes especial, no es plato de buen gusto. El no volver a tener esa explosión de emociones que te da la alta competición, vivir el ambiente, le gente de tu deporte...eso no tendrá sustitución".

¿Y ahora? "No lo tengo claro", decía en Runner's World. Quizá entrenador, quizá fisioterapeuta, casi seguro ligado al deporte en el que se hizo un nombre.

La carrera de Kevin López año a año

  • 2009 - Oro en el Europeo sub-20 en 800m

  • 2010 - 6º en el Europeo de Barcelona

  • 2011 - Bronce en el Euroindoor de París / Semifinalista mundial en Daegu

  • 2012 - Semifinalista olímpico en Londres / Semifinalista europeo en Helsinki

  • 2013 - Plata en el Euroindoor de Gotemburgo / Semifinalista mundial en Moscú

  • 2014 - Primera ronda en el Mundial indoor de Sopot / Semifinalista europeo en Zúrich

  • 2015 - Semifinalista en el Euroindoor de Praga / Semifinalista mundial en Pekín

  • 2016 - Primera ronda en los Juegos de Río

  • 2017 - 6º en el Euroindoor de Belgrado / Semifinalista mundial en Londres

  • 2019 - Semifinalista mundial en Doha en 1.500m

  • 12 veces campeón de España: 10 en 800 y 2 en 1.500m

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente