Kevin Federline nunca quiso implicarse en la tutela legal de Britney Spears

·2 min de lectura
Kevin Federline y Britney Spears en una imagen de 2006 credit:Bang Showbiz
Kevin Federline y Britney Spears en una imagen de 2006 credit:Bang Showbiz

El exmarido más notorio y combativo de Britney Spears, el bailarín Kevin Federline, ha vuelto a la carga con una entrevista en la que, de nuevo, incide en la relación tan fría y problemática que los dos hijos de la expareja, los adolescentes Sean Preston (16) y Jayden James (15), mantienen con la princesa del pop.

A su juicio, la intérprete se ha involucrado muy poco en el día a día de sus hijos desde que, el pasado mes de noviembre, se librara de esa opresiva tutela legal a la que estuvo sometida durante 13 años. Uno de los efectos de ese mecanismo de dudosa protección fue que Federline no compartió la custodia de sus retoños directamente con Britney, sino con los familiares de la artista, los mismos a los que ella acusa ahora de haberla traicionado en lugar de velar por su bienestar.

Con independencia del origen de estos contratiempos, Federline ha querido dejar claro en su conversación con el programa '60 Minutes' que él se erige como el gran referente paternal de los dos chicos, quienes evitarían en la medida de lo posible pasar tiempo con su madre a cuenta de la distancia emocional que les separa y, asimismo, debido a la "vergüenza" que sentirían al ver a su progenitora, de 40 años, publicando ciertos contenidos en sus redes sociales, como desnudos y movimientos de baile muy sugerentes. "Han pasado ya varios meses desde que se vieron por última vez", ha revelado.

Al ser preguntado por el papel que podría haber jugado, en favor de su antigua esposa, durante ese extenso período en el que Britney estuvo legalmente incapacitada para tomar decisiones de relevancia, el controvertido artista ha subrayado que él no pudo implicarse de ninguna manera a la hora de diseñar o negociar las disposiciones de la tutela. Federline asegura que tuvo que quedarse al margen de todo ello por el bien de sus chicos, pero no ha explicado exactamente por qué: "No podía implicarme. Los chicos, los chicos son lo único de lo que podía preocuparme por entonces", reza un extracto de su charla.