Kelly McGillis, la mujer que ponía orden a la testosterona de 'Top Gun', no estará en la secuela porque nadie la llamó

Top Gun es uno de los mayores clásicos del cine que nos trajo a un Tom Cruise en su salsa, interpretando a un héroe que jugaba entre los géneros de drama y acción mientras le tomaba el gusto a las escenas de riesgo por los aires. Pero si hubo algo que hizo esta película diferente al resto de la era, fue incorporar a un personaje femenino coprotagonista con más fuerza y poderío que el héroe principal: Charlie Blackwood.

Kelly McGillis y Tom Cruise en Top Gun (© 1986 Paramount Pictures. All rights reserved.)

La cinta fue de las primeras que incluyo a una mujer de armas tomar con más rango que los protagonistas en una película hecha por hombres y protagonizada por hombres.

Kelly McGillis dejó huella como aquella astrofísica e instructora civil que llegaba para entrenar a los pilotos, poniendo orden y ganándose el respeto de todos. Pero también el amor de Pete “Maverick” Mitchell. Cuando el protagonista no estaba volando, jugando vóley o montado en su motocicleta, estaba intentando enamorarla a ella. Algo que consigue a pesar de los intentos de Charlie de no caer en sus redes.

Al final de la película los dos se reencuentran en el bar revelando una conclusión romántica que promete que “vivieron felices y comieron perdices”. Y es por eso que al anunciarse la secuela, muchos dimos por sentado que Kelly McGillis aparecería en la historia de alguna manera. Pero no. Nuestro gozo en un pozo.

A 34 años del éxito original, Maverick se reunirá con la audiencia pero no Charlie. Porque según ha revelado la actriz a ET, nadie la llamó para ofrecerle un papel en la historia. "Estoy vieja y gorda y me veo apropiadamente para la edad que tengo, y no es de lo que trata toda esa escena" dijo riendo cuando le preguntaron si la habían llamado. "Prefiero sentirme absolutamente segura en mi piel y quién soy a mi edad, que darle valor a todo lo demás".

Sabes qué, no sé ni cómo responder porque no ha sucedido”, dijo a la publicación durante una entrevista telefónica cuando le preguntaron si pensaba asistir a uno de los eventos promocionales de la secuela. “Y dos, si y cuando sucediera, tendría que ver dónde estoy, qué estoy haciendo y qué esta pasando”, dijo como si le fuera indiferente.

Es más, tampoco ha visto el tráiler todavía ni mantiene contacto con Tom o el equipo original del filme a pesar de haber marcado sus carreras cinematográficas. “Las películas son una cosa extraña. No mantengo contacto con nadie. Creo que he hablado con un par de personas ocasionalmente, pero la verdad es que las películas son situaciones de trabajo extrañas porque hay un montón de personas de diferentes partes del mundo que se unen” solo para ese trabajo.

Todavía se desconoce el motivo oficial de por qué no pidieron a Kelly que volviera, aunque me atrevería a sugerir dos motivos posibles. El primero podría ser la evidente diferencia de edad, como apunta ella. La actriz es 5 años mayor que Tom Cruise, algo que funcionaba en Top Gun al tratarse de una mujer con experiencia que sabía poner los puntos sobre las íes a un Maverick rebelde. Pero si tenemos en cuenta que a sus 57 años sigue utilizando la misma fórmula de contar con partenaires mucho más jóvenes que él en sus películas (Emily Blunt, 21 años menos; Rebecca Fergusson, 22 años menos; Michelle Monaghan, 14 años menos), entonces Kelly con 62 años no entraría en la ecuación.

Y el segundo motivo es el más evidente y es que Kelly lleva desaparecida de la escena hollywoodense desde hace varios años. Si bien aparece de vez en cuando con papeles secundarios en series y TV movies, ninguna participación es tan recordada como el papel de Charlie, su inolvidable papel de enamorada amish en Único testigo (1985) junto a Harrison Ford o su colaboración con Jodie Foster en Acusados (1988).

Seguramente te preguntes ¿por qué? ¿Qué pasó para que después de tres películas tan recordadas -una detrás de la otra- de repente no tengamos otro recuerdo cinéfilo de ella? Simplemente porque fue ella misma quien decidió abandonarlo todo.

Kelly McGillis en Los huéspedes (© 2011 - Magnolia Pictures)

Actualmente vive en Carolina del Norte con su familia tras haber abandonado Hollywood para “descubrirse a sí misma” al haber caído en la pérdida de identidad que acarrea la fama y el alcoholismo.

Fue un desafío tener cualquier tipo de identidad o valor propio más de lo que hacía para ganarme la vida” admitió. “No se convirtió en mi prioridad, lo que sí se hizo prioritario fue criar a mis hijas y ser la mejor madre sobria que podía ser”.

Así que dejó a un lado los malos hábitos y se marchó de Hollywood. “Mis prioridades de vida cambiaron” dijo. Para ella, abandonar la industria no fue una decisión enorme sino que “otras cosas eran más importantes”.

Me encanta actuar, adoro lo que hago e ir al teatro. Pero para mí, mis relaciones con otras personas se convirtieron en más importantes que mi relación con la fama” sentencia.

Hace cinco años la diagnosticaron con “deficiencia de alfa-1 antitripsina”, un trastorno hereditario que aumenta el riesgo de sufrir de los pulmones y el hígado, y desde entonces pasa mucho tiempo en su casa y no trabaja. “Soy una persona hogareña… no recuerdo la última vez que trabajé” dijo. “Me siento bendecida de que no tengo que trabajar. Pero tengo la opción de hacerlo y me siento afortunada en ese sentido. No muchas personas tienen esa oportunidad pasada cierta edad en la vida”.

Esperamos que al menos Top Gun: Maverick haga mención al personaje de Charlie y nos explique qué ha sido de ella. Aunque el protagonista no estará solo. En esta ocasión la historia tendrá un nuevo interés amoroso interpretado por Jennifer Connelly, 14 años menor que Kelly.

Para seguir leyendo:

Val Kilmer reaparece en público tras una larga temporada apartado de los focos

Katherine Heigl consigue otra oportunidad para volver a la cima de Hollywood

Clara Bow, el primer icono feminista del cine que fue olvidado por Hollywood