Keira Knightley se quedaba dormida durante el rodaje de 'Star Wars: la amenaza fantasma'

Pocos lo recuerdan, pero antes de saltar al estrellato en 2002/2003 con tres películas -Quiero ser como Beckham, Love Actually y Piratas del Caribe: la maldición de la Perla Negra- Keira Knightley llevaba varios años buscando un hueco en la industria del cine. Su debut en Hollywood ocurrió nada más y nada menos que en la saga galáctica de George Lucas. ¿Se acuerdan?

©Lucasfilm / ©Pathé Productions Limited, British Broadcasting Corporation and The British Film Institute 2019

La actriz tenía 12 años cuando se estrenó en la meca del cine interpretado a Sabé, la joven que suplantaba a Padmé Amidala (Natalie Portman) en Star Wars: la amenaza fantasma (1999). Sin embargo, las producciones con tantos personajes implicados hacen que las jornadas de rodaje sean eternas. Tanto que no lograba quedarse despierta entre tanta espera.

Así lo confesó Keira a Total Film (vía Games Radar) revelando que se dormía tanto que a penas tiene recuerdos del rodaje. Tenía 12. Realmente no lo recuerdo…

“Recuerdo que el tocado de la cabeza era tan pesado que me daba dolores de cabeza. De verdad que me acuerdo de un dolor de cabeza que me daba uno de los tocados” confiesa. Y recuerdo estar en el fondo del decorado tanto tiempo que me quedaba dormida. Estaba sentada en una silla, en el fondo, pero no podía mantener los ojos abiertos. Lo recuerdo claramente. Pero aparte de eso, no recuerdo nada más sobre ella [la película].”

Y es que era tan solo una niña. Incluso su actuación no permitió que se luciera de cara a otros estudios o proyectos futuros. La eligieron solo por su parecido a Natalie Portman y en postproducción doblaron su voz con la de la actriz que daba vida a Padmé. La película se rodó en 1997 y tuvo que esperar varios años hasta que llegara otra super producción a su vida. Si bien Walt Disney la escogió como protagonista de la TV Movie Princess of Thieves en donde daba vida a la hija de Robin Hood -un papel para el que aprendió tiro al arco, esgrima y a cabalgar a caballo- no tuvo buena recepción y fue un año después que su vida cambió gracias a una producción prácticamente independiente.

El éxito de Quiero ser como Beckham sorprendió a los críticos y la industria, haciendo que por primera vez el mundo se fijara en ella y así consiguió el papel de Elizabeth Swann en Piratas del Caribe. En esta ocasión ya tenía 17, pero tampoco recuerda mucho sobre ella. “El problema es que realmente no sé lo que recuerdo y de lo que acabo de hablar. Sé que dije que sentía que me iban a despedir. Lo cual suena como algo que pensaría yo. Pero realmente no recuerdo ese sentimiento. Creo que sentí que tuve mucha suerte. No anticipé lo que [la película] significaría y que después tendría una carrera increíble en Hollywood”.

A sus 34 años suma dos nominaciones a los premios Óscar, tres a los Globos de Oro y otros dos a los BAFTA (todavía no ganó ninguno). Keira volverá a nuestra cartelera el próximo 30 de abril con Rompiendo las normas, un biopic sobre el revuelo provocado cuando en 1970 el certamen de Miss Mundo coronó a la primera mujer negra de su historia.

Más historias que te pueden interesar: