Keira Knightley revela su negativa a participar en escenas sexuales rodadas por hombres

Cine 54
·3 min de lectura

No podemos negar que la carrera de Keira Knightley ha sido una de las más versátiles del Hollywood actual. Taquillazos comerciales como Piratas del caribe, dramas de época como Anna Karenina, películas musicales como Begin Again, clásicos como Orgullo y Prejuicio o Love Actually, e incluso cine de género como Buscando un amigo para el fin del mundo han caracterizado una trayectoria muy variada que dejaba a entender que la actriz no se ponía límites a la hora de aceptar papeles.

Pero Knightley sí tiene una condición importante como estrella protagonista. Se trata de las escenas de sexo.

Keira Knightley (Olivier Borde/Bestimages, Gtres)
Keira Knightley (Olivier Borde/Bestimages, Gtres)

La actriz de 35 años participó recientemente en el podcast de Chanel Connects con la directora responsable de The Farewell, Lulu Wang, y la productora Diane Solway. Las tres estuvieron charlando sobre cómo la pandemia ha afectado a sus respectivos trabajos y a la industria, aunque Knightley también aprovechó su intervención para detallar que desde que se convirtió en madre decidió agregar una cláusula de no desnudez a sus contratos.

¿La razón? Acorde a sus palabras, por vanidad y por sentirse incómoda por la mirada masculina.

Knightley entiende que algunos directores necesiten que alguien “se vea atractivo” para rodar esas “horribles escenas de sexo en las que estás engrasada y todos gruñen” y admite reconocer su valor dentro de las películas, pero ella se encuentra en un punto de su carrera en el que no siente que necesite hacerlas. “Soy demasiado vanidosa, he tenido dos hijos y prefiero no estar desnuda frente a un grupo de hombres", reconoce.

Sin embargo, no cierra la puerta a volver rodar escenas de sexo en un futuro, aunque pone como condición que esta estén dirigida por una mujer y que se aborde desde una perspectiva artística y enriquecedora, como por ejemplo, una película sobre “ese viaje de la maternidad y la aceptación del cuerpo”.

Pese a esta posición que mantiene en la actualidad hemos visto a Knightley protagonizar sonados desnudos a lo largo de su trayectoria. De hecho, durante la entrevista hace referencia a una de sus secuencias más famosas en Expiación: Más allá de la pasión que en 2019 calificó como “la mejor escena de sexo que he hecho nunca” en una entrevista con Vulture. "Nos sentimos muy cómodos y nada expuestos. Nunca va a ser algo divertido, pero no lo llevamos mal", admite en el podcast tras agradecer al director Joe Wright sus claras indicaciones durante el rodaje.

También es conocido que Knightley usa dobles de cuerpo para rodar algunas de sus escenas de sexo. En un encuentro con El País a raíz del estreno de El día que vendrá en 2019, admitió que no tenía problemas en protagonizar desnudos, siempre y cuando no sea su cuerpo el que aparece en pantalla. “No tengo problemas en hacer escenas de sexo en pantalla, siempre que no sea mi cuerpo”, reconocía la interprete. “Me siento perfectamente feliz y cómoda, mi cuerpo ha dado a luz a mi hija, la ha alimentado, estoy cien por cien agradecida a él, pero ya no tengo necesidad de desnudarme en una habitación llena de hombres, no lo necesito”.

Esta postura de la actriz de Piratas del Caribe también encuentra su explicación en su rápido ascenso a la fama. En 2018 admitió a The Hollywood Reporter que la presión de los medios buscando resaltar su sexualidad y a la vez castigarla por ello terminó generándole estrés postraumático. Querían que fueras sexy, pero también querían castigarte por esa sexualidad. Si no te derrumbabas frente a ellos, entonces les merecía la pena hacerte quebrar para que te desmoronaras enfrente de ellos”, explicaba.

Más historias que te pueden interesar: