Keanu Reeves presenta a su novia y todo el mundo se lleva las manos a la cabeza. ¿Por qué?

Por Marta Alameda
Photo credit: Taylor Hill - Getty Images

From Diez Minutos

Un actor de fama mundial que acude a una fiesta y posa en la alfombra roja con su novia cogidos de la mano, sonrientes y muy felices todo de una forma de lo más natural. ¿Alguien ve algo raro en esta escena que se repite cientos de veces en galas, entregas de premios, fiestas y estrenos? No, ¿verdad? Pues todo esto cambia cuando eres Keanu Reeves. El actor acudió el pasado sábado 2 de noviembre a la LACMA Art + Film Gala 2019 celebrada en Los Angeles junto a su pareja, la artista Alexandra Grant y el mundo se ha vuelto completamente loco por varios motivos.

Vale que esta aparición puede sorprender teniendo en cuenta la extrema discreción con la que el protagonista de 'Matrix' ha llevado siempre su vida privada. También puede causar algo de revuelo porque es la primera pareja que se le conoce de manera oficial en dos décadas. Pero más allá de eso, no encontramos razones de peso para que el planeta entero esté comentando este posado con tanto entusiasmo y tanto comentario malintencionado. Entonces, ¿qué es lo que ha pasado? Para llegar al fondo del asunto es mejor ponerse en situación.

Photo credit: Steve Granitz - Getty Images

La trágica (y no muy conocida) historia de Keanu

Aunque pueda parecer que en la vida de una estrella de cine todo es glamour, fiestas y felicidad, lo cierto es que el actor tiene una historia bastante trágica a sus espaldas desde su infancia. Su padre era alcohólico y le abandonó, su madre tuvo que trabajar como 'stripper' para mantener a la familia, su hermana luchó en dos ocasiones contra la leucemia y tuvo que afrontar la muerte de uno de sus mejores amigos por sobredosis a las puertas de un club nocturno la madrugada de Halloween. Sí, hablamos de River Phoenix, hermano mayor del último actor encargado de dar vida al personaje del Joker, Joaquin Phoenix.

Aunque el lado más terrible de su historia personal y también menos conocido estaba por venir. En 1999 su novia, la asistente personal Jennifer Syme, estaba embarazada del primer hijo de la pareja. La niña, a la que llamaron Ava, nació muerta de forma prematura. Después de enfrentarse al que probablemente sea el peor dolor que puede experimentar el ser humano, la pareja se separó y en 2001 Jennifer murió en un accidente de tráfico, lo que terminó de hundir al actor ya que todavía mantenían una gran relación de amistad.

El hombre triste

Con todos acontecimientos es más fácil entender que Keanu siempre haya procurado mantener su vida personal al margen del público y de la prensa. Y más aún cuando en 2010 se convirtió en el objetivo de las burlas y los memes de las redes sociales tras la publicación de una imagen en la que aparecía comiendo solo en un parque con aspecto abatido. Nadie tuvo piedad con él y todo el mundo le dio por acabado. Ya nadie se acordaba del éxito de algunos de sus trabajos como 'Speed: Máxima potencia', 'Le llaman Bodhi', 'Drácula de Bram Stoker' o la saga de 'Matrix'.

Photo credit: Gtres / Ron Asadorian / Splash News

El resurgir

Pero Keanu es una buena persona y se merece que le pasen cosas buenas. Lo decimos como lo sentimos y como lo demuestran acciones como donar millones de dólares de forma anónima, crear una fundación para ayudar en la investigación contra el cáncer y en la financiación de hospitales para niños enfermos, o tener innumerables gestos con sus seguidores como hacerse una foto en una rueda de prensa con una fan y su familia a pesar de que uno de los coordinadores del acto intentó evitarlo. Otro ejemplo sería negarse a usar el descuento que un empleado de un cine le ofreció con tal de conseguir un autógrafo del actor pero volver después a la taquilla con un recibo del bar del cine firmado para que ese fan tuviera su ansiado recuerdo.

¿No os parece suficiente para enamoraros de él? Pues aquí os dejamos una declaración que dio en una entrevista que si no consigue llegaros al corazón, ya no sabemos qué puede hacerlo. "El dinero no significa nada para mí. Podría vivir los próximos siglos con lo que ya he ganado. Mi idea de la felicidad está relacionada con acostarme en la cama con la persona que amo, compartir una cena con amigos o ir en moto. No tiene nada que ver con un saldo bancario de varios dígitos". Amén Keanu.

Este 2019 parece ser su año en lo que a trabajo se refiere con el estreno de 'John Wick: Capítulo 3 - Parabellum' y su aparición en la película de Netflix 'Quizás para siempre'. Por no hablar de otros esperados proyectos en su horizonte como ‘Bill & Ted Face the Music’, ‘The Matrix 4’ y ‘John Wick: Chapter 4’. Pero como él mismo ha dicho un poco más arriba, su idea de la felicidad está relacionada con acostarse en la cama con la persona que ama. Aquí es donde entra en juego su última pareja.

El inicio de su relación

Alexandra Grant es una artista que forma parte de su vida desde hace cerca de 10 años cuando trabajaron juntos para en la publicación en 2011 del libro 'Ode to Happiness'. Él ponía las letras y ella las ilustraciones. Esta combinación volvió a repetirse en 2016 con otra publicación titulada 'Shadows' y en 2017 llegó a su punto más alto cuando crearon la editorial X Artists’ Books. Su asociación profesional ha desembocado en una relación que su círculo más cercano ya había confirmado. "Sus amigos están convencidos de que la amistad de Keanu y Alexandra se ha vuelto romántica", afirmó una fuente cercana al actor en una entrevista en 'Life & Style'. Y así llegamos a su primer posado juntos en una alfombra roja.

LA aparición

Tras ver las imágenes que ha protagonizado juntos por todas partes, nos hemos quedado sin palabras por dos motivos. El primero que todo el mundo ha dado por hecho que Alexandra es más mayor que su novio porque lleva el pelo blanco sin teñir. Desgraciadamente, todavía estamos en ese punto en el que una mujer no puede mostrar su melena tal y como es sin complejos. Y eso que hasta la reina Letizia ya presume de sus canas con orgullo.

Y el segundo motivo también está relacionado con la edad. 55 años él y 46 ella, por cierto. Les separan tan solo 9 años, y la gente ha aplaudido el hecho de que Keanu no esté saliendo con una mujer bastante más joven que él como muchos de sus compañeros de profesión. ¿En serio hay que aplaudir esto? ¿En que momento ha dejado de ser normal que un hombre de 55 años comience una relación con una mujer de 46? ¿Tan asumido tenemos (o quieren que tengamos) que las mujeres a partir de una determinada edad deben teñirse el pelo, taparse ciertas zonas del cuerpo que ya 'no lucen igual' o ser remplazadas por otras más jóvenes? Para Keanu Reeves no, y si antes ya nos gustaba mucho, ahora solo queremos pedirle matrimonio antes de que se nos pueda adelantar Alexandra.

Photo credit: Emma McIntyre - Getty Images