Keanu Reeves es la estrella más tierna del mundo y lo que hizo por un fan lo demuestra

Keanu Reeves siempre ha sido un tipo con un aura especial. Ya sea porque lo veíamos como “el elegido” de Matrix, o por mantenerse distante de la fama conseguida, pero sea como fuere, Keanu siempre ha tenido una imagen muy zen.

Aún recuerdo cómo se sonrojó cuando le dije que su voz lo hacía más atractivo en pantalla durante nuestra entrevista por Ultimátum a la Tierra (El día que la Tierra se detuvo en Hispanoamérica, 2008) en Madrid. Y al reírnos por su reacción, me dijo que los halagos todavía le daban vergüenza. Sé de gente que se ha topado con él por la calle, sobre todo en Capri (Italia) donde vivió su hermana por un tiempo, y siempre ha sido un famoso amable, atento, educado y respetuoso con sus fans. Y ahora tengo otra anécdota para corroborar esa afirmación.

Autor: ©Niko Tavernise; Fuente: EOne Films.

Se trata de una historia que un fan compartió en redes sociales y que se está haciendo viral. Sucedió hace 18 años, cuando Keanu compró un helado solo para poder usar el ticket de compra para firmar un autógrafo.

En honor al estreno de John Wick: Capítulo 3 – Parabellum, que consiguió desbancar a Vengadores: Endgame en la taquilla tras su primer fin de semana de estreno en EEUU- un fan llamado James Dator compartió su historia a través de Twitter. “Keanu llegó al cine donde trabajaba en Sídney en 2001. Estaba trabajando en la saga de Matrix por entonces. Estaba tranquilo, era un miércoles por la mañana, y casi nadie estaba viendo películas” cuenta en su hilo.

Estaba trabajando en la venta de entradas, aburrido y de repente un tipo en jeans, chaqueta de cuero y un casco de cabalgar a caballo entra. Un casco ecuestre alocado y raro” prosigue. A Dator le llevó “30 segundos” ignorar el casco y darse cuenta de que era Keanu Reeves. El actor compró una entrada para ver Desde el infierno, aquel thriller de Johnny Depp, y en ese momento el joven fan decidió ofrecerle su descuento de empleado así tenía que firmar la hoja de trabajadores y, en secreto, obtener su autógrafo sin tener que pedírselo directamente.

Pero le dijo que él no trabajaba allí, refiriéndose a que estaría rompiendo las normas, y el bueno de Keanu pagó el precio normal, dejando a James frustrado por no haber conseguido su autógrafo.

Pero apenas 2 minutos después, alguien le tocó la puerta de su cabina del box office. James pensó que era su jefe. Pero no. Era el elegido de Matrix. “Me di cuenta de que quizás querías mi autógrafo, así que te firmé esto” le dijo, entregándole un recibo del puesto de chuches y snacks que había firmado en la parte de atrás. “Y luego arrojó un helado en la basura y se fue a ver su película”, sentencia el tuitero.

[VIDEO: Keanu Reeves y Sandra Bullock tuvieron un flechazo secreto rodando Speed]

James cuenta que luego se dio cuenta que, en realidad, Keanu había comprado el helado solo para tener un trocito de papel donde dejarle su firma de recuerdo “a un idiota de 16 años”, añade.

Lamentablemente, Dator no sabe qué hizo con el trozo de memorabilia.Está en el ático de mi madre o perdido en la mudanza” sentenció.

Moraleja de la historia: siempre lleva un trocito de papel encima, por si te cruzas con Keanu algún día. John Wick: Capítulo 3 – Parabellum se estrena en España el 31 de mayo.

Para seguir leyendo:

El renacer de Keanu Reeves: pasó 14 años en la lista negra de un estudio por rechazar Speed 2

Chad Stahelski desmiente que las Wachowski estén detrás de la cuarta entrega de Matrix