Katia Aveiro ya está en Madeira para cuidar a su madre

Por Diezminutos.es
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos

  • La madre de Cristiano Ronaldo, que sufrió un ictus el pasado 3 de marzo, se recupera en un hospital de Funchal, en Madeira.
  • Su hija Katia, que participó en 'Supervivientes', cuenta cómo va la recuperación de Dolores. "Mi madre es firme y fuerte", asegura.


Dolores Aveiro se recupera favorablemente del ictus que sufrió en la madrugada del pasado 3 de marzo. La madre de Cristiano Ronaldo se encuentra ingresada en el hospital Doctor Nelio de Mendonça, en Funchal, Madeira, donde ingresó tras sufrir el accidente cerebrovascular. Hasta la isla portuguesa, han viajado sus seres queridos para acompañarla en su recuperación. Uno de los primeros en llegar fue el futbolista de la Juventus de Turín que llegó a su tierra natal en avión privado acompañado por su novia, Georgina Rodríguez, y su hijo mayor, Cristiano Jr.

El deportista utilizó su perfil de Instagram para agradecer las muestras de cariño recibidas tras el ictus de su madre. "Gracias por todos sus mensajes de apoyo para mi madre. Actualmente está estable y recuperándose en el hospital. Mi familia y yo quisiéramos agradecer al equipo médico que la cuida", escribía en su cuenta oficial de Twitter.

Photo credit: Gtres

Después de que la propia Dolores compartiera sus primeras palabras desde el hospital tras su ingreso para contar cómo estaba, ahora ha sido su hija Katia la que ha querido explicar la última hora de la salud de su madre a través de su perfil de Instagram. Con una imagen en la que está acompañada por su hija Valentina, la cantante, que participó en 'Supervivientes', explicó cómo se encuentra su progenitora.

"Todo está bien aquí en la isla. Valentina y yo ya estamos al lado de nuestra ancianita y mi madre es firme y fuerte. Gracias por el apoyo y la fuerza y muchas gracias al equipo del hospital y a todos los que amablemente se preocupan por nuestra madre. María Dolores está difundiendo simpatía y sonrisas", escribió y comentó que ya están dispuestos a pasar página tras el susto.