Kate Moss: "Jamás he probado la heroína ni he sido yonqui"

La top model Kate Moss por fin ha dejado atrás su vida salvaje y llena de excesos. Hoy, lejos de drogas, alcohol y fiestas alocadas, afirma desde la madurez que jamás fue una yonqui ni consumió heroína.

Kate Moss (Photo by Mari Sarai/Wireimage) /Getty

Kate Moss encuentra la paz

La modelo británica tiene actualmente 45 años y podemos decir que ha sentado la cabeza, no sólo en lo sentimental sino, sobre todo, consigo misma. Kate Moss está feliz y se siente plena tanto en lo profesional, ya que sigue siendo una de las super modelos más consagradas del mundo, como en lo sentimental.

Kate comparte su vida con el fotógrafo británico-alemán Nicolai Von Bismarck,  que es 13 años menor que ella. Desde este equilibrio que le ha costado décadas alcanzar, Kate se sincera sobre su pasado tormentoso y, desafortunadamente, público.

Kate Moss: “Nunca fui una yonqui ni tomé heroína”

Que Kate Moss consumía alcohol y cocaína es innegable y ella misma lo ha admito dado que, entre otras cosas, los tabloides británicos de inicios de los 2000 (más concretamente 2005) la pillaron rodeada de cocaína e incluso esnifándola y, por supuesto, tuvieron la sangre fría de publicarlo en portada.

Portadas de 2005 de Kate Moss y la cocaína vía The Sun / Daily Mirror

Por aquel entonces Kate Moss compartía su vida con la que ha sido, quizá, su peor influencia; el polémico músico Pete Doherty que hoy tiene 40 años. Kate y Pete vivieron su relación al límite y eso implicaba fiestas nocturnas -y diurnas- borracheras constantes y drogas.

Te puede interesar: Kate y Nicolai se van a vivir juntos

Sin embargo Moss quiere dejar bien claro que, aunque ingresó en un centro de rehabilitación 5 semanas, nunca fue una yonqui sino que era alcohólica.

En sus propias palabras en The Sun: “Se ha dicho de todo sobre mí y siempre intentado ignorar las peores cosas. Me acuerdo de que llegaron a hacerse camisetas en las que se decía que era una yonqui. Y eso nunca fue verdad. Una de las razones por las que me emborrachaba tanto era porque me negaba a probar la heroína. Incluso llegué a pensar: ‘Que les den, ya que lo dicen igual debería hacerlo‘”.

Y prosigue: “No quiero volver a esas dinámicas de la época en que bebía. No era sano para mí ni para nadie, y además vivía en un estado de negación constante. Podría haber seguido en esa línea, pero empecé a sentirme completamente infeliz. Ese efecto de evasión deja de funcionar después de un tiempo y, desgraciadamente, te hace querer beber más y más“.

“La situación escapaba a mi control”

Sobre su ingreso en rehabilitación, la modelo afirma que le costó muchísimo tomar la decisión y es que sabía que allí dentro no podría beber: “Siempre me negué a ingresar, odiaba la mera idea de tener que estar en una de esas clínicas y además tampoco quería encontrarme en un sitio en el que no podría beber. Pero es verdad que la situación ya escapaba a mi control. El alcohol ya no me dejaba pensar con claridad y estaba siempre sufriendo la resaca.

¿Qué opinas de las duras y sinceras declaraciones de Kate? ¿Tiene sentido afirmar hoy en día que nunca fue una adicta a las drogas o aclarar que no probó la heroína? ¿Acaso el alcohol no es una droga y una adicción aunque sea legal? Quizá la modelo ha querido quitarse una espinita que llevaba años clavada… lo realmente importante es que hoy en día, Kate Moss ha renacido.