Kate Middleton rescata el abrigo-vestido blanco de Alexander McQueen que tiene desde 2015

·2 min de lectura
Photo credit: Eamonn M. McCormack
Photo credit: Eamonn M. McCormack

Tener una prenda en el armario y darle salida constante solo puede significar una cosa, sabes que te sienta muy bien, por supuesto es tendencia ya sea clásica y atemporal o más de la temporada, y sin duda que también está entre tus favoritas. Y si perteneces al mundo "royal", repetir hasta cuatro veces un abrigo vestido, como ha hecho Kate Middleton, es la confirmación de lo que te estamos contando. La duquesa de Cambridge lo ha hecho con motivo del tradicional servicio religioso por el Día de ANZAC que se ha celebrado en la mañana de este lunes en la Abadía de Westminster, en Londres.

La duquesa de Cambridge suele sorprendernos con sus estrenos, generalmente de firma de moda británica, pero también es una persona muy concienciada con la sostenibilidad y tiene muy present el sacar partido a su armario. Y lo cumple a rajatabla. Si hace unos días nos mostraba cómo ir cómoda sin perder la elegancia con vestido de 'print' leopardo y mocasines planos, y que también nos ha seducido y nos ha mostrado cómo crear un look con americana beige y salones negros básico para convertirlo en el más especial, esta vez ha recurrido por cuarta vez a su abrigo vestido blanco de Alexander McQueen.

Kate tiene este abrigo desde 2015, es decir, desde hace siete años y lo ha llevado en momentos tan especiales como el bautizo de su hija Charlotte. El diseño es muy Kate, elegante y de estilo clásico. Es de largo medio, hasta las rodillas; de cintura estructurada pensada para marcarla y crear una silueta muy femenina, y añade amplias solapas que crean un escote discreto pero muy bonito. El bajo es levemente evasé. Lo ha acompañado con la otra pieza principal del look, una diadema de tweed en color marfil de la marca Jane Taylor London.

Photo credit: Eamonn M. McCormack
Photo credit: Eamonn M. McCormack

Para completar el estilismo, Kate Middleton ha añadido un clutch de ante negro de la firma británica Jenny Packham y unos elegantes salones de ante negro a tono de Gianvito Rossi. Y para homenajea a su suegra, la princesa Diana, ha llevado sus aretes Collingwood, de diamantes con una gran perla colgante en forma de lágrima. Fue un regaló del príncipe Carlos a Diana en 1981, poco antes de su boda.

Cada vez que Kate ha apostado por este vestido-abrigo (en 2015 en la Iglesia St. Mary Magdalene de Sandringham; en 2016 en el Trooping de Colour; en 2017 en un viaje oficial a Bélgica y ahora) lo ha combinado de manera diferente. Aquí tienes los looks.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente