Los príncipes de Gales y los duques de Sussex, reunidos para rendir homenaje a Isabel II

·2 min de lectura
Photo credit: Chris Jackson - Getty Images
Photo credit: Chris Jackson - Getty Images

La reina Isabel II fallecía el pasado jueves por la tarde a los 96 años de edad. El fin de una era que dejaba desolados a sus familiares y a toda una nación que sentía auténtica devoción por ella. A pesar del dolor, la familia real británica ha querido salir a la calle para dar las gracias a todos aquellos que han expresado su solidaridad con ellos a través de mensajes, flores y de su presencia física en varias de las propiedades de los royals británicos.

De ahí que hayamos visto salir del castillo de Windsor a los ya oficiales príncipes de Gales, Kate Middleton y el príncipe William, junto a Meghan Markle y Harry, duques de Windsor, para saludar y dar las gracias a todos los que se habían acercado hasta las inmediaciones de la propiedad.

Photo credit: Chris Jackson - Getty Images
Photo credit: Chris Jackson - Getty Images

Visiblemente afectados y de riguroso luto, las dos parejas salían del castillo con gesto serio, pero dando una imagen de unión que no se veía desde que los duques de Sussex abandonaran sus deberes reales para mudarse a Estados Unidos. Meghan Markle y el príncipe Harry salían cogidos de la mano, mientras que los príncipes de Gales, siempre menos cariñosos debido al protocolo, dejaban una distancia prudencial entre ellos.

Los cuatro han hablado con los que allí se encontraban, les han dado las gracias por su apoyo y también han observado con atención todos los regalos y ramos de flores que hasta allí han llegado.

Photo credit: Chris Jackson - Getty Images
Photo credit: Chris Jackson - Getty Images

Kate Middleton ha escogido para una cita marcada por la tristeza, pero también por la emoción de comprobar cómo el pueblo británico adoraba a la reina Isabel II, un vestido negro tubo entallado de manga larga.

Photo credit: Chris Jackson - Getty Images
Photo credit: Chris Jackson - Getty Images

Meghan Markle también ha lucido un vestido negro, pero ella lo ha preferido de manga corta y con vuelo. Dos estilismos que esta vez no han sido los protagonistas, sino que han permanecido en segundo plano dejando que este reencuentro lanzara un mensaje: la reina Isabel II siempre quiso que la familia estuviese unida y así han querido escenificarlo en esta señalada ocasión. God save the Queen.