“¡Cuida de tus hijos!”: la frase que supuestamente enfrentó a Kate y Meghan

Se ha hablado mucho de cómo es en realidad la relación entre las dos súper cuñadas de la Familia Real británica. Si Kate Middleton y Meghan Markle se llevan bien, mal, o regular, ha ocupado cientos de titulares en la prensa inglesa y mundial. Y sigue ocurriendo. Ahora, la revista Life & Style enciende una gran mecha mediática y se aviva la polémica. La publicación afirma que el supuesto distanciamiento entre Kate y Meghan proviene de un comentario que hizo la Duquesa de Sussex sobre los hijos de la Duquesa de Cambridge.

LONDON, ENGLAND - JULY 13: Catherine, Duchess of Cambridge and Meghan, Duchess of Sussex in the Royal Box on Centre Court during day twelve of the Wimbledon Tennis Championships at All England Lawn Tennis and Croquet Club on July 13, 2019 in London, England. (Photo by Karwai Tang/Getty Images)

El episodio, que sale ahora a la luz, habría tenido lugar durante un partido de polo benéfico conocido como “The King Power Royal Charity Polo Day”, que tuvo lugar el verano pasado. En la competición participaban el príncipe Guillermo y el príncipe Harry. Al evento asistieron tanto Kate Middleton con sus tres hijos George, Charlotte y Louis, como Meghan Markle con el pequeño Archie. Mientras tenía lugar el partido, los tres hijos de la Duquesa de Cambridge jugaban animadamente y presuntamente se habrían arrimado con sus juegos al hijo de Meghan. Supuestamente, la Duquesa de Sussex, como madre primeriza, se preocupó por su pequeño Archie, que apenas contaba con algo más de un mes de vida y le veía frágil ante los cercanos juegos de sus primos mayores. Entonces fue cuando presuntamente Meghan Markle gritó a su cuñada Kate: ¡Cuida de tus hijos!, según publica la revista Live &Style. Una frase que molestó profundamente a Kate Middleton y que provocó un gran enfado entre las dos. Un enfado que hay quien afirma que no habrían resuelto aún.

(Photo by Samir Hussein/WireImage)

Las cosas se habrían complicado más cuando los príncipes Guillermo y Harry terminaron la competición. Los hermanos se acercaron a sus respectivas familias y fueron informados por sus mujeres del incidente ocurrido. Entonces, los propios Guillermo y Harry, lejos de destensar el desencuentro entre Kate y Meghan, habrían defendido cada uno a su esposa y se habrían enfadado entre ellos, siempre según informa la revista. Y, desde entonces, las cuñadísimas habrían levantado “una barrera” en su relación familiar.

Si el episodio ocurrió así, podríamos llegar a entender tanto a Kate como a Meghan. Sería normal que Meghan Markle estuviera preocupada por su primogénito Archie. Meghan es madre primeriza, era una de sus primeras salidas con su hijo, y éste era aún muy pequeño. Razones más que suficientes para que quizás Meghan pudiera encontrarse en un estado de excesiva alerta. Un estado que podría haber llevado a la Duquesa de Sussex a exclamar de manera instintiva la famosa frase que supuestamente exclamó y que molestó tantísimo a Kate. Quizás, la frase de Meghan, si es que se pronunció, no fue afortunada, probablemente no. Por ello, también se entiende que Kate se pudiera llegar a enfadar si le llaman la atención sobre el cuidado de sus propios hijos. Ambas posturas pueden darse, y hasta entenderse. Pero, tampoco parece un episodio tan relevante como para que dañe profundamente la relación entre estas dos cuñadas. No parece que sea algo muy difícil de superar y olvidar. Recordemos, además, que no son dos cuñadas cualesquiera. Son dos cuñadas que están llamadas a llevarse bien, por sus respectivos papeles en la monarquía británica.

Parece algo exagerado, y hasta insólito, que una sola frase, una exclamación, pueda romper drásticamente los lazos familiares. Pero, aún más llamativo resulta el hecho de que el incidente también lograra crear una distancia entre sus maridos, entre los propios hermanos, entre los príncipes Guillermo y Harry. Resulta ciertamente extraño. Parece que, o debía haber algo más que una sola frase para que se llegase a la supuesta distancia entre Kate y Meghan, o la distancia entre las dos súper cuñadas de la realeza británica no es tan real.