Kase.O y su jazz magnético arrasa en casa a base de ritmo, estilo y mucha luz

·4 min de lectura

Zaragoza, 8 oct (EFE).- Kase.O ha regresado este jueves a Zaragoza triunfante con un concierto cargado de ritmo, color, estilo y mucha luz -física y metafórica- para los cerca de 4.000 asistentes en el pabellón Príncipe Felipe, con una vuelta a casa que no ha desmerecido la reputación de un artista considerado como uno de los mejores MC en castellano.

El rapero volvía este jueves a la capital aragonesa dentro su gira para celebrar el décimo aniversario de su disco ‘Jazz Magnetism’, ese ejercicio de estilo y buen gusto hecho a medias con cinco músicos de jazz, al que ha vuelto este año en formato directo para adaptarse a las condiciones de la pandemia con un espectáculo que también ha estado trufado de otros de sus grandes éxitos en solitario y con Violadores del Verso.

Signo de estos tiempos, el pabellón esperaba con sus sillas en la pista al público y a Kase.O (Javier Ibarra), que ha aparecido después de los músicos, con camisa blanca y vaqueros, avisando a los asistentes: “Vamos a pasarlo bien esta noche, dejaos llevar”.

Así ha sido, primero con ‘Libertad’, el tema que, precisamente, abre su LP de jazz-rap que ahora cumple una década, para poner a prueba a un auditorio que esperaba con ganas al músico.

Con un sonido más que bueno para las condiciones de un pabellón como el Príncipe Felipe y un potente juego de luces, Kase.O ha continuado con ‘Presente’, otro de los cortes de su Jazz Magnetism, con el que ha demostrado que sigue completamente en forma a la hora de concatenar palabras delante de un micrófono.

Tras la canción, que ha mezclado con ‘Guerrero psicológico’, ha llegado el turno de presentar a los “magnéticos” que le acompañan encima de las tablas y que han inmerso de color y matices las palabras de Javier Ibarra durante todo el concierto.

Son “el hombre más sexy del año”, en palabras de Kase.O, es decir, el saxofonista Escandaloso Xposito; “el que lo sabe todo”, o el percusionista Juan Beguín; Juan Pablo Balcázar, “como un reloj”, en el bajo; “el gallego de oro” Dani Domínguez a la batería y, por último, “el payés del jazz", el guitarrista Dani Comas.

Tras esta presentación ha llegado la oscuridad de ‘A solas con un ritmo’ y la aclamada ‘Ninguna chavala tiene dueño’, de su álbum con Violadores del Verso 'Vicios y virtudes', en una versión con banda de alto nivel.

‘Que no hay alcohol’ ha anticipado el cambio en el maestro de ceremonias, ya que Xposito ha dejado el saxofón para cantar el tema al que da nombre en el disco, para anticipar uno de los últimos lanzamientos de Kase.O, ‘Bécquer’.

Jugando en casa no era extraño pensar en que hubiera colaboraciones del afamado panorama del rap en Zaragoza, y así ha sido cuando han subido al escenario Xhelazz y Sho Hai para hacer las delicias de unos asistentes que han aclamado la llegada del miembro de Violadores del Verso.

Otra vez en solitario, ha acudido a su disco El Círculo para interpretar ‘Mazas y catapultas’, “lo más original que puedas oír”, en palabras del rapero, antes de comenzar con un lujoso preludio la alambicada ‘Boogaloo’.

Con ‘Como el sol’ ha puesto a dar palmas al respetable, al que ha encargado la “misión” de “iluminar el camino para los demás”, uno de los muchos mensajes que ha lanzado al público animando a hacer el bien y cuidar de los suyos.

Uno de los momentos más bellos de la noche ha llegado con ‘Repartiendo arte’, otra muestra del talento de Ibarra para componer canciones brillantes en lo estilístico y con una gran dosis de profundidad en los textos. Antes, el rapero se ha acordado de su compañero en Violadores del Verso Lírico, para el que ha pedido el “amor” de Zaragoza.

La primera despedida ha llegado al terminar el tema, un amago con el que ha tentado a sus seguidores: “¿Ese es el ruido que hacéis? Me voy para casa”. La respuesta ha sido inmediata, con un atronador golpeteo que ha hecho retumbar al pabellón.

Ha vuelto con fuerza con ‘Ringui dingui’, para continuar con otro de los Divertimentos que está lanzando desde hace un tiempo, la potente ‘Tiranosaurio Rex’. “No quiero ni toros ni reggaetón en horario infantil”, ha clamado antes de cantar, para deleite del público.

El concierto ya tocaba a su fin y ‘Renacimiento’, uno de los éxitos más potentes de Jazz Magnetism, ha anticipado que poco quedaba, como así ha sido. No sin que antes Kase.O consiguiera poner a todos en pie y coreando este tema.

‘Outro’ ha cerrado, finalmente, el espectáculo, con una especie de monólogo cantado en el que ha solicitado, una vez más, a los asistentes que cumplan con su misión: “Cuanto más amor das, mejor estás”, que dice el estribillo, ha sido el broche para concluir.

Con este concierto, Kase.O cierra el primero de los dos recitales programados en su ciudad. Este viernes será el turno del segundo, en el mismo lugar y a la misma hora, la nueve de la noche.

Marcos Díaz

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente