Un millonario alemán busca a 10 ‘amigos’ para vivir en su “paraíso” privado

Karl Reipen es un multimillonario alemán titular de una propiedad en Nueva Zelanda que lleva varios años reformando y diseñando a su gusto. Ahora que está terminada busca con quien compartirla. Pero no en el sentido romántico, sino de la amistad. Lo que quiere es localizar a 10 personas que quieran mudarse allí para disfrutar de una vida cómoda y campestre formando su propia comunidad.

El río Awakino, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, da nombre a la finca en la que este multimillonario alemán quiere fundar su comunidad (Foto: Getty Images)

Según publica The Guardian, esta búsqueda se está llevando a cabo a través de anuncios publicados en la prensa local que se han convertido en noticia en medios digitales y empiezan a recorrer el mundo. En dicho aviso, que ha sido impreso con el título Vivir en el paraíso, lo que se explica es que se busca a una decena de personas de hasta 70 años además de contar cómo se enamoró del país en el año 2000 durante un viaje de dos semanas por dos de sus islas.

Su granja o finca se encuentra situada en la Isla Norte (en la zona de la costa oeste), lleva por nombre Awakino, como el río cercano, y en su última valoración alcanzó un valor de 8,5 millones de dólares neozelandeses (al cambio, algo más de 5 millones de euros).

Reipen, quien habría hecho su fortuna con la venta de café helado en lata y cuenta con diversas inversiones a nivel internacional, compró la finca antes de que el gobierno de Ardern prohibiese a ciudadanos extranjeros hacerse con viviendas en el país. Aún así, conseguirlo no fue sencillo y ponerlo todo apunto le ha llevado 10 años.

“Ahora que todo está terminado, me gustaría compartir el paraíso con gente agradable”, explica sobre sus intenciones. La propiedad está a hora y media de grandes núcleos de población en un terreno situado entre el mar de Tasmania y el mencionado río Awakino, del que ha tomado su nombre.

En su interior, y como alicientes para mudarse hasta allí, instalaciones como una bodega, establos, vistas al mar… y varias casas para dos personas en las que vivirían los miembros de la comunidad. En su anuncio, Reipen asegura que los caballos son bienvenidos. Por si alguno de los candidatos los tuviese.

“Podrían vivir en casas de dos personas y compartir una hermosa bodega para reuniones sociales y cenas. Si está interesado en vivir una vida con un grupo de personas interesantes, puede ser una vida nueva para usted ”, se puede leer en el texto del anuncio, que continúa asegurando que “se puede disfrutar de caminar, pescar, ir de compras, practicar kayak, observar aves, nadar u observar a los simpáticos animales”.

Más historias que te pueden interesar: