Karina está callando bocas a quienes no la tomaban en serio

·5 min de lectura

Una o dos veces por semana el programa Pasapalabra, de Antena 3, renueva sus invitados. Y este 16 de marzo Roberto Leal dio la bienvenida a los actores Diego Arjona, Salva Reina, Arantxa del Sol y a la cantante Karina (que, por hacer justicia, recordemos que protagonizó varias películas, por lo que también podemos catalogarla como actriz). Y en su primera tarde, Karina, a sus 76 años, se robó todos los focos, y además, calló bocas a quienes no se la tomaban en serio.

Quienes conocen sus andanzas televisivas sabe de sobra que Karina es una artista que irradia luz por doquier. Es cantante, pero también un personaje televisivo con entidad propia; podría decirse que ella fue una precursora de Operación Triunfo, pues ganó Pasaporte a Dublín, un talent show del que salió elegida como representante de España en el Festival de Eurovisión. Y no lo tenía fácil, pues allí también competían cantantes como Rocío Jurado y Nino Bravo. Su canción en Eurovisión fue ‘En un mundo nuevo’, y bajo la dirección de orquesta del insigne Waldo de los Ríos se trajo un segundo puesto que nos supo a victoria.

El legado musical de Karina en la cultura popular española es innegable. Sus canciones ‘Las flechas del amor’, ‘La fiesta’ o ‘El baúl de los recuerdos’ son clásicos ya atemporales, que siguen sonando en la radio o en la televisión de vez en cuando, si bien hubo un tiempo en el que Karina dejó de interesar como artista, quedó anticuada y dejaron de tomársela en serio. Ella misma lo contó en Sálvame Deluxe en el año 2011, en aquel invento que tuvieron llamado La caja Deluxe donde los famosos se enfrentaban a sus demonios del pasado.

La cantante Karina posa durante la sesión de retratos para presentar su nuevo disco, en Madrid, España. 7 de marzo de 2019 (Foto de Óscar González/NurPhoto vía Getty Images)
La cantante Karina posa durante la sesión de retratos para presentar su nuevo disco, en Madrid, España. 7 de marzo de 2019 (Foto de Óscar González/NurPhoto vía Getty Images)

Cuando fui a renovar mi contrato discográfico, no me dejaron pasar del hall, me dijeron que no renovaban a cantantes horteritas como yo. Me caí en un abismo y aún hoy no entiendo por qué no me dieron explicaciones estando en la cresta de la ola y vendiendo discos”, se lamentó entonces la artista. En aquel mismo programa confesó que había pensado en retirarse de la música, “pero no pidiendo perdón, sino dando las gracias a ese público que no ha dejado que mi nombre cayese a pesar de todos los pesares”. Un público que nunca le ha permitido apagar el micrófono del todo, pues ella sigue subiéndose a los escenarios cada vez que tiene ocasión. Evidentemente, su agenda no es la de antaño, pero sigue siendo un nombre imprescindible en muchas fiestas populares como la del Orgullo LGTBIQ+, donde recibe el cariño de las nuevas generaciones.

Nacida en Jaén en el ya lejano 1945, su nombre real es Maribel Llaudés, con el cual sacó sus primeros trabajos discográficos. Su belleza angelical hizo que el artista infantil Torrebruno se refierese a ella como “carina”, que en italiano significa bonita o agradable, y a partir de entonces se convirtió en la Karina que todos conocemos.

Ese perfil dulce e ingenuo le ha jugado malas pasadas profesionales. No solo acabó con su mejor contrato discográfico, sino que también le ha dado sinsabores en la televisión, donde tampoco se la ha tomado siempre en serio. En el año 2019, por ejemplo, visitó el Deluxe para reencontrarse con su exmarido Juan Miguel, que acababa de concursar en GH DÚO, y el programa no la trató como se merecía. Karina acabó abandonando el plató entre lágrimas, y en las redes sociales muchos espectadores afearon que se tratase así a alguien de su trayectoria, que nunca se ha prestado a protagonizar peleas delante de una cámara.

Aunque pasan los años, Karina sigue en plena forma, y ella misma nos lo muestra a través de su Instagram. En el confinamiento fue un rayo de luz entre tanta oscuridad, y nos animaba con vídeos contando cómo estaba pasando su día a día, cantando sus viejos éxitos de manera altruista para entretener al respetable, y hasta improvisando temas ligados a la actualidad como aquel de “ponte la mascarilla”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En Pasapalabra, en la tarde de ayer, demostró que sigue con su cabeza muy bien amueblada, y transmitió un buen rollo que ya quisieran otros programas donde prima la crispación y el enfrentamiento. Casi como era de esperar, su momento de gloria vino de la mano de la prueba musical, donde había que adivinar con muy pocos segundos de muestra el tema ‘Simply the best’ de Tina Turner. Ella pulsó el botón con mucho ahínco, y lo dio todo cantando la canción… A su manera, eso sí, manteniendo la musicalidad, pero inventándose la letra que daba gusto. Se levantó, bailó, atrajo todas las miradas. Roberto Leal dijo que jamás nadie lo había dado tanto en ese pequeño reto, y aunque lo que cantaba no se correspondía con lo que decía originalmente la Turner, decidieron darle la respuesta por válida por ofrecer la melodía y por cómo se había entregado.

En definitiva, fue una delicia ver a la cantante andaluza en un programa de tantísima audiencia, sobre todo, porque demostró que sigue siendo una artista totalmente válida, y que ha demostrado a aquellos que no se la tomaban en serio como profesional que estaban totalmente equivocados.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente