¿Por qué está Kanye West enfadado con Adidas?

·3 min de lectura
Photo credit: Gotham - Getty Images
Photo credit: Gotham - Getty Images

Ya lo decía la canción de Kanye West y Jay-Z N*ggas in Paris: "no one knows what it means, but it's provocative" (nadie sabe lo que quiere decir, pero es provocador), y eso es básicamente lo que pensamos cuando leemos las publicaciones de West en Instagram (@kanyewest). El rapero acostumbra a postear y borrar textos cada cierto tiempo, en los que da rienda suelta a sus cabreos como si de un hilo de Twitter se tratara. Entre sus querellas más recientes están sus quejas sobre Kim Kardashian y Pete Davidson, poco después de que se divorciasen; o cuando decidió que iba a presentarse a presidente de Estados Unidos y le cayó una ola de memes. Pero su bronca más reciente ha sido sin duda la disputa con Adidas respecto a la franquicia de zapatillas Yeezy, un negocio millonario con el que el cantante dice estar muy descontento. Así lo ha hecho saber a través de una catarata de publicaciones en las que acusa a la marca alemana de haber roto su contrato al tomar decisiones sobre Adidas Yeezy sin él y no haber cumplido algunas promesas. Vamos por partes:

El lanzamiento de nuevas zapatillas sin su consentimiento

Esta fue una de las primeras publicaciones de Ye (su nombre legal desde 2018). En ella, el rapero afirma que: "Adidas pinta y relanza mis zapatillas antiguas como si estuviera muerto". Este es el punto central de la disputa, que le ha llevado a arremeter contra el CEO de Adidas Kasper Rørsted y especialmente contra el Vicepresidente Senior Daniel Cherry, a los que culpa de haber comercializado Yeezys "falsas" sin su consentimiento especialmente en el mercado chino. A esto se le suma que la marca también ha lanzado las Adilette 22, unas chanclas muy similares a las Yeezy Slides, las AdiFOM Q, muy parecidas a las Yeezy Foam Runner.

La ruptura billonaria del contrato

Aunque algunos de los posts de West han sido eliminados, en ellos el cantante afirmaba que parte del acuerdo supuestamente implicaba que Adidas abriría tiendas de Yeezy, lo cual no ha sucedido hasta ahora y ha sumado a su enfado. En uno de los pies de foto, el de Chicago dice querer rescindir ya del contrato (firmado hasta 2026) y no dentro de siete meses, como había mencionado en una carta que mandó a los abogados de Adidas. Si te preguntas qué opina la marca alemana al respecto, nosotros también porque todavía no se ha pronunciado. Lo único que sabemos es lo que Ye está contando a través de Instagram. Según el artista, la firma del trefoil trató de comprar la franquicia por un billón de dólares, a lo cual él se negó: "Mis royalties para el año que viene se estiman en 500 millones de dólares... Yeezy supone el 68% de las ventas online de Adidas". West también asegura que seguirá percibiendo el 15% de las ventas de las zapatillas Yeezy "falsas" que continúen vendiendo cuando él se vaya de la marca.

Recuperar el control de la producción de las zapatillas

Entonces, ¿cuáles son los planes de Kanye West al respecto? Por un lado, el artista planea rescindir del contrato antes de 2026 y por otro lado, quiere adquirir fábricas en las que fabricar sus zapatillas o en su defecto, comprar una marca y producir a través de ella. West ha puesto el ojo en JP Morgan, pero cree que se negarán porque Jing Ulrich, una de las ejecutivas de la marca, también forma parte del gabinete de Adidas. Lo último que sabemos es que de aquí a diez días planea arremeter también contra Gap, marca co la que tiene otra colaboración: Yeezy x Gap.