El Kanka hechiza de ritmo y cariño el Auditorio de Zaragoza

·3 min de lectura

Zaragoza, 4 jun (EFE).- El Kanka se ha convertido esta noche de viernes durante casi dos horas en algo parecido a un hechicero que, con su música, ha despertado el afecto sincero del público que ha acudido a la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, en un concierto con el que ha repasado los grandes temas de su trayectoria.

El cantante malagueño, que ha hecho parada en la capital aragonesa dentro de su gira El Payaso, se ha encontrado en la ciudad con un patio de butacas lleno, que ya aguardaba su llegada con expectación antes de su salida a escena.

Sin embargo, no solo fueron las ganas del público las que permitieron al cantante triunfar en el recinto, sino que los 18 temas que completaron el recital y el cariño que también manifestó hacia sus seguidores han cautivado por completo a los asistentes.

Pasados seis minutos de las nueve de la noche ha comenzado la actuación, cuando el Kanka ha salido con su guitarra al escenario, acompañado de una ovación cerrada. Lo ha hecho para interpretar ‘Sabéis quiénes somos’, una canción que compuso durante el confinamiento y que ha encontrado una generosa bienvenida.

Con pantalón corto vaquero y camisa veraniega estampada ha aparecido en escena, un ‘look’ muy estival para una época en la que parece que ya se vislumbran las bondades del verano y, quizás, de unas menores restricciones en las actividades culturales.

De esto último, seguro, había ganas en el concierto, dada la actitud de un público que celebró todos y cada uno de los temas que sonaron y que, de no ser por las restricciones anticovid, hubiera acrecentado la fiesta todavía más.

El Kanka, no obstante, ha propuesto una lista de canciones muy apetecible para los presentes, con clásicos de su repertorio como ‘Qué bello es vivir’, cantado en sus primeros compases prácticamente desde los asientos. Bajó las revoluciones con ‘Querría’, canción con tintes sonoros más melancólicos pero que también fue muy bien acogida.

‘Guapos y guapas’ y ‘A dieta de las dietas’ avanzaron en esta actuación en la que, además de El Kanka, estuvieron presentes en el escenario Álvaro Ruiz (guitarra), José Benítez (batería), Pedro Campos (bajo), Carlos Manzanares (teclados, saxo) y Juan Rubio Pastor ‘el Manin’, (percusión).

Tras ‘Andalucía’ y ‘Vengas cuando vengas’, el cantautor ha vuelto a manifestar el agradecimiento al público, en esta ocasión, por acudir a los conciertos “en una época tan rara como esta”. Este pequeño monólogo ha servido de antesala a otra de las canciones más jaleadas: ‘Payaso’, un tema con esencia de chirigota que, por cierto, lanzó en colaboración con los zaragozanos Sharif y Mxrgxn.

Con ella ha puesto en pie a los asistentes, que han pasado poco después a la emotividad de ‘Tienes que saltar’. En este caso, un mano a mano con el guitarrista propició el momento quizás más íntimo de la velada.

‘Por tu olor o ‘Sí que puedes’ han sido otros de los éxitos que han resonado en las paredes del auditorio zaragozano antes de que llegara ‘Lo mal que estoy y lo poco que me quejo’, uno de los momentos más memorables de la noche, con casi todo el público en pie, bailando y coreando la canción.

Tras la inevitable parada para los bises, el Kanka ha regresado al escenario con ‘Me gusta’, para cerrar el concierto por todo lo alto con ‘Canela en rama’. “Ha sido un puto placer”, ha dicho sentido el músico, justo antes de despedir la actuación con el ‘Depende’, de Jarabe de Palo, sonando por los altavoces, ya con las luces encendidas.

Ahí, todavía seguía el público en pie aplaudiendo un concierto que seguro que ha dejado muy buen sabor de boca a los seguidores del Kanka. Ahora, al artista malagueño le queda el reto de completar las cinco actuaciones que le esperan en el Teatro Rialto de Madrid, del 16 al 20 de junio.

(c) Agencia EFE