La Justicia chilena mantiene la prisión preventiva contra el líder radical mapuche

·2 min de lectura

Santiago de Chile, 22 sep (EFE).- La Justicia chilena resolvió este jueves mantener la prisión preventiva del líder radical mapuche Héctor Llaitul, cuya defensa presentó un recurso de amparo para su libertad inmediata tras ser detenido a fines de agosto en un operativo policial.

“La decisión del tribunal de garantía que dispuso la medida cautelar de prisión preventiva al amparado Héctor Javier Llaitul Carrillanca, cumple cabalmente con las exigencias legales de fundamentación”, indicó en fallo unánime la Corte Suprema.

“(...) no se advierte en el proceder de la Sra. Juez de Garantía ilegalidad o antijuricidad ninguna que afecte la libertad personal del amparado”, dice el documento.

Poco después de la detención de Llaitul, vocero y líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), sus defensores anunciaron la presentación de un recurso de amparo para conseguir su libertad, acusando una "operación política" en su contra.

A la fecha, a Llaitul se le imputan cinco presuntos delitos ocurridos entre 2020 y 2022, entre ellos robo de madera y atentado contra la Ley de Seguridad Interior del Estado.

La CAM, fundada a fines de 1997, es una de las organizaciones autonomistas mapuche más importantes del último tiempo, reivindicando periódicamente ataques incendiarios y sabotaje contra maquinaria e infraestructura de empresas forestales que operan en la zona sur del país.

En el territorio, 700 kilómetros al sur de Santiago, se desarrolla hace décadas el llamado "conflicto mapuche", que enfrenta a privados extractivistas, al Estado y a comunidades indígenas.

Los terrenos que reivindican los mapuche fueron ocupados con violencia a fines del siglo XIX por el Estado chileno en un proceso conocido oficialmente como la "Pacificación de La Araucanía" y ahora pertenecen en su mayoría a grandes empresas o familias que descienden de colonos.

Desde mayo pasado, el Ejecutivo impulsó un estado de excepción constitucional que permite el despliegue de Fuerzas Armadas para apoyar la labor de control policial en rutas y caminos secundarios, medida que ha sido sucesivamente ratificada por el Congreso en el marco de múltiples ataques violentos, algunos de ellos acabando con la vida de policías y trabajadores.

(c) Agencia EFE