'Jurassic World: Dominion': Lo mejor es la no historia de amor de 'Jurassic Park'

·4 min de lectura
Photo credit: Universal
Photo credit: Universal

No seremos nosotros los que vayamos a disimular y ocultar la evidencia, Jurassic World: Dominion no está gustando a la crítica. Mientras Top Gun: Maverick, secuela tardía y cinta de acción, tiene un 97% en Rotten Tomatoes, este cierre, también tres décadas después, de la saga jurásica está por un 34%. Pero lo cierto es que a pesar del icono que supone su primera y magistral película, ni siquiera Spielberg ha podido hacer una secuela medio pasable de la saga. Aunque la premisa es atractiva, quizás no había mucho más interesante que repetir fórmulas, ya sin el punto de asombro que significó la de 1993. Desde aquí rompemos una lanza a favor de Bayona y El reino caído, la única entrega reciente de la saga con algo de nervio narrativo, puesta en escena y tensión de cine de terror.

Photo credit: Universal
Photo credit: Universal

Pero tranquilos, tampoco vamos a hacer que anuléis vuestra entrada. Lo cierto es que Dominion no es peor que la mayoría de películas de la franquicia y, al menos, es bastante mejor que Jurassic World, la primera de Colin Trevorrow que reciclaba y a la vez contradecía todo lo que hizo especial la original. Sin embargo, como se suponía, lo mejor de Dominion es precisamente la nostalgia y los guiños a las anteriores entregas, especialmente la original. Con el regreso de Jeff Goldblum, Sam Neill y Laura Dern, la saga recupera al trío protagonista de la primera entrega, aunque Goldblum repitió en la segunda y Niell en la tercera. En esta última Laura Dern también tenía una leve aparición.

Spoilers de 'Jurassic World: Dominion'

En esta nueva entrega vemos más que asentada la historia de amor entre Owen y Claire, con "hija adoptiva" de por medio. Sin embargo, lo que más nos importa es lo que ha ocurrido con los protagonistas originales en casi tres décadas. Como suponíamos, el Ian Malcolm de Goldblum ha tenido cinco hijos (suponemos que de mujeres distintas) y sigue siendo un carismático y encantador pícaro. Pero, y aquí es donde la película crece y gana sentido, lo más importante de Dominion es la relación entre Alan Grant y Ellie Sattler. Salvando el enorme carisma de Jeff Goldblum y Richard Attenborough; Sam Neill y Laura Dern eran "el chico y la chica" de la película original. Jurassic Park hacía muchas cosas bien y una era no reducir a esta pareja de rubios heterosexuales al papel de chico y chica que, además de sobrevivir a un t-rex, se enamoran y se besan en el helicóptero al final de la película (se rodó, pero no se incluyó). No, Jurassic Park no caía en el salvavidas del romance obligado pero porque no lo necesitaba. A Jurassic World: Dominion, sin embargo, le viene como agua de mayo.

Photo credit: Universal
Photo credit: Universal

Porque, repetimos, lo mejor de la película es su capacidad para cerrarnos nostálgicas heridas del pasado. La principal queda clara en la primera escena de Niell, donde esconde una foto de él con Ellie Sattler al verla llegar. Alan Grant lleva soltero y enamorado de la rubia doctora más de dos décadas. Ella se ha casado, ha tenido dos hijos... y se ha divorciado. Quiere estar sola, dice, hundiendo en la miseria a Grant (por poco tiempo).

Pero Dominion viene a solucionar las cosas y lo cierto es que, aunque los protagonistas salvan el mundo de la hambruna mundial pero dejan a los dinosaurios libres acabando con el equilibrio del ecosistema mundial porque, por qué no, pasa la película y lo que nos acaba importando es que esta vez esa tensión amoroso sexual se resuelva. Cuando los protagonistas consiguen ponerse a salvo y todo en la película se empieza a solucionar casi por arte de magia en la típica secuencia resumen de epílogo con musiquita, Alan Grant y Ellie Sattler se miran, amenazan con tirar cada uno por su lado y recapacitan. No hace falta más, llega el besazo hollywoodiense. Por si con eso no nos quedamos tranquilos, por si creemos que se trata de un pasional romance de cincuentones que no van a durar mucho juntos, la cinta todavía nos muestra otra escena en la que el personaje de Ellie acomoda el look formal de Grant, visiblemente incómodo. Ya está, son pareja de hecho, matrimonio poético. Ya estamos tranquilos.

Photo credit: Universal
Photo credit: Universal
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente