'Jurassic World: Dominion' escenifica más que nunca una de las contradicciones de Hollywood

·4 min de lectura

La crítica ha destrozado Jurassic World: Dominion. Esta conclusión de la segunda trilogía jurásica ha obtenido un rechazo casi total por parte de los medios especializados, llegando apenas al 30% de reseñas positivas en webs como Rotten Tomatoes y teniendo una baja media del 37/100 en Metacritic. Estos datos la posicionan como la película peor valorada de toda la franquicia, un título que hasta ahora ostentaban Jurassic Park III y Jurassic World: El reino caído de forma respectiva en ambas plataformas de recopilación de críticas. Pero lo realmente chocante no es la poca estima que los críticos han tenido hacia esta película protagonizada por Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, sino que la reacción del público ante esta nueva aventura jurásica ha sido rotundamente contraria.

DeWanda Wise Y Laura Dern en 'Jurassic World: Dominion' (Foto: John Wilson/Universal Pictures and Amblin Entertainment)
DeWanda Wise Y Laura Dern en 'Jurassic World: Dominion' (Foto: John Wilson/Universal Pictures and Amblin Entertainment)

El dato más claro lo vemos en sus datos de taquilla, con los que ha vuelto a romper récords. Jurassic World: Dominion se estrenó en Estados Unidos recaudando un estimado de 143,4 millones de dólares durante su primer fin de semana, lo que la convierte en el mejor estreno de la era pandémica de una película ajena al género de superhéroes. De esta forma, supera el récord que Tom Cruise batió hace apenas unas semanas con Top Gun: Maverick, pero el dato sorprende aún más cuando ves que en el mercado internacional ha obtenido otros 245,75 millones que aumentan su total global hasta los 389,1. Cifras increíbles para los primeros días de estreno.

Pero más allá de la recaudación en taquilla, las opiniones que recogen diversas encuestas como Cinemascore o las opiniones de usuarios que también reflejan webs como Rotten Tomatoes reinciden en que la mayor parte de los espectadores están saliendo encantados de los cines. En el primer caso, que se basa del estudio de una empresa de investigación de mercados con el que a la salida de las salas se pide a los espectadores que valoren su experiencia, Jurassic World: Dominion ha obtenido una calificación de “A-“, lo que se podría traducir como un notable o aproximadamente un 8 en una escala numérica.

Por otro lado, en Rotten Tomatoes, donde desde hace unos años trabajan con un sistema de votaciones que verifica que los espectadores han podido ver la película, el público le ha dado a un 79% de reseñas positivas, lo que es sin duda contradictorio con el rechazo absoluto con el que el que crítica especializada ha recibido al título. Y es posiblemente uno de los casos donde esta polarización de opiniones es más chocante y contradictoria, lo que nos lleva a sacar varias conclusiones claras.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Al final, el peso de las críticas sobre los espectadores es prácticamente nulo, sobre todo en estas grandes sagas y películas evento donde el mero prestigio de la franquicia o las inmensas campañas de promoción incentivan a ir a las salas sin necesidad de nada más. Además, hablamos de producciones en las que el público solo busca entretenimiento, no tramas profundas ni aspiraciones grandilocuentes. Y Jurassic World, con su festín de dinosaurios y nostalgia, ofrece la fórmula idónea para ello. Y es algo común en estos blockbusters de estudio, que aunque estén lejos de ser películas perfectas consiguen cautivar sin necesidad de aspirar alto.

Por ejemplo, hace años vimos casos similares con sagas como Transformers, que aunque los críticos no tuvieron piedad con ninguna de sus entregas se convirtió en una de las franquicias más exitosas de las dos pasadas décadas. Lo mismo con sagas adolescentes como Crepúsculo, que a su público potencial le bastaba sus dosis de romance y fantasía sin importarle lo que digan los críticos o si las películas estaban a la altura de una obra maestra. Y el mismo caso con sagas infantiles como Ice Age, que aunque entrega tras entrega no mostrara más que agotamiento y falta de ideas la taquilla nos decía que el público familiar seguía quedando prendado de estas aventuras. Y así podríamos seguir con muchos ejemplos.

Los velocipraptors en 'Jurassic World: Dominion' (Universal Pictures/Amblin Entertainment)
Los velocipraptors en 'Jurassic World: Dominion' (Universal Pictures/Amblin Entertainment)

Por supuesto, también hay casos donde las malas críticas y el estar ante un producto fallido juegan muy en contra, incluso aunque sea una producción esperada por el público. Un caso claro es el de Morbius, que aunque en su primera semana abrió con casi 40 millones de dólares en taquilla no tardó en deshincharse hasta convertirse en uno de los mayores fracasos del año. Aunque en este caso hablamos de una película de superhéroes, género cuya oferta es inmensa, en el que franquicias como el Universo Cinematográfico Marvel han sentado un listón muy alto y para el que el público al final acaba buscando algo vibrante y no lo mismo de siempre.

Pero en el caso de Jurassic World: Dominion, ninguna otra película ofrece el festival de dinosaurios y acción que trae consigo. Y al final, por muy fallida que pueda ser en su guion o en la ejecución de sus secuencias, lo tiene fácil para cautivar a los espectadores, seguir amasando millones en taquilla y continuar expandiendo el legado que Steven Spielberg comenzó allá por 1993.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente