De Julianne Moore a Dua Lipa: todas llevan el nuevo bolso viral de Bottega Veneta

·2 min de lectura
Photo credit: Getty / Imaxtree / DR
Photo credit: Getty / Imaxtree / DR

Pocas firmas son capaces de convertir cada nuevo lanzamiento en un éxito. Bottega Veneta, sin duda, es una de las que sí posee esa fórmula secreta para lograr que cada nueva propuesta sea recibida con los brazos abiertos por las amantes de la moda. El aterrizaje de Daniel Lee en la firma en 2018 fue el inicio de un periodo de éxitos virales que ahora parece seguir vigente tras su marcha. Después de la locura desatada por bolsos como el Pouch, el Casette o el Jodie, el nuevo directo creativo de la firma, Matthieu Blazy, quiere dejar claro que él también conoce el secreto para hacer sonar la caja registradora ofreciendo su propia respuesta a la pregunta del millón: ¿qué tiene que tener un it bag?

En su primera colección para la firma italiana, que corresponde a la de esta próxima temporada otoño-invierno 2022/2023, Blazy presentó dos nuevos bolsos con vocación viral: el Sardine y el Kalimero. Si el primero ya ha sido avistado colgando del brazo de figuras como Kendall Jenner, el segundo se ha dejado ver aún con más insistencia las últimas semanas. Julianne Moore, Dua Lipa, Liu Wen o Chloé Sevigny son solo algunos de los rostros conocidos que lo atesoran en su armario y el diseño ha empezado a hacer acto de presencia en el street style de las semanas de la moda internacionales.

Photo credit: Imaxtree
Photo credit: Imaxtree

El Kalimero es un digno sucesor de los últimos bolsos virales de la firma al estar confeccionado siguiendo la técnica artesanal más característica de Bottega Veneta: el Intreccio. Utilizando 55 metros de piel de becerro en forma tubular, la estructura de este bolso con forma de cubo se realiza a mano sin necesidad de utilizar costuras, lo que hace que cada bolso sea único. Su correa rematada por un nudo subraya ese espíritu artesanal del diseño y permite llevarlo tanto en el hombro como cruzado. Está disponible en cuatro modelos distintos y en ocho colores, siendo el marrón chocolate, el vainilla o el amarillo mazorca los más populares hasta el momento.

A pesar de que su precio es más alto que el resto de bolsos de la firma –el modelo pequeño cuesta 5.800 euros y el grande, 7.500–, el Kalimero tiene todas las papeletas para convertirse en objeto de deseo y quién sabe si también en accesorio viral. Cualidades para lograrlo son las que le sobran: es fotogénico (algo indispensable en la era de Instagram), tiene una cada vez más apreciada confección artesanal, es reconocible y un más que digno sustituto para renovar sus omnipresentes predecesores. La novedad manda y todo apunta a que las más ávidas consumidoras de tendencias se darán prisa en hacerse con el suyo.

Photo credit: DR
Photo credit: DR