Juliana es secuestrada por El Alacrán; ‘Amar a muerte’

Por Telenovela
Photo credit: Telenovela

From Diez Minutos

Jacobo tiene un fuerte enfrentamiento con Johny y le advierte que muy pronto estará en la cárcel: “Eres un criminal. No olvides que el cuerpo de León Carvajal no apareció, quizá no esté muerto. Siempre le tuviste envidia y, por eso, quisiste su dinero y a su mujer”. El chófer consigue su objetivo y Corona queda muy alterado. De hecho, horas más tarde contacta con la policía para que pongan vigilancia en su casa. “Si vuelve a molestarme, lo mataré”, asegura a solas con Lucía.

Para descubrir el paradero del Chino Valdés, el Alacrán presiona a Juliana pero ella asegura no saberlo. Lupita está desconsolada por la suerte que pueda correr su hija y al cruzarse con Valentina la responsabiliza del secuestro. Sergio, que va con ella, sale en su defensa: “Yo tuve la culpa. Juliana estaba conmigo y la dejé salir sola”.

Eva se molesta con Mateo al saber que ha seguido investigando sobre el lavado de dinero procedente del narcotráfico y le prohíbe que publique un artículo. “¿Acaso quieres proteger a alguien?”, insinúa él consciente de los vínculos de su mujer con el cártel de la Sierra.

Lucía se reencuentra con Candela, su madre

Con ayuda de Jacobo, Beltrán idea un plan para rescatar a Juliana, pero no sale como esperaba. Durante su encuentro con los narcos, el Gancho asesina a Lucho y Beltrán se ve obligado a disparar al Alacrán para poder salir de allí con vida. “Yo soy el Chino Valdés”, confiesa este a Juliana una vez que están a salvo.

Tras el rechazo de Lucía, Johny busca la manera de acercarse a ella y contacta con Candela. Sin embargo, solo empeora la situación. “Solo haces estupideces. Esa mujer me destrozó la vida”, recrimina a su amante la viuda de León Carvajal. Más tarde, se reencuentra con su madre después de muchos años y se niega a perdonarla: “Seguiste metiendo a hombres en tu cama. No mereces una segunda oportunidad”.

El Alacrán está malherido y sus hombres contactan a Eva para que consiga un buen médico. Preocupada, la mujer no duda en visitarlo en la casa donde se esconde: “Te amo, eres lo más importante para mí”. Desconoce que Mateo la ha seguido y está oyendo todo.