Julián Muñoz revela lo que Isabel Pantoja escondía el día de ‘¡No me vas a grabar más!’

·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - JULY 09: Isabel Pantoja on stage at Madrid LGBTIQ Pride 2022 on July 8, 2022 in Madrid, Spain. (Photo By Francisco Guerra/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - JULY 09: Isabel Pantoja on stage at Madrid LGBTIQ Pride 2022 on July 8, 2022 in Madrid, Spain. (Photo By Francisco Guerra/Europa Press via Getty Images)

Hace más de una década la tonadillera Isabel Pantoja nos deleitó a todos con uno de los vídeos virales más famosos de nuestro país en materia de meteduras de pata y polémicas de personajes del corazón.

El fuerte carácter de Isabel quedó más que demostrado ante las cámaras cuando una pareja de periodistas la esperaban a las puertas de su finca, ‘Cantora’, para grabar unas imágenes de seguimiento a la artista.

Cuando ella abandona la finca con su coche, frena, se baja del vehículo y, vestida en chándal y gafas de sol, se acerca a los dos periodistas, siendo grabada por un tercero. De buenas maneras pero en tono serio y con su dedo ‘sentenciador’ de siempre, les dice que la han grabado en el interior de sus tierras (de la verja hacia dentro) y que eso es ilegal.

Cabreada, Isabel les pide que le entreguen la cinta de grabación cosa a la cual los periodistas se niegan. Ella les dice que ya ha llamado a la Guardia Civil y que si no le dan la cinta por las buenas, se irán detenidos.

Los paparazzi no pierden la calma pero Isabel Pantoja enloquece por momentos. Al más puro estilo maestro sensei le hace una especie de llave de karate al periodista y consigue arrebatarle la cámara, que cae al suelo.

Al grito de “¡No me vais a grabar más!” Isabel se mete con la cámara en el coche y hace caso omiso a los ruegos de los profesionales para que se quede con la cinta, pero no con la cámara. Así, se sube en su coche y marcha atrás, vuelve a las inmediaciones de ‘Cantora’ sin mediar palabra.

Isabel Pantoja podría haberse puesto ‘histérica’ por el acoso de la prensa, sin embargo, escondía algo muchísimo más gordo… ¡a Julián Muñoz en el maletero! Ha sido el propio exalcalde de Marbella el que, en el estreno de su docuserie ‘No es hora de la venganza, es hora de la verdad’ ha relatado el episodio.

Según el testimonio de Julián la prensa rastreaba una posible relación entre él y la cantante cuando, Muñoz seguía oficialmente casado con Mayte Zaldívar. Esos rumores de posible infidelidad que él ha confirmado, hicieron que los periodistas siguieran a Pantoja a sol y sombra.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

El por aquel entonces político se encontraba en secreto en ‘Cantora’ cuando la prensa se agolpó a la puerta y, ante la desesperación de tener que salir de allí para volver a Marbella, se metió en la parte trasera del coche de Isabel Pantoja.

Es surrealista pensar que, mientras Isabel pierde mucho los nervios con los periodistas, Julián está encajado en el hueco del maletero, como en una película de mafiosos. El expresidiario asegura que se cubrió con una manta roja para no ser visto en ninguno de los casos.

Esa actuación desmesurada de Pantoja pidiendo las cintas que habían grabado desde fuera de la finca pero, enfocando hacia adentro, podría deberse a no querer dejar ni un solo fleco suelto en su engaño monumental.

De ser cierta la versión de Julián, es sencillo comprender el descontrol de la tonadillera llevando al amante cual cadáver, escondido en el maletero de su coche. Es natural que al verse grabada dentro de la finca, se enajenara de tal modo que acabó a pisotón limpio con la cámara de grabar y usando la fuerza física contra el reportero.

La serie documental de Julián nos ha dejado varias perlas como esta que dibujan más el doble rasero de Isabel Pantoja y describen cómo puede llegar a ser una mujer sumamente calculadora y es que, para protagonizar una escena tan pintoresca y llevar en secreto una deslealtad siendo ella tan famosa, hay que serlo con creces.