Julián López: "En Justo antes de Cristo hay mucha comedia pero también me ha dado pie a mostrar otras caras"

Por Paula Olvera.-Julián López no podía empezar con mejor pie el 2019 ya que estrenará Justo antes de Cristo, la nueva serie de Movistar+. Esta comedia de romanos creada por Maidagán y Montero está protagonizada por el actor de La hora chanante que continúa explorando su vis cómica. De esta manera, la plataforma de pago vuelve a confiar en el intérprete tras su participación en Capítulo 0. Esto fue lo que nos contó a los medios congregados en el rodaje de la producción.

Julián López en Justo antes de Cristo (©Emilio Pereda/Movistar+)

-¿Qué puedes adelantarnos de tu personaje en Justo antes de Cristo?
El personaje lo tiene todo y nada a la vez porque es un tío que no sabe qué hacer en la vida, no se encuentra consigo mismo, ni con el sitio dónde está ni el contexto, y necesita de cualquier estímulo para seguir adelante. Es como un nini en la antigua Roma. Arranca la historia como que está condenado a quitarse la vida, pero no lo hace y le conmutan la pena de muerte por ir a la Legión. De repente se ve metido en la Legión en Trazia sin saber qué hacer. A partir de ahí empiezan todas sus aventuras y son muy divertidas.

-¿Has tomado como referente algún personaje de una historia de romanos para preparar este papel?
En realidad no. Yo es que para eso soy un poco particular, es decir, me gusta buscar referentes que no tengan que ver con lo que voy a hacer. Casi nunca lo cuento, pero no por secretismo ni cosas así, porque la gente incluso no lo vería. Rescatas o te apoyas en cosas que te vienen bien y que son antagónicas. Aquí por ejemplo en el proceso mola mucho leer novelas ambientadas en Roma o volver a ver películas, porque es muy divertido y te carga de energía, pero luego a su vez los referentes están en otras cosas. Y está bien que sea así porque este personaje no se ha visto en ninguna película de romanos o en ninguna serie porque no es habitual. Muchas veces nos nombran La vida de Brian, pero no va por ahí con lo cual las referencias me las he buscado yo.

-¿Qué ha supuesto para ti que participes en otra producción de Movistar+ tras Capítulo 0?
Lo de Capítulo 0 me lo tomo más como un colegueo. En Justo antes de Cristo la repercusión es mayor porque es un personaje a través del cual se cuenta toda la historia de la serie y es muy atrayente. Yo cuando leí el guion me fascinó tanto que yo quería estar sí o sí, de estas cosas que me ilusionan mucho y que estoy muy feliz de haberlo hecho.

-¿Has encontrado grandes diferencias a la hora de desarrollar este proyecto en una plataforma de pago, por ejemplo, más calidad a la hora de sacar adelante la serie?
Yo creo que sí, sinceramente, porque se toman más riesgos. Para mí tomarse riesgos es querer buscar más calidad, algo más interesante. Todos hemos hecho aquí en España cosas más mainstream y otras cosas para determinados públicos y siempre con todo tu corazón y el talento que crees que has podido aportar. Pero es verdad que una serie así está diseñada para que sea muy interesante de hacer y de consumir, para que cubra las expectativas de espectadores exigentes que han visto mucha tele, mucho cine, y a mí me gusta formar parte de algo así. El nivel de producción y de guiones es elevado. Igual en otra televisión más generalista no hubiera tenido cabida. Por suerte, estamos viviendo este boom de plataformas y aquí en España cada vez se hacen más productos y es fenomenal.

-¿Dirías entonces que tenéis más oportunidades como actores?
Sí, porque como espectador yo consumo muchas cosas muy diversas y en muchas de ellas pienso: “Me gustaría hacer algo así”. Ahora se está abriendo ese abanico y está muy bien.

-En este sentido, ¿qué personaje te gustaría que llegara a tu vida?
En Capítulo 0 hacía de un psicópata bastante sui géneris: ese tipo de personajes que, a priori, nadie le daría a  Julián porque es el cómico que sólo hace comedia, algo así sí que me gustaría. Eso estaba por el barniz de la comedia, pero luego tampoco era una comedia como puede ser Perdiendo el norte. Hay muchos subgéneros. Ese es el tipo de comedia que hay aquí, por ejemplo, tan cruda, tan descarnada. Esa es la que más me interesa y es lo que más me gustaría hacer, seguir explorando esa cosa que te deja ese poso de sonrisa extraña.

-¿Te preocupa que el público te pueda encasillar en actor de comedia únicamente y en el gracioso de turno?
La gente cree que eres de una manera y puedes ser de mil distintas. Por supuesto que me considero una persona graciosa, igual que todos en nuestro círculo de amigos somos divertidos, lo que pasa es que luego tengo mi timidez. Yo lo del encasillamiento no lo pienso, yo disfruto porque estoy trabajando de algo que hace muchos años pensé que no iba a vivir de ello. Tengo la suerte de ir alternando muchos subgéneros dentro de la comedia, unas más comerciales, por poner una etiqueta, y otras más como puede ser ésta. Yo estoy feliz con todas y no me propongo la meta del encasillamiento porque además no depende de mí. Yo estoy dispuesto a hacer lo que haga falta, me gustan los retos, pero tiene que haber alguien que diga “vamos a ver”. Aunque en Justo antes de Cristo se exploran muchas cosas: hay mucha comedia pero también me ha dado pie a mostrar otras caras y eso viene bien sobre todo para probarme a mí. Yo sería feliz si llego a viejecito haciendo comedia. Ya quisieran muchos actores y actrices poder trabajar, y no lo hacen, entonces soy un privilegiado.

-¿Qué le pides a este nuevo año que está a punto de comenzar?
Muchas cosas. Al nuevo año le pido que Justo antes de Cristo tenga una buena acogida por parte del público, yo creo que la va a tener, y que sigan viniendo proyectos tanto en cine como en televisión y seguir así. Es un buen momento y tengo que aprovecharlo. Eso a título personal. A título general que se relajen las tensiones y que seamos todos un poco más felices y más bienrolleros en la sociedad y en la vida.

Para seguir leyendo:
Arde Madrid: La nueva genialidad de Paco León sobre el paso de Ava Gardner por la España franquista
Nos adentramos en El día de mañana: “Es interesante mirar los espejos del pasado”

©Emilio Pereda/Movistar+