El juicio por la tragedia del Alvia encara un día clave con la declaración del maquinista

El maquinista del Alvia que descarriló en Santiago, provocando ochenta muertos y casi centenar y medio de heridos, Francisco José Garzón Amo (i) este miércoles durante el primer día del juicio del accidente que se desarrolla en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela. (Photo: Lavandeira JR / EFE)
El maquinista del Alvia que descarriló en Santiago, provocando ochenta muertos y casi centenar y medio de heridos, Francisco José Garzón Amo (i) este miércoles durante el primer día del juicio del accidente que se desarrolla en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela. (Photo: Lavandeira JR / EFE)

El maquinista del Alvia que descarriló en Santiago, provocando ochenta muertos y casi centenar y medio de heridos, Francisco José Garzón Amo (i) este miércoles durante el primer día del juicio del accidente que se desarrolla en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela. (Photo: Lavandeira JR / EFE)

El juicio por el accidente del tren Alvia registrado el 24 de julio de 2013, con 80 víctimas mortales y casi centenar y medio de heridos, vivirá un momento clave este jueves con la declaración de Francisco José Garzón Amo, el maquinista del tren que descarriló en la entrada a Santiago.

Garzón Amo ha señalado que solamente va a contestar a las preguntas del abogado que se ocupa de su defensa, Manuel Prieto. La sesión ha dado comienzo a las 9:42 horas en el edificio de la Ciudad de la Cultura habilitado para esta vista oral, que se prevé dure nueve meses.

La jueza María Elena Fernández Currás anunció al final de la sesión inaugural, celebrada el miércoles, que la siguiente jornada se retomaría con la testifical del conductor y que ya el viernes será el turno de la otra persona que se sienta en el banquillo, Andrés Cortabitarte, responsable de la seguridad en la circulación de Adif en el momento del siniestro.

El del Alvia será un juicio largo que estará centrado en la responsabilidad de Garzón, que encaró la curva de A Grandeira a más del doble de la velocidad permitida (191 km/h frente a 80), y la del otrora alto cargo del administrador de la infraestructura, en su caso por eventuales problemas que pudiesen haber afectado a la seguridad, al no prever un frenado técnico.

A Garzón y Cortabitarte se les imputan, respectivamente, ocho decenas de fallecimientos por imprudencia grave profesional, 145 de lesiones por el mismo motivo y un delito de daños, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Inicio de la segunda jornada

La segunda jornada ha arrancado esta mañana con un ambiente muy distinto al del miércoles, pues el inicio estuvo marcado por las protestas de las víctimas y la presión mediática sobre los acusados. Hoy, sin embargo, una decena de policías ha flanqueado la entrada y ha acordonado la zona para evitar que la prensa se aproxime.

Con todos los medios de comunicación a metros de distancia de la entrada, pasadas las nueve de la mañana, ha accedido al edificio el maquinista, Francisco José Garzón Amo, acompañado de varios policías y de su abogado. Minutos más tarde ha accedido en coche hasta la rampa principal de acceso al edificio el otro acusado, el responsable en el momento del accidente de la seguridad en la circulación de Adif, Andrés Cortabitarte.

Cortabitarte, que en la víspera fue agredido levemente por el padre de una de las ochenta víctimas mortales de este siniestro, ha llegado con escolta policial y al entrar por la puerta principal del edificio, una de las víctimas de esta tragedia ferroviaria le ha insultado y lo ha calificado de “asesino”, “cerdo” e “impresentable”.

Petición de cuatro años de prisión

El Ministerio Fiscal solicita para cada uno de ellos cuatro años de prisión y demanda la inhabilitación del maquinista para su oficio durante el tiempo de la condena, y la del cargo de Adif para cualquier profesión que implique gestión, seguridad o responsabilidad en este tipo de infraestructuras.

La reclamación total de daños y perjuicios en materia de responsabilidad civil asciende a 57.686.635,93 euros. El expediente principal está conformado por 44.460 folios, los cuales están divididos en 95 tomos.

El juzgado ha admitido las declaraciones de 522 testigos, 21 testigos-peritos y 126 peritos (669 testificales en total), con el matiz de que las partes puedan desistir de alguna, en cualquier momento del transcurso de la vista, que se prevé se prolongue nueve meses.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR