La pesadilla de Carlota Prado en Gran Hermano parece no tener fin y se traslada a su juicio

·3 min de lectura

Por Mike Medianoche. - Esta semana el presunto abuso sexual de Carlota Prado dentro de la casa de GH Revolution ha vuelto a la palestra. Este martes debía arrancar el juicio, que sienta en el banquillo al que fue su pareja, José María López, y en la que también está implicada la productora Zeppelin como posible responsable civil subsidiario. Sin embargo, el litigio no se llevó a cabo porque ella no pudo acudir a la cita, y tal como nos ha dejado ver la propia Carlota a través de sus redes sociales, todo porque estaría viviendo una guerra demasiado desagradable en su entorno más cercano.

Así, la joven explicó que “ciertos familiares míos cercanos han hecho todo lo posible porque yo no llegara ayer a Madrid”, sin entrar en detalles. Una frase que solo abre interrogantes de qué personas de su entorno cercano habrían podido querer alargar la celebración del juicio y por qué razón. “Yme quedan 20 pavos en el bolsillo”, añadía, dejando claro que no pasa por una situación económica boyante.

De momento, Carlota ha dejado más interrogantes que respuestas sobre su ausencia. “Dentro de poco más noticias de por qué no llegué ayer a Madrid, pero cómo intenté llegar. 18 llamadas, correos, llamé hasta a Mediaset”, asegura la joven, que según explicó su abogado tuvo que ser internada el pasado mes de diciembre por problemas psicológicos.

Carlota Prado en 'GH Revolution' (Goyo Conde, Mediaset)
Carlota Prado en 'GH Revolution' (Goyo Conde, Mediaset)

La pesadilla de Carlota Prado arrancó el 4 de noviembre de 2017 en la casa de Guadalix de la Sierra, dentro de la casa de Gran Hermano Revolution. En una fiesta se facilitó alcohol a los concursantes, y ella se sintió indispuesta fue a la cama. Con ella fue José María, con el que había iniciado una relación delante de las cámaras, quien, presuntamente, abusó de ella. Según la Fiscalía, Carlota estaba “inconsciente” en ese momento, aunque pudo hacer algún gesto para que parase. Al día siguiente José María fue expulsado de la casa, y a ella le ofrecieron la oportunidad de abandonar.

Más tarde sabríamos que antes de salir el programa le enseñó a solas, y sin acompañamiento de ningún psicólogo a su lado, las imágenes de lo que había pasado la noche antes. Algo que resulta muy chocante, porque cuando el programa quería el ‘súper’ salía del confesionario y estaba al lado de los concursantes para darles su apoyo. Por ejemplo, Bárbara Cañuelo tuvo que salir de Gran Hermano 17 porque su padre estaba en un estado de salud muy delicado. “Me dijo que no me merecía salir sola y entró al confesionario. Él me quitó el micrófono, me abrazó, me dijo “gracias por venir” y nos pusimos a llorar”, explicó la propia Bárbara en julio de 2021, cuando relató que su padre murió de sida.

Prado, sin embargo, no ha notado ese calor desde Zeppelin, a pesar de que la productora se defendió en un comunicado emitido esta semana en el que relataba que su postura con Carlota mientras duró el concurso fue de cercanía y confianza mutua. “La productora y sus empleados actuaron, en todo momento, con la más firme voluntad de protegerla. Esto fue materializado por ella misma a través de repetidas muestras de agradecimiento al equipo desde que ocurrieron los hechos hasta su salida definitiva como concursante de aquella edición”, recalcaron en un escrito.

En este periplo que dura ya cuatro años Carlota se ha apoyado en medios como El Confidencial para narrar su historia, así como en personajes mediáticos como Coto Matamoros. A él le dio una entrevista en mayo de 2021 en la que se abrió en canal, y en la que contó cómo había estado ingresada en un psiquiátrico. “Yo tengo cuatro años que es como si no hubiesen valido de nada. Hay informes psiquiátricos que lo confirman. Tengo que estar agradecida del carácter que tengo, del temperamento que tengo, del aprendizaje que he tenido a lo largo de mi vida para decirte aquí y ahora que estoy en proceso de superación”, le narró al hermano de Kiko Matamoros.

Con la celebración del juicio parecía que, al fin, Prado podría pasar página, pero no ha sido posible. No acudió al mismo, en teoría, porque no estaba en bien para declarar y tenía que ser examinada por un médico forense para ver si se encontraba en condiciones, según su abogado. Pero el relato de Carlota en sus redes sociales solo hacen pensar que hay algo más que se nos escapa. No se entiende su mención a la falta de dinero, ni su llamada a Mediaset, ni otros muchos puntos. Así pues, solo falta esperar un poco más para ver por dónde sale la cosa y qué dice la justicia finalmente ante todo lo que ocurrió en aquella noche de noviembre de 2017.

Más historias que podrían interesarte: