Jugador de la NFL se queda viudo, con una bebé y es despedido por los Cleveland Browns, todo en menos de tres meses

(Photo by: 2019 Nick Cammett/Diamond Images via Getty Images)

En las primeras horas del 11 de septiembre de 2019, el veterano liniero defensivo Chris Smith y su novia, Petara Cordero, estaban detenidos a la orilla de la autopista número 90 en la ciudad de Cleveland, esperando ayuda después de que una de las llantas del auto deportivo de Smith se reventara.

Sin preverlo, una mujer de 47 años chocó su vehículo con el de Smith. En el accidente murió la novia del jugador, quien había dado a luz recientemente a Haven Harris Smith, la hijita de ambos, quien tenía sólo cuatro semanas de nacida cuando sucedió esta fatal calamidad. La conductora declaró a la policía que había bebido alcohol poco tiempo antes del accidente.

VIDEO | Jugadores del América Sub-17 se mofan el performance 'Un violador en tu camino'; se someterán a cursos de violencia de género

Días antes, Smith habló con el portal Cleveland.com sobre lo feliz que estaba, se sentía bendecido y agradecido de tener a Cordero y a la bebé Haven en su vida.

Smith estaba en su segunda temporada con los Cleveland Browns. Una selección de draft de quinta ronda en 2014, llevó a Smith al equipo en el que realmente no ha brillado mucho, de hecho no es un titular consistente en la defensiva marrón, pero es el tipo de jugador que todo equipo pareciera necesitar: sabe medir a profundidad su área defensiva y sabe granjearse la admiración de sus compañeros en los vestidores.

"Chris es uno de esos tipos que tienen una sonrisa contagiosa, su personalidad es contagiosa, en general es muy querido", dijo el entrenador en jefe de los Cafés, Freddie Kitchens aquel día de septiembre. “Todos en ese vestidor nos sentimos muy mal por él”.

Pero pasó el tiempo y al parecer Smith no era tan importante como Kitchens y el gerente general del equipo, John Dorsey, como lo demostraron meses después.

LEER | El lado oscuro de Fidel Kuri que no quiso mostrar José Ramón Fernández

El martes 3 de diciembre, los Browns despidieron a Smith. Una fuente cercana a la NFL señaló que él nunca solicitó su salida.

83 días después de que Smith vio morir a su novia, 83 días después de que él asumiera el papel de padre soltero, 83 días después de su trágica e irreparable pérdida y 82 días después de que Kitchens dijera que Smith era familia, fue despedido.

Para muchos analistas de fútbol americano en los Estados Unidos, esta acción de los Browns es totalmente injusta, fuera de la realidad de un hombre que fue testigo presencial de la muerte de su novia y que demostraba una fortaleza que pocos pueden presumir.

Smith ya vestía el uniforme de Cleveland el 16 de septiembre para un partido del lunes por la noche contra los Jets de Nueva York, pocos días después de la muerte de Petara. Él dijo en ese momento que ella hubiese querido que él jugara. Jugó también en los partidos que siguieron.

Debido a que Smith es considerado un jugador veterano, puede cobrar el pago por terminación y recibir su salario completo de 2019. Suena como un pequeño consuelo en un momento como el que está viviendo.

Otros equipos han tenido situaciones similares y se han ocupado del jugador, lo que demuestra que las campañas de publicidad que retratan a un fútbol americano ‘familiar’ y que pasan constantemente en las transmisiones por televisión de los partidos de la NFL en los Estados Unidos, no son sólo comerciales.

Cuando Devon Still descubrió que su pequeña hija, Leah, estaba luchando contra el cáncer y él necesitaba alejarse del fútbol para ayudar a cuidarla, los Cincinnati Bengals mantuvieron a Still en su escuadrón de prácticas, dándole además algunos ingresos y lo más importante, constante actividad para asegurarse de que Leah tuviera un seguro de salud que cubriera sus necesidades.

Igualmente cuando Ryan Shazier sufrió una lesión en la columna vertebral que le cambió la vida en 2017, los Pittsburgh Steelers hicieron y continúan haciendo lo que pueden para apoyarlo financiera y emocionalmente.

Los Browns de Cleveland claramente no se sitúan al mismo nivel de humanidad, como mínimo debían proveer un límite de aproximadamente tres meses o al menos dejar pasar el mes de diciembre y resolver las cosas con el jugador en las primeras semanas del año.

Hay que recordar que estos son los mismos Browns que hicieron lo posible por firmar a Kareem Hunt a principios de año, a pesar de saber que sería suspendido por ocho juegos debido a dos incidentes de violencia que fueron señalados por las autoridades y en los que se documentó que Hunt golpeó y pateó a una mujer tendida en el piso de un hotel de Cleveland.

Los Browns anunciaron con bombo y platillo a través de las redes sociales, cuando la NFL autorizó a Hunt volver a las prácticas en el mes de octubre.

Un día antes que Hunt volviera a las prácticas, Smith publicó en Instagram fotos de la bebé Haven para celebrar que había cumplido dos meses de edad.

“A medida que sigo creciendo día con día en este papel de padre soltero para mi hija Haven, tengo que acostumbrarme y tener en cuenta las cosas que sé que su madre querría hacer, querría que yo hiciera y lo que ella hubiese hecho. Su madre ya no está con nosotros físicamente para hacer las cosas que las madres hacen por sus hijos. Así que agradezco a toda mi familia, a su familia y a mis amigos que continúan apoyándonos todos los días ”.

E incluso en su nuevo e inesperado papel de papá soltero, Smith no le ha dado la espalda a nadie y continúa con sus compromisos personales con sus semejantes. El mismo día que era despedido anunció que había acordado igualar cualquier donación que la organización Helping Ministries, en su nativa Carolina del Norte, recibiera hasta un máximo de 5 mil dólares, recaudación que se usaría para construir un nuevo techo de una bodega que almacenará víveres para un comedor de beneficencia.