Un juez de EE. UU. publicaría pruebas del allanamiento a la residencia de Trump

·4 min de lectura
© REUTERS - David Dee Delgado

El magistrado Bruce Reinhart tiene en sus manos la decisión de revelar o no las justificaciones con las que el FBI argumentó el registro a la casa que tiene el expresidente Donald Trump en Florida. Aunque varios medios de comunicación le piden que publique los documentos, el Departamento de Justicia se opone diciendo que esto entorpecería la investigación.

“Hay parte de la declaración que puede publicarse”. Con estas palabras, el juez Bruce Reinhart abrió la puerta para que se conozcan varios de los documentos con los que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) justificó el allanamiento del 8 de agosto a Mar-a-Lago, el complejo residencial de Donald Trump.

Reinhart le ordenó al Departamento de Justicia que presente una versión editada de las pruebas, conocidas en lenguaje judicial como ‘declaración jurada’, y le dio un plazo de siete días, que se cumplen el próximo 25 de agosto. Aunque el juez también aclaró que los fiscales tendrán la oportunidad de apelar si no están de acuerdo con el borrador propuesto.

Esto era lo que buscaban los medios estadounidenses que se presentaron ante el tribunal federal en West Palm Beach. Los argumentos de The New York Times, The Wall Street Journal, ABC News, NBC News y CNN es que la declaración jurada es de interés público y que esto supera los beneficios de mantenerla en secreto. Según uno de los abogados que intercedieron, más nadie que el público “podría tener un interés apremiante en garantizar la máxima transparencia” de este suceso.

Pero el Departamento de Justicia se opone a esa visión. En la audiencia, Jay Bratt, jefe de la sección de contrainteligencia y control de exportaciones, le manifestó a Reinhart que “hay otro interés público en juego, que es que las investigaciones criminales puedan avanzar sin obstáculos”.

Su argumento es que la publicación de los documentos podría afectar la investigación en curso, pues involucracía material altamente sensible en una pesquisa que, según él, todavía está en una etapa temprana.

Por el momento, solo unas líneas

A pesar de que la declaración jurada todavía no se conoce, Reinhart sí abrió al público algunos documentos del proceso contra Trump. El escrito, censurado en algunas líneas, muestra que algunos de los presuntos delitos por los que está siendo investigado el antiguo inquilino de la Casa Blanca serían “retención intencional de información de defensa nacional” y “ocultación o eliminación de registros del gobierno”.

En una de las páginas, la Fiscalía solicita que la orden de allanamiento y los anexos relacionados se sellen ya que "la integridad de la investigación en curso podría verse comprometida y las pruebas podrían destruirse" si dichos documentos se publican. Incluso, pide que los papeles, que cataloga como "altamente confidenciales", no se presenten en el expediente electrónico pues esto también "representa un riesgo para la seguridad dada la naturaleza sensible del material".

Y de hecho, fue el mismo juez Reinhart quien el 5 de agosto ordenó que los documentos se archivaran bajo sello "hasta nueva orden" de su oficina, como se evidencia en el archivo publicado este jueves.

La investigación como un tema electoral

El allanamiento a Mar-a-Lago es parte de una investigación federal que indaga si Trump eliminó ilegalmente documentos después de terminar su periodo presidencial en enero de 2021. Específicamente, el Departamento de Justicia presume la violación de tres leyes, incluida una disposición en la Ley de Espionaje que prohíbe la posesión de información de defensa nacional y otra ley que tipifica como delito destruir, ocultar o falsificar registros a sabiendas con la intención de obstruir una investigación.

De hecho, la lista de los documentos que se incautaron en la residencia del expresidente muestra que las autoridades encontraron allí archivos catalogados como "secretos", "confidenciales" y alto secreto".

Por otra parte, las investigaciones contra Trump suceden en medio de una fuerte campaña electoral de cara a las elecciones de medio término, consideradas como un ‘referendo’ a la labor de la administración Demócrata liderada por Joe Biden.

En los comicios estará en juego el control de ambas cámaras del Congreso por parte de los demócratas, quienes son señalados por la contraparte republicana de utilizar las pesquisas contra Trump como un tema electoral. El expresidente también acusa al partido ‘azul’ de llevar a cabo una cacería de brujas contra él, para evitar que se presente en las elecciones de 2024.

En este sentido, los republicanos han arropado a Trump. Miembros del Congreso han prometido que, de ser mayoría, iniciarían una investigación contra el FBI y otros miembros de la Justicia estadounidense por este suceso.

Con Reuters y EFE