'Juego de tronos': Por qué no es buena noticia el anunciado spin-off de Jon Snow

·7 min de lectura
Photo credit: HBO
Photo credit: HBO

Según Hollywood Reporter, HBO está desarrollando una secuela de Juego de tronos en forma de spin-off de Jon Snow. El proyecto de serie se situaría tras los acontecimientos de la serie principal y traería de vuelta a Kit Harington como el personaje titular. Si la serie sale adelante hablamos de una auténtica reinvención de la mítica ficción, todo lo contrario a la lejana precuela en forma de serie limitada que será La casa del dragón, la cual llegará a HBO el próximo 22 de agosto.

Puede que el verdadero destino de este proyecto, todavía en pañales, dependa del éxito o no de dicha precuela sobre los Targaryen, de ver si la serie sigue teniendo hambre de Juego de tronos. Lo primero que tenemos que decir es que si la serie es buena, estaremos encantados, y la veremos disfrutando lo máximo posible. Qué demonios, hasta siendo malísima la tendremos que ver por "deformación" profesional. Sin embargo, tenemos que decir que la idea habla bastante mal por si sola. Las redes han reaccionado con extrañeza y no mucha ilusión ante esta secuela por tres cosas, con dos estamos de acuerdo y la tercera nos acaba dando también la razón precisamente por no estar de acuerdo. Nos explicamos.

Todos sabemos a día de hoy que el final de Juego de tronos fue tremendamente polémico. La enorme fiebre por la serie acabó en un final que tenía imposible satisfacer a todos. Nosotros, aunque seamos minoría, nos alegramos de que el desenlace de la serie no mostrase ni la más mínima intención de satisfacer al público antes de a sí mismo. Pasó lo que la serie quería que pasase, no lo que nos guionistas aficionados de Twitter y los foros querían. Nosotros nos quedamos encantados con Arya recorriendo el mundo, con Sansa como Reina del Norte, con Tyron como Mano de una renovada corona. También, aunque la evolución hacia la locura de Daenerys fuera demasiado brusca en su tramo final, con ese giro que en realidad se mostraba desde el principio de la serie (y todavía más en los libros) o con el final de Jon Snow, el verdadero heredero por sangre al trono, que logra vivir su vida como un salvaje más donde se sintió más libre, en el norte más allá del norte. También, por qué no decirlo, aunque no seamos fan de Bran, nos gusta que la serie no elegiese al ganador del "juego de tronos" por su popularidad si no por sus poderes. La visión de Bran, su nula ambición personal y su incapacidad para tener hijos lo hace el único personaje capaz de comenzar esta nueva "Monarquía parlamentaria" que bien podría romper la rueda, aunque sin quemarla cual Daenerys.

Dicho esto, volvemos a las reacciones de las redes. Hay quien está cabreado porque la secuela no sea de Arya. Muchos piensa, con razón, que HBO no se ha atrevido a crear una serie tan importante a partir de un personaje femenino y joven protagonista. También, que el futuro de Arya tenía mucho más que contar que nadie. Sus viajes nos llevarían a nuevos mundos, a nuevos personajes, nueva fantasía que no tendría por qué tener ni un solo enlace con la serie madre, casi como una precuela o secuela a mil años de distancia. La serie de Arya sería una que expandiría el mundo de Juego de tronos.

La segunda razón por la que esta opción nos mosquea un poco, y que las redes ya han recogido, es que la trama de Jon Snow ya estaba más que cerrada. Hablamos de un personaje que incluso a resucitado. Ya sabemos que es el verdadero heredero al trono de hierro, pero también por qué nunca lo será. Ya sabemos que su amor pelirrojo, el que le hubiese venido bien, murió en sus brazos. También que tuvo que matar a su segundo amor, también entre sus brazos, para hacer lo que debía. Ese enorme sacrificio fue el gran hecho heroico del personaje, su gran sacrificio personal y humano. Tras eso, solo le queda irse con su pueblo libre al norte más norte conocido. Aunque sin muro, con su hermana Sansa en Invernalia y el ejército de los No muertos derrotado al fin, parece que a Jon Snow no le quedaba mucho más que una vida tranquila y en paz, con su pueblo, más llena de recuerdos que de aventuras. Sí, la serie puede indagar en el mundo del norte más allá del muro, donde todavía viven ciertos elementos fantásticos y legendarios, pero muchos se extinguieron con los No muertos en los eventos de la serie principal. Además, vemos complicado que la serie rehúye de la tentación de volver, al menos, a Invernalia, y a Sansa, y eso sería dar más vueltas de lo que el final de la serie merece.

Por último, y quizás sea lo que más nos puede molestar, es el reavivar el cabreo de aquellos fans de Daenerys que todavía se niegan a admitir que precisamente lo más interesante del personaje fue su giro. Tras años convirtiéndose en la más ferréa líder y guerrera para conquistar los Siete Reinos se pasó de frenada. Le ocurrió tras verse traicionada por los aliados que le quedaban que no habían muerto antes, o dando el último paso conquistando Desembarco del Rey, o lidiando con que el verdadero merecer del trono que creía suyo era el hombre que amaba. Daenerys, que llevaba la locura en la sangre, iba camino a convertirse, si no inmediatamente sí muy pronto, en una Reina Loca. Y es precisamente ese giro trágico lo que hace que el personaje de Emilia Clarke sea mucho más interesante que los siempre buenos y Jon Snow o Arya Stark (incluso podríamos meter a la endurecida Sansa). Pero ahora son muchos los que claman por que Daenerys, cuyo cuerpo se llevó Drogon, sea resucitada por una hechicera tal y como ocurrió con Jon Snow.

Esto último, que es improbable pero no imposible, le daría la razón no a aquellos a los que no les gustó el final (que están en todo su derecho) si no a aquellos que se niegan a aceptar el final porque no es el que ellos querían. A esos pesados que llena internet de firmas comunes para rehacer series, videojuegos o películas, que hablan de sacar o de meter en el canon esto o lo otro. En definitiva, un alimento hacia la cultura seriéfila y cinéfila más tóxica que ha creado internet, hacia aquellos que se dedican a hundir productos que deberían disfrutar o no porque los creen suyos por el simple hecho de consumirlos.

Teniendo en cuanta que había personajes con un recorrido futuro más incierto pero también más motivante, que hablamos de un personaje cuyo recorrido parecía más que agotado, y que la serie puede dar pie a seguir alimentando ese sentimiento de fan negacionista con una "segunda oportunidad", perdonad que no demos saltos de alegría con la noticia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente